Rubio-Clinton: ¿quién puede responder major a las necesidades de los hispanos?

“Rubio, ¿nos quieres apoyar o nos vas a deportar”. Es el grito con el que un grupo de activistas de Florida Immigrant Coalition ha pedido cuentas al senador Marco Rubio sobre su posición en inmigración durante el lanzamiento de su candidatura a la Casa Blanca.

Inmigración va a ser, sin duda, uno de los temas más destacados para los hispanos en las próximas elecciones. Aunque no va a ser el único. Economía, salud y educación también estarán entre las principales preocupaciones del electorado hispano que, al igual que en 2012, puede acabar siendo decisivo para determinar quién llega a la Casa Blanca.

El senador republicano por la Florida, con 43 años, hasta ahora, ha logrado todas las metas políticas que se ha propuesto. Y la siguiente es la Casa Blanca. Antes deberá pasear por el duro campo de batalla de las primarias republicanas, y si sale victorioso de esa dura prueba, deberá enfrentarse al representante que salga del Partido Demócrata, que hoy por hoy es Hillary Clinton.

La mayoría de analistas sostienen que precisamente para alcanzar el Despacho Oval, cualquier candidato debe contar con una barrera mínima del 40% del voto latino. Sin ese apoyo, las posibilidades se esfuman, como le ocurrió a Mitt Romney en 2012, cuando se calcula que el 70% de los hispanos se decantaron por apoyar a Barack Obama. Pero para que esto ocurra, los candidatos tendrán que mostrar más explícitamente sus propuestas.

Inmigración

“Rubio tiene dos problemas con inmigración: el primero es que él apoyó la reforma migratoria, y el segundo es que se opuso a la reforma migratoria”. Así describe Gary Segura, cofundador de la encuestadora Latino Decisions, las posiciones encontradas que el político cubanoamericano ha mantenido en un tema tan sensible para los hispanos.

“El haber ayudado a su aprobación en el Senado le puede pasar factura en el proceso de primarias –explica este analista-, y el hecho de que luego cambiara su posición, sin duda le ha hecho daño dentro de la comunidad hispana”.

En su opinión, este cambio radical es “terrible” (el hecho de que se opusiera a su propio proyecto lo califica de “descabellado”) y desde luego, cree que no va ayudar a que los votantes latinos se alejen del Partido Demócrata, al que apoyan entre un 75%-80% en las medidas tomadas por el presidente para aliviar a los indocumentados.

De hecho, según un análisispublicado por Latino Decisions en su página, Rubio no goza de gran popularidad incluso en su propio estado, la Florida, y “no hay evidencias de que su candidatura vaya a aportar un mayor apoyo de los latinos” en su deseo de llegar a Washington.

“Rubio no ha cambiado su postura: aún está a favor de un texto que lleve a la ciudadanía”, rebate Daniel Garza, director del grupo conservador pero apartidista LIBRE. Según sostiene, “el problema no es Rubio, es Barack Obama, un presidente en el que no se puede confiar para que ejecute la ley que se va a aprobar por parte del congreso”, y por eso cree que con Marco Rubio como presidente –o cualquier otro republicano- “va a haber mucha más confianza para aprobar una ley que pueda dar la ciudadanía a millones de indocumentados”.

Educación

El campo educativo va a ser seguramente otro de los puntos fuertes de las próximas elecciones. Durante su segundo mandato, el presidente Barack Obama ha mostrado la necesidad de impulsar la educación y abaratarla para que sea más accesible a un mayor número de estadounidenses.

Sin embargo, para Segura no existen en este asunto, por ahora, muchos elementos “específicos”, aunque sí considera que, por supuesto, los “latinos quieren que sus hijos vayan a mejores escuelas” y por este motivo pueden están más abiertos a la posibilidad de cambiar de centros.

El hecho de que Rubio sea latino lo acerca más a la realidad de la comunidad hispana, según Garza, quien recalca que, frente a su posible rival Hillary, “es más sensible al enfoque que nosotros tenemos para nuestros hijos y que solo podrán tener con una buena educación”.

Salud

En el lado sanitario, y tras la reforma aprobada por Barack Obama, conocida como popularmente Obamacare, los latinos están “de forma mayoritaria” en el lado demócrata. Es la conclusión a la que llega el cofundador de Latino Decisions, dado que ha sido una de las comunidades que más se ha beneficiado del acceso al sistema sanitario.

Este lunes se conocía una encuesta de Gallup en la que los hispanos son el grupo que ha reportado un mayor aumento en el número de personas con seguro médico desde finales del 2013 hasta el primer trimestre de 2015, aunque sigue siendo la comunidad más propensa a no tener cobertura médica.

Pese a todo, Garza considera que este tema beneficiará al candidato republicano dado que “la postura latina no es favorable a Obamacare, al contrario”, porque “está impactando de manera negativa a la comunidad latina, en diferentes aspectos como como el alto costo de las primas”.

Economía

“Es la economía, estúpido”. Bajo esta premisa, un joven político llamado Bill Clinton consiguió alcanzar la presidencia de Estados Unidos allá por el 1992. Después de que Estados Unidos haya atravesado por una de las peores crisis económicas del siglo, diversos indicadores marcan que el país comienza a encaminarse hacia un nuevo horizonte, y de nuevo la economía se puede levantar como el eje que defina el próximo presidente. De hecho, el video de Hillary Clinton se enfoca en gran parte en su apuesta por conseguir consolidar y ampliar la herencia económica de Obama.

“La economía está mejorando”, concede el director ejecutivo de La Iniciativa Libre, para añadir inmediatamente que lo está haciendo “muy poco”. Los hispanos siguen padeciendo una situación de desigualdad frente a otros grupos y se ven fuertemente afectados por “unos salarios bajos, debido a la gran cantidad de impuestos y regulaciones”.

Pese a que las cifras del paro en Estados Unidos se encuentran en niveles no elevados, “el desempleo está en el 6.8% en la comunidad latina, lo que implica que mucha gente está sufriendo”, recuerda Daniel. Por este motivo, sostiene que “Yo creo que Marco Rubio –o el candidato republicano-va a tomar este argumento para recordar que han crecido los programas del Gobierno y no el sector privado”.

Más optimista en el plano económico se muestra Gary Segura, quien señala que además de que se está creciendo “va en la dirección correcta” y Hillary se podrá presentar como heredera de lo avanzado por Obama . Consciente de que los datos de desempleo son aún mejorables dentro de la comunidad latinas, mantiene que este grupo, a la hora de poner su voto dentro de la urna “los latinos no van a echar la culpa de esta situación al presidente”.

La Casa Blanca pasa por los estados bisagra

Como en años anteriores, el camino a Washington estará en el 2016 en un puñado de estados que decidirán quién será el próximo (o próxima) presidente más poderoso del mundo.

Aún queda un gran camino por recorrer, pero la situación actual marca un fuerte empate entre Marco Rubio y Hillary Clinton en esos estados considerados clave. Así se desprende de los datos de las encuestas de Quinnipiac University, que sin embargo aún no tienen en cuenta el efecto que haya podido tener entre los electores el lanzamiento de sus campañas.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like