91°F
weather icon Clear

Estudiantes se probaron su “White Coat” previo al inicio de clases en Touro University Nevada

178 nuevos estudiantes se probaron la “Bata Blanca” que representa el inicio de su camino rumbo a la senda que los llevará a recibir el grado de Doctores en el programa de Medicina Osteopática en Touro University.

Los estudiantes se probaron sus batas el miércoles 24 de julio de 2019, y la ceremonia “White Coat” se llevará a cabo el 16 de septiembre. Las clases dieron inicio en julio.

Touro University Nevada (TUN, por sus siglas en inglés) es la escuela de medicina más grande del estado y la única que tiene, entre sus planes escolares, el programa de medicina Osteopática.

Los nuevos estudiantes provienen de una gran variedad de programas de postgrado en universidades de toda la nación, incluyendo 18 que egresaron de la Universidad de Nevada Las Vegas (UNLV). La generación entrante se titulará en el 2023 e incluye graduados de Harvard, la Universidad de California, Berkeley y otras prestigiadas instituciones californianas, así como tres veteranos y 29 graduados universitarios de primera generación.

“Este es un proceso simbólico que tiene mucha relevancia en la medicina, para los profesionales del área significa integridad, pasión y dedicación por sus pacientes. En las últimas dos décadas ha tenido un desarrollo muy interesante; en el pasado era de color negro, lo que daba una impresión de seriedad a la profesión, pero al cambiar a blanco le dio un giro más científico al proceso de aprendizaje y la necesidad de mantener a la gente a salvo de enfermedades”, manifestó a El Tiempo el Dr. Derek Meeks, Associate Dean del Colegio de Medicina Osteopática.

«Para los estudiantes tiene una relevancia especial, sobre todo cuando participen en la ceremonia denominada ‘White Coat’.  Es una de las tradiciones mas bellas porque, en un auditorio, veremos a todos los estudiantes reunidos, mientras sus familiares y amigos los ven- con orgullo- comenzar el viaje sacrificado que los llevara al doctorado; pero sobre todo, alli harían el Juramento Hipocrático», dijo el Dr. Meeks.

Ese momento les permite reflexionar sobre la razón por la cual están interesados en la medicina. “Luego de eso, cada uno será llamado al pódium, donde le será entregada su Bata Blanca mientras ellos observan a la audiencia. Si te das cuenta, la medicina requiere de un gran sacrificio, los estudiantes deben hacer un gran esfuerzo, dedicar muchas horas de estudio y, quizá por eso, no mucha gente se interesa por este camino, además de que no muchos son aceptados”, explicó, resaltando que “los estudiantes sacrifican muchas cosas, sus actividades y formas de relajamiento son limitadas, mientras los fines de semana muchos de sus amigos se están divirtiendo ellos deben estudiar para aprobar los exámenes y obtener las mejores calificaciones, además de la constante investigación y realización de proyectos. Algunos todavía se ofrecen de voluntarios y dan tiempo para observar a otros médicos practicar y adquirir un poco de experiencia colectiva”.

Todo los anterior con seguridad pasa por la cabeza de cada uno de los alumnos en el momento de recibir su Bata Blanca. De allí la importancia de la ceremonia.

La familia se siente orgullosa de cada estudiante, ellos también se sacrifican junto con ellos, sobre todo las notables ausencias de las múltiples reuniones y fiestas familiares.

El Colegio de Medicina Osteopática es similar al de la medicina alópata o convencional. “Nosotros aprendemos las mismas cosas, en los mismos libros, los mismos conceptos, con el mismo estándar de cuidado; con la misma evidencia medica que la convencional, pero en adición a eso, invertimos 20 por ciento más tiempo aprendiendo cómo tratar a pacientes con las manos, algo similar a los quiroprácticos, estudiamos los dos aspectos para tratar a nuestros pacientes, en el campo médico y por medio de las manos”, dijo el estudiante de Touro University, Alexander Makabeh.

Son 178 alumnos para esta 16ava clase, ya son 16 años de incorporar médicos al servicio y necesidades de la población. “Al observar el entusiasmo de los jóvenes, me recuerda cuando estaba en su lugar, hace algunos años, la verdad es un privilegio poder observar la ilusión que emana de sus miradas. Con la Bata Blanca viene un sentido de responsabilidad, de hacer todo lo posible para sanar a nuestros pacientes, liberarlos de enfermedades y dolor, por eso, de manera significativa implica un gran sentido de empatía y solidaridad. Somos los únicos entre el paciente y su enfermedad”, dijo.

Los programas también hacen énfasis en la apreciación del aspecto humanista del cuidado médico, amén de que es el único programa en el estado y también la institución académica más grande en Nevada, terminó diciendo el Dr. Meeks.

Contacte a Frank Alejandre en: falejandre@eltiempolv.com, o siga la cuenta de Twitter de El Tiempo: @eltiempolv.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.