Reflexione sobre lo que va a beber; lea la etiqueta nutricional

Todos disfrutamos en algún momento de beber jugo, leche chocolatada, sodas, té helado entre otras muchas más bebidas que existen en el mercado, pero se ha preguntado ¿cuántas cucharadas de azúcar contiene? , y ¿cuántas de estas bebidas consume al día?, la respuesta muy probable de acuerdo con expertos en nutrición es; NO.

Tómese un minuto y piense acerca de lo que bebe en un día común y corriente. A menos que verdaderamente le guste el agua, es probable que esté obteniendo algunas calorías adicionales, e innecesarias, mediante múltiples bebidas envasadas que afectan a su salud más de lo que usted piensa.

Las calorías de las bebidas no están ocultas (se indican en la etiqueta de información nutricional), pero muchas personas no se dan cuenta hasta qué punto las calorías de las bebidas pueden contribuir a su consumo diario.

Con el propósito de que la comunidad aprenda a cuidar su salud evitando consumo de bebidas endulzadas, el Distrito de Salud del Sur de Nevada (SNHD por sus siglas en inglés) cuenta con el programa “Reflexione sobre lo que va a beber”. La educadora de salud del SNHD, Gail Muñiz reveló la importancia de poner atención al contenido de azúcar y calorías de las bebidas antes de beberlas; ya que pueden traer varias enfermedades.

La meta principal es informar a los residentes del valle sobre la cantidad de azúcar que se encuentra en las diferentes bebidas endulzantes. De esta forma, las decisiones sobre el consumo de estas bebidas será más acertado y al mismo tiempo beneficiará nuestra salud. El consumo de azúcar puede aumentar los riesgos de padecer problemas serios, entre ellos la obesidad o inclusive el riesgo de desarrollar diabetes.

“A veces nos sorprendemos de cuanta azúcar pueden tener estas bebidas que aparentemente son naturales. El azúcar, si se come moderadamente no debe de hacer daño, pero entre menos azúcar comamos mejor. Debemos de comer lo más natural posible; porque si no estamos muy activos físicamente, esas calorías que nos tomamos o comimos no salen de nuestro cuerpo. Esto puede traer enfermedades como diabetes, obesidad que dañan nuestra salud”, explicó.

Algunas investigaciones sugieren que, al beber calorías, usted no queda tan satisfecho como quedaría al consumir la misma cantidad de calorías en alimento sólido y repite la dosis de bebida.

De acuerdo con Muñiz, la comunidad hispana repite este patrón muy a menudo.

“Podemos observar que en los establecimientos de comida rápida nuestros niños y adultos piden el vaso más grande para su soda y la llenan hasta dos veces o más. Esto es alarmante porque ignoran las decenas de cucharadas de azúcar que están ingiriendo solo en ese momento”, ejemplificó.

Los padres de familia deben poner atención en las cantidades de azúcar y calorías que contienen los productos que compran y no dejarse llevar por lo que dice en letras grandes como “Natural”, o “Baja en calorías”. Deben revisar la tabla nutricional para saber realmente lo que contiene su bebida favorita.

“A causa del azúcar vemos que el índice de pequeños con diabetes y obesidad crece cada vez más y los padres no están poniendo atención en lo que comen sus hijos. Los niños pasan horas frente al televisor sentados y consumiendo miles de calorías en cada soda o jugo que se toman; hay que poner mucho cuidado en cada bebida que llevamos a casa”, reiteró la educadora de salud.

A continuación algunos consejos sobre cómo cambiar a bebidas más saludables que pueden calmar su sed y además son sabrosas.

Reduzca su consumo gradualmente: si consume bebidas azucaradas de manera habitual, comience eliminando una de esas bebidas por día. Una semana después, consuma dos bebidas menos por día. Continúe de esa manera hasta eliminar prácticamente todos los refrescos, tés y demás bebidas azucaradas de su dieta diaria. Reemplace esas bebidas con las sugerencias de consumo de agua que se indican más abajo.

Aficiónese al agua: escuchamos frecuentemente que debemos beber agua todos los días pero, si no le encanta el agua, eso parece ser todo un desafío. Así es como se le antoja más agua:

• Lleve consigo una botella de agua recargable o tenga, de manera permanente, un vaso de agua en el escritorio de su oficina.

• Añádale rebanadas de naranja, limón, o hasta pepino, para que tenga más sabor.

• Inténtelo con agua gasificada o “seltzer” (agua mineral) con un poquitín de jugo de fruta puro.

El SNHD como parte del programa cuenta con “La Promesa” que compromete a las familias en beber más agua que bebidas procesadas altas en calorías y azucares.

“Queremos que nuestra gente tome conciencia de las consecuencias que trae tomar bebidas con mucha azúcar. Los retamos a tomar más agua y menos líquidos azucarados; la gente nos dice porque se comprometen a cumplir con la promesa. Con pequeños cambios en la alimentación; podemos mantenernos saludables”, aseveró Muñiz.

Ejemplos de contenido de azúcar

y calorías en bebidas de 12 onzas:

-Jugo de uva 1

12 cucharadas de azúcar/192 calorías.

-Jugo de frutas

11.5 cucharadas de azúcar/184 calorías.

-Soda

10 y un cuarto de cucharadas

de azúcar/164 calorías.

-Jugo de naranja

7.5 cucharadas de azúcar/120 calorías.

-Té dulce

8.5 cucharadas de azúcar/136 calorías.

Si desea información adicional sobre el programa “Reflexione sobre lo que va a beber”, llame al SNHD al 702-759-1416.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like