Republicanos confían en convencer a Trump de no cerrar gobierno por muro

Líderes republicanos se reunieron con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca y expresaron optimismo de que la insistencia del mandatario por el muro fronterizo no resulte en el cierre del gobierno federal.

El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, el presidente del Comité de Gastos, Richard Shelby, y otros discutieron con Trump la agenda del periodo extraordinario de sesiones, a tres semanas del plazo para encontrar un acuerdo presupuestal para el 7 de diciembre.

“Tuvimos una buena discusión sobre el financiamiento del gobierno y los otros temas, y estamos optimistas que lograremos eso”, declaró McConnell a los periodistas al término del encuentro.

Los temas prioritarios de los republicanos incluyen la petición presidencial de cinco mil millones de dólares para el muro, la Ley de Apoyo a Granjeros (Farm Bill), la reforma penitenciaria y las nominaciones judiciales pendientes.

“Hablamos de la seguridad fronteriza y cómo resolverla. Estamos optimistas de encontrar una solución”, abundó McConnell.

Shelby, un conservador de Alabama, dijo haberle dicho a Trump que no era conveniente un cierre de la burocracia federal por el tema del muro.

“Le dije que nunca deberíamos tener un cierre del gobierno. Creo que quizás aceptó”, agregó Shelby. La Casa Blanca no caracterizó de inmediato el resultado del encuentro.

El Senado analiza una iniciativa de ley que incluye 1.6 mil millones de dólares para el muro, bardas y barreras físicas.

Pero la versión de la Cámara de Representantes eleva la cifra a los cinco mil millones de dólares que fueron solicitados por la Casa Blanca. Aún si ambas versiones son aprobadas sin cambios, requieren ser conciliadas en la conferencia legislativa bicameral.

El Congreso aprobó 1.6 mil millones en marzo en seguridad fronteriza, incluidas bardas y barreras físicas, pero ninguno de los fondos fue etiquetado para el muro de Trump.

El lenguaje del acuerdo presupuestal de marzo estableció que las barreras físicas corresponden a bardas y diques -que habían sido contemplados desde la Ley de Bardas Seguras de 2006-, pero no al muro de concreto propuesto por el presidente.

Desde el 29 de julio, en un mensaje de Twitter, Trump amenazó con un nuevo cierre del gobierno, que sería el tercero del año, a pesar de que los líderes republicanos habían llegado a un acuerdo con el presidente para evitar nuevos cierres antes de las elecciones de noviembre.

“¡Estaría dispuesto a ‘cerrar’ el gobierno si no nos dan los votos para Seguridad Fronteriza, que incluye el Muro!”, anunció Trump.

Aunque inicialmente los líderes demócratas ofrecieron financiar el muro a cambio de la legalización de los 690 mil “dreamers”, la propuesta de la Casa Blanca de reducir la migración legal fue vista como una “píldora venenosa” que descarriló las negociaciones.

El senador demócrata de Illinois, Dick Durbin, dijo que no ha escuchado nuevos planes de revivir el plan de canjear la legalización de los “dreamers” a cambio del dinero para el muro.

Pero su colega demócrata, el senador Joé Manchin, de Virginia, dijo que él apoyaría una iniciativa de seguridad fronteriza con dinero para el muro y recordó que ya lo había hecho en 2013 votando a favor de un paquete por 42 mil millones de dólares.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like