Sacude ‘error’ en el plan Lake Mead a comunidad de Arizona

El Servicio de Parques Nacionales dejó accidentalmente atrás un detalle clave de su nuevo plan de bajo nivel de agua para el Lago Mead, para consternación de los residentes de la pequeña comunidad de Meadview, Arizona.

El plan lanzado a fines del mes pasado indicó que la rampa para botes de South Cove, el único punto de lanzamiento cercano de Meadview, podría verse obligada a cerrar en 2020 si el lago cayera otros 10 pies. Lo que el documento no mencionó es la intención del servicio de parques de construir una nueva rampa en South Cove, 125 millas al sureste de Las Vegas, una vez que la antigua rampa ya no llegue al agua.

“Fue nuestro error”, confesó Christie Vanover, portavoz de Lake Mead National Recreation Area.

Como resultado del error, los residentes enojados de Meadview prepararon una reunión pública sobre el plan de bajo nivel de agua en Kingman, Arizona, el 10 de diciembre. Vanover dijo que la sala de reuniones solo podía albergar aproximadamente 50 personas, pero una multitud de aproximadamente 125 se presentó, casi todos de Meadview o cerca de Dolan Springs.

“Hubo una especie de revuelta menor en la reunión”, informó Pam Steffen, una maestra jubilada del sur de California que ha vivido en Meadview a tiempo completo durante nueve años. “Todos hablaban a la vez y abalanzándose sobre las personas del servicio del parque que estaban allí”.

Aproximadamente 800 personas han firmado peticiones para apoyar la apertura de South Cove. Meadview es el hogar de aproximadamente mil residentes de tiempo completo, y Steffen indicó que la mayoría de ellos se mudaron allí debido a su proximidad con el extremo este del lago Mead.

Sin la rampa en South Cove, los lugareños y los visitantes tendrían que remolcar sus barcos a Temple Bar, Arizona, a 90 millas de distancia. Steffen señaló que perder el tráfico de turistas de verano también podría matar los pocos negocios que tiene Meadview, reduciendo el lugar a un pueblo fantasma.

“Para nosotros, se trata de un acceso razonable”, comentó Steffen.

Vanover insiste en que todo fue un malentendido.

El servicio de parques ha tenido planes en marcha desde 2005 para construir una rampa de lanzamiento alternativa, si fuera necesario, en la península que la gente utiliza ahora principalmente para pescar en South Cove. El dinero ya se ha presupuestado para el proyecto, que según Vanover podría costar más de $500 mil.

“Comenzaremos a hacer la ingeniería y el diseño en 2019 y probablemente comenzaremos la construcción en 2020, si no antes”, reportó.

Esos detalles cruciales se agregarán al nuevo plan de bajo nivel de agua en forma de una enmienda.

“Sabemos que Meadview depende del acceso al lago”, agregó Vanover. “Estamos contentos de que hayan salido para la reunión del lunes, nos alegra que valoren el lago Mead”.

“Por eso celebramos reuniones públicas”, respondió.

Con la esperanza de despejar el aire, los funcionarios del parque han programado una reunión adicional, esta vez en Meadview, de 3 a 5 p.m., hora de Arizona el miércoles.

El nuevo plan de bajo nivel de agua fue redactado para abordar los problemas de infraestructura y acceso si la superficie del Lago Mead cayera a un nivel que antes era impensable de 950 pies sobre el nivel del mar, unos 130 pies más bajo de lo que es ahora.

Los funcionarios esperan que nunca tengan que implementar el plan, que podría requerir $25 millones en dinero del servicio del parque y $8 millones adicionales de concesionarios privados para mantener tres puertos deportivos y al menos cinco rampas para botes que operan en el lago artificial más grande de la nación.

Los planes actuales del parque se extienden hasta una elevación de la superficie de mil 50 pies sobre el nivel del mar, aproximadamente 29 pies más abajo que la reserva actual.

El Lago Mead no ha estado por debajo de la marca de mil 71 pies desde que se llenó por primera vez en 1937.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like