Residentes de Las Vegas, actrices y entrenadores son acusados en caso de soborno universitario

BOSTON — Las actrices de Hollywood, Felicity Huffman y Lori Loughlin fueron acusadas el martes junto con casi otras 50 personas en un plan en el que padres adinerados sobornaron a entrenadores universitarios e informantes en centros de pruebas para ayudar a que sus hijos ingresaran a algunas de las escuelas más elitistas del país, reportaron fiscales federales.

“Estos padres son de un catálogo de riqueza y privilegios”, señaló el abogado Andrew Lelling al anunciar el caso de soborno federal de 25 millones de dólares.

Él lo llamó la estafa de admisión a universidades más grande jamás procesada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Al menos nueve entrenadores atléticos y docenas de padres se encontraban entre los acusados. Un total de 46 personas fueron arrestadas al mediodía, entre ellas Huffman y Loughlin, en una investigación llamada Operación Varsity Blues, dijeron las autoridades federales.

Dos personas de Nevada, Gamal Abdelaziz y Elisabeth Kimmel, enfrentan cargos de conspiración por cometer fraude por correo y servicios fraudulentos.

De acuerdo con una declaración jurada en apoyo de una queja criminal, que abrió el martes, Abdelaziz es un residente de Las Vegas que prestó servicios, hasta aproximadamente septiembre de 2016, como ejecutivo principal de un operador de casino y centro turístico en Macao, China y anteriormente ocupó otros cargos ejecutivos principales en la industria hotelera y de casinos.

Abdelaziz está acusado de conspirar para sobornar al director atlético asociado senior de la Universidad del Sur de California para designar a su hija como recluta del equipo de baloncesto de la USC “para facilitar su admisión en la universidad”.

Su hija se inscribió en la USC en otoño, según la declaración jurada, pero no se unió al equipo de baloncesto.

El documento describe a Kimmel como una residente de Las Vegas y La Jolla, California, como propietaria y presidenta de una compañía de medios.

“Kimmel participó en el plan de reclutamiento de la universidad conspirando para utilizar el soborno para facilitar la admisión de su hija a Georgetown como presunta recluta de tenis y la admisión de su hijo a la USC como presunto reclutador de pista”, alega el documento.

La hija de Kimmel se graduó alrededor de mayo de 2017 y no fue miembro del equipo de tenis durante sus cuatro años en la Universidad de Georgetown, según la declaración jurada. El hijo de Kimmel fue admitido en la USC en marzo de 2018.

Los fiscales comentaron que los padres pagaron a un asesor de admisiones desde 2011 hasta el mes pasado para sobornar a los entrenadores y administradores para que etiquetaran a sus hijos como atletas reclutados, para alterar los puntajes de los exámenes y para que otros tomaran clases en línea para aumentar las posibilidades de que sus hijos ingresaran a las escuelas.

Los padres gastaron entre 200 mil y 6.5 millones de dólares para garantizar la admisión de sus hijos, dijeron las autoridades.

“Por cada estudiante admitido por fraude, un estudiante honesto y genuinamente talentoso fue rechazado”, contrastó Lelling.

Lelling comentó que la investigación continúa y las autoridades creen que otros padres estuvieron involucrados. Las propias escuelas no son objetivos de la investigación, acordó.

Ningún estudiante fue acusado. Las autoridades destacaron que en muchos casos, los estudiantes no estaban al tanto del fraude.

Los entrenadores trabajaron en escuelas como Stanford, Georgetown, Wake Forest, University of Southern California y University of California, Los Ángeles. Un ex entrenador de fútbol de Yale se declaró culpable y ayudó a construir el caso contra otros.

Las autoridades recalcaron que los entrenadores en deportes como fútbol, ​​tenis y voleibol aceptaron sobornos para poner a los estudiantes en las listas de atletas reclutados, independientemente de su capacidad o experiencia. Eso, a su vez, aumentó las posibilidades de admisión de los estudiantes.

Los sobornos supuestamente llegaron a través de una empresa de consultoría de admisiones en Newport Beach, California. Las autoridades manifestaron que los padres pagaron al fundador de Edge College & Career Network aproximadamente 25 millones de dólares para que sus hijos ingresaran a la universidad.

Loughlin apareció en la comedia de ABC “Full House”, y Huffman protagonizó “Desperate Housewives” de ABC. Ambas fueron acusadas ​​de conspiración por cometer fraude por correo y fraude electrónico.

Los documentos del tribunal indicaron que Huffman pagó 15 mil dólares que disfrazó como donación caritativa para que su hija pudiera participar en la estafa de ingreso a la universidad.

Documentos de la corte explicaron que un testigo colaborador se reunió con Huffman y su esposo, el actor William H. Macy, en su casa de Los Ángeles y les explicó la estafa. El cooperador les dijo a los investigadores que Huffman y su cónyuge “aceptaron el plan”.

Una portavoz de Loughlin no hizo comentarios. Los mensajes que buscan comentarios de los representantes de Huffman no fueron devueltos de inmediato.

Esta es una historia en desarrollo.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like