56°F
weather icon Clear

Sacerdote ha pasado décadas ayudando a los necesitados en las calles de Las Vegas

Los lunes, el padre John McShane sale de su papel de sacerdote católico y se dirige a otro mundo.

La gente de las calles de Las Vegas acuden a él como si fuera el Papa. Lo enjambran, con los brazos extendidos. Tocan sus hombros, su cara, la brillante corona de su cabeza.

“Me siento como un jugador de fútbol, listo para ser tacleado”, expresó McShane, de 76 años, sobre los encuentros cercanos de esta semana antes de aventurarse en su incursión semanal para proporcionar comida, ropa y consuelo a las personas sin hogar. “Pero la gente es muy buena conmigo”.

Aalaya Johnson, de 13 años, vestida con un mameluco de dinosaurio púrpura, estaba esperando cuando llegó y le preguntó a McShane si podía ser su guardaespaldas. Los dos caminaron de la mano en el terreno vacío de la calle G y la avenida McWilliams donde se llevaría a cabo la entrega.

“El gran placer de lo que hacemos es que hay unión”, detalló McShane, quien también celebra misas en las calles el primer lunes de cada mes. “No es sólo dar cosas, sino compartirse a uno mismo”.

El ritual semanal (ahora en su vigésimo año) es conocido casualmente como el Lunes de Restitución (Giving Back Monday) entre las docenas de organizaciones y voluntarios independientes que se reúnen para repartir suministros a los necesitados.

Pero todo comenzó con McShane, cuando él y un puñado de otros comenzaron a distribuir agua fría a los vagabundos que esperaban refugio en Catholic Charities of Southern Nevada después de que dos hombres murieran de insolación.

Nombrado en honor al santo patrono de los vagabundos

A medida que se expandió, se convirtió en una tradición semanal que McShane apodó el Ministerio de los Desamparados de Saint Benedict Labre, tomando prestado el nombre de un devoto francés del siglo XVIII que se comprometió a una vida de pobreza, peregrinación y oración. El santo patrono de los vagabundos, Labre (en español San Benito José Labre), pasó más de una década caminando por Europa continental y viviendo como un mendigo hasta su muerte en 1783.

Ahora, aproximadamente 50 voluntarios acompañan a McShane cada semana y ayudan a distribuir suministros a cientos de familias e individuos. McShane gasta alrededor de 200 dólares de las donaciones de su equipo o de su salario como sacerdote cada semana. Muchos de los voluntarios también hurgan en sus propios bolsillos en la medida de sus posibilidades.

“Somos como buenos samaritanos. Tratamos de acudir a las personas a donde estén y les proporcionamos un poco de ayuda solo para que sobrevivan al día”, comentó. “No parece haber ninguna división. Muchas de las líneas están rotas, no hay ningún tipo de discriminación y parece que todos somos una sola familia”.

Cuando regresa a su otro mundo, McShane sirve como padre en la Iglesia Católica de St. Anne en Maryland Parkway y está de guardia para atender a los enfermos en el Sunrise Hospital and Medical Center.

Eso hace que sea un corto viaje al oeste de Las Vegas para las reuniones. Pero durante 13 años, cuando dirigía otras iglesias alrededor del estado, a veces tenía que conducir 500 millas cada semana para mantener su cita con los menos afortunados de Las Vegas.

Antes de regresar a Las Vegas este verano, hizo el viaje semanal de la Iglesia Católica del Sagrado Corazón en Ely durante seis años.

“Me encontraba de vuelta en Las Vegas cada semana”, relató. “Creo que tengo el espíritu de poder hacer cosas así”.

45 Años de sacerdocio

La próxima semana McShane celebrará sus 45 años como sacerdote, un llamado que afirma que escuchó por primera vez mientras asistía a una escuela católica en San Francisco cuando era niño. Hasta el día de hoy, sigue siendo un fan de los Golden State Warriors y los San Francisco 49ers.

Antes de ir al seminario a finales de sus años 20, McShane sirvió en la Reserva del Ejército de 1964 a 1970 y obtuvo un título de historia de la Universidad de San Francisco en 1967. Fue ordenado en Reno en 1974.

Desde entonces ha servido como sacerdote en iglesias católicas en todo el estado, incluyendo en Carson City, donde dirigió las oraciones del Senado y la Asamblea Estatal y su parroquia incluyó al ex gobernador Mike O’Callaghan, y en la Catedral de Santo Tomás de Aquino en Reno.

En 1979, fue asignado a la Diócesis Católica de Las Vegas. Luego, en 1982, comenzó a viajar por todo el estado, pasando 14 años en Tonopah, Virginia City, Fallon y Laughlin antes de regresar a Las Vegas en 1996. Tres años más tarde, se convirtió en capellán de Catholic Charities.

Fue allí donde su visión de llenar los vacíos en los servicios para personas sin hogar chocó con la del establecimiento de la iglesia.

En 2004, en medio de un desacuerdo sobre cómo servir a los desamparados, el entonces obispo Joseph Pepe despidió a McShane de su cargo de capellán. Dos años después, McShane fue reasignado a puestos en Caliente y Amargosa. Dividió los próximos siete años entre los pueblos antes de mudarse a Ely.

Todo el tiempo, mantuvo su ministerio semanal en Las Vegas.

Adorando a la comunidad

El lunes, el sacerdote de voz suave, cabello gris y lentes plateados hizo sus rondas para bendecir la comida en un sorteo temático de Acción de Gracias.

Se detuvo en un momento para abrazar a Kanisha Holden Munson, una mujer sorda originaria de Kenia con la que se encontró por primera vez este verano deambulando por las calles vestida sólo con trozos de ropa.

Saludó a McShane mientras enrollaba un cochecito de bebé con sus pocas posesiones y una taza de fruta fresca y mermelada de manzana.

McShane usó el lenguaje de señas para hablar con ella.

“¿Estás bien?”, le dijo mientras hacía señas de las palabras antes de darle una tarjeta de regalo y una linterna.

Las lágrimas brotaban de los ojos de Munson y ella sostenía la gran cruz de plata alrededor de su cuello.

Mientras McShane hacía sus rondas, besaba a muchos de los que lo apiñaban, la mayoría de los cuales conocía por su nombre de pila.

La frase “Hola, Padre”, se escuchó de todas partes cuando McShane se abrió camino a través de la oscuridad.

“Les deseo a todos ustedes un muy feliz, saludable y santo Día de Acción de Gracias”, declaró. “Y que Dios aumente un poco el clima para que no tengamos tanto frío. Amén”.

Sumergido en el maletero de su coche, salió a repartir calcetines, ropa interior y mantas mexicanas de abrigo. También repartió tarjetas de regalo de cinco dólares de McDonald’s.

La mayoría de los lunes tiene pases de autobús, pero ese día los había extraviado.

“Debe ser mi vejez”, se disculpó.

Cerca, el ejército de voluntarios de McShane repartió chaquetas, sombreros, guantes y suéteres. Otros servían chocolate caliente, pizza caliente, puré de papas, pavo y otras preparaciones para los hambrientos.

El vecindario es una de las áreas más desafiantes de Las Vegas, pero la policía no se detiene durante sus comidas callejeras.

El Condado de Clark y los funcionarios de la ciudad han instado públicamente a la gente a donar a organizaciones benéficas que sirven a los desamparados en lugar de darles alimentos y artículos directamente, pero el movimiento de McShane no ha sido molestado por el poder que existe.

McShane dijo que algunas de las preocupaciones sobre la basura son válidas, pero los buenos samaritanos pasan tiempo limpiando.

“Creo que tenemos que trabajar juntos y darnos cuenta de que hay un lugar para todos nosotros”, aseveró. “Hay un lugar para la caridad institucional, pero también hay un lugar para gente sencilla que quiere comprar algo extra y servir”.

Sin barreras

Esta semana, John Davis, un voluntario dueño de su propia compañía de seguridad, intervino para escoltar a un hombre que parecía estar instigando una pelea lejos de la multitud. También se ha ofrecido a proporcionarle a McShane un equipo de seguridad, pero el hombre del séquito adorador no estaba interesado.

“Hemos tratado de darle un poco de espacio al Padre McShane, pero él no lo quiere”, dijo Davis. “No cree que deba haber barreras entre él y la gente a la que sirve”.

Cuando el evento de esta semana estaba terminando, cuatro niños rodaron un carrito de compras por la calle lleno de comida, tarjetas navideñas con bastones de caramelo en ellos, y suficiente ropa y artículos domésticos para pasar la semana.

A la cabeza de la manada estaba Aalaya Johnson, quien dijo que ella y sus seis hermanos viven al final de la calle.

“El padre McShane hace mucho para ayudar. Si tiene algo, lo dará”, apuntó. “No tiene que hacerlo, pero lo hace. Aquí podemos conseguir las cosas que necesitamos, así que sólo tenemos que ir a la tienda”.

Cerca, Christine Ruland, de 81 años (conocida en las calles como “la dama de los macarrones con queso” por su guiso de elección), temblaba bajo su abrigo de grueso pelaje. Ruland comentó que ha sido voluntaria durante cuatro años sin perder el ritmo, pero se maravilla de la longevidad y la fuerza de propósito de McShane.

“Cuando se piensa en los santos, el Padre McShane es probablemente uno de ellos”, concluyó. “Él es real. Habla en serio y hace lo que promete”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Abundan las teorías de conspiración sobre la construcción del Estadio Allegiant

Críticos aún están molestos con la mudanza de los Raiders a Las Vegas, están exagerando los problemas con los tornillos que se usaron para fijar el techo del estadio y el calendario de partidos de fútbol de la UNLV que no sean de conferencia.

Datos de pruebas de marihuana indican “compra de laboratorios” en Nevada

Cuando se trata de laboratorios de pruebas de marihuana en Nevada, los resultados pueden variar (salvajemente) de acuerdo con un análisis de datos estatales realizado por un científico de Washington.

El artista tributo a Elvis, Trent Carlini, fallece en Las Vegas

Trent Carlini, un renombrado artista tributo a Elvis Presley que se presentó en varios resorts de Las Vegas desde principios de la década de 1990, ha muerto. Tenía 57 años.

Mujer de Henderson lucha contra ‘bacterias carnívoras’ tras cirugía

La familia y los amigos de Ashleigh Cope, residente de Henderson, tienen la esperanza de que la joven de 22 años haya llegado a un punto de inflexión el jueves en su lucha contra una infección rara y a menudo mortal causada por lo que comúnmente se conoce como “bacteria carnívora”.