Realizan esfuerzos para prohibir burdeles en 2 condados de Nevada

Los burdeles en dos condados de Nevada se enfrentan a un futuro incierto a medida que se inician los pedidos de petición de referéndum para revocar las ordenanzas que permiten su existencia.

En el condado de Nye, los residentes presentaron una petición de referéndum el martes que busca anular la ordenanza del condado que permite que los burdeles legales operen dentro de sus fronteras, semanas después de que el condado de Lyon presentó una medida similar.

“La gente piensa que este es realmente el momento adecuado para pasar página en industrias del pasado de Nevada y entrar realmente en el nuevo Nevada y en todas las oportunidades y nuevas identidades que nuestro estado está comenzando a abrazar”, dijo Jason Guinasso, un abogado que redactó los referendos con No Little Girl, una campaña financiada y administrada por el Comité de Acción Política de Fin de la Trata y la Prostitución.

Desde la presentación, los residentes de otros dos condados, Storey y Lander, se han acercado al grupo para buscar formas de redactar sus propias medidas, comentó Guinasso.

El referéndum del condado de Nye, necesita mil 963 firmas válidas para calificar para la votación, en comparación con las 3 mil 355 que se necesitan en Lyon. Si se obtienen suficientes firmas, el problema aparecerá en la boleta de noviembre, a menos que los comisionados del condado en cada uno voten para eliminar la ordenanza de antemano.

La fecha límite para recoger suficientes firmas es el 15 de junio. Los comisionados del condado en cada condado decidirán en julio si van a cancelar la ordenanza o dejarla en manos de los votantes.

Si los burdeles están prohibidos en los dos condados, ocho de los 21 burdeles del estado se verán obligados a cerrar.

Guinasso, socio gerente de las oficinas de Hutchison & Steffen en el norte de Nevada en Reno, aseguró que un grupo llamado CABINC, o Citizens Against Burothels en el condado de Nye, se puso en contacto con él después de la noticia de la petición del condado de Lyon.

Mientras muchos de sus seguidores creen que la mayoría de las trabajadoras sexuales son “explotadas, abusadas y traficadas a través de esos burdeles”, los partidarios del referéndum también mencionan el potencial de atraer nuevas compañías que podrían no haber considerado los dos condados debido a los burdeles, explicó.

En los primeros días de recolección de firmas para el referéndum del condado de Lyon, los voluntarios obtuvieron “unas pocas centenas de firmas”, afirmó Kimberly Mull, quien organizó el referéndum en el condado de Lyon, el miércoles.

Alrededor de 200 voluntarios serán entrenados en el condado de Nye este fin de semana y comenzarán a juntar firmas la próxima semana, comentó Guinasso.

Motivaciones cuestionadas

Dennis Hof, dueño de los cuatro burdeles en el condado de Lyon y dos de los cuatro burdeles en el condado de Nye, sostiene que los referendos están vinculados a su carrera primaria republicana contra James Oscarson por el escaño de la Asamblea en el Distrito 36.

“Todo está motivado políticamente, no hay dudas al respecto”, dijo Hof. “Estoy corriendo contra el establecimiento; está sucio y hará cualquier cosa para ganar”.

Oscarson le informó al Las Vegas Review-Journal que no estuvo involucrado en ninguno de los dos esfuerzos.

“La gente del estado de Nevada ciertamente tiene el derecho de hacer esas cosas. No estoy involucrado en eso, pero apoyo los esfuerzos de todos para cambiar algo que no les parece correcto”, dijo el jueves. “Es por eso que vivimos en el país que hacemos”.

Hof también promocionó los beneficios económicos que brindan los burdeles a los condados. Comentó que emplea a 540 trabajadoras sexuales y más de otros 125 empleados de burdeles.

Cada trabajadora sexual paga $560 al año por tarifas de licencia, dinero que se reintegra a la comunidad, informó Hof. Sus burdeles han recaudado dinero para organizaciones comunitarias y otras causas, aseguró.

Pero Guinasso dijo que los burdeles de dinero que traen a los condados son mínimos y podrían ser reemplazados por nuevos negocios. Cuestionó la conveniencia de que los gobiernos locales generen ingresos de las mujeres que trabajan como prostitutas.

“Eso reduciría nuestro gobierno local al papel de proxeneta”, explicó.

‘No va a desaparecer’

Hof mencionó que los burdeles legales son una alternativa más segura al trabajo sexual ilegal; los clientes saben que a las mujeres se les han realizado verificaciones de antecedentes, se les han tomado las huellas dactilares, son mayores de edad y viven y trabajan en la comunidad por elección.

Hacer los burdeles ilegales no significa que la prostitución desaparecerá, comentó.

“No va a desaparecer”. Es solo si está en manos de profesionales y si el condado se beneficia financieramente o si lo quiere en manos de los delincuentes”, señaló Hof.

“Los burdeles son un poco como Walmart y la iglesia: nadie te obliga a ir, pero cuando necesitas algo, sabes dónde están”, comentó. “Vivir y dejar vivir. No intentes imponer tus puntos de vista a otras personas”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like