Salvadoreños ofrecen misa en honor a Monseñor Óscar Romero

El 24 de marzo en El Salvador se celebra el día nacional en honor a Monseñor Óscar Arnulfo Romero por este motivo el Consulado General de este país en Las Vegas organizó una misa en la iglesia de Santa Anna para conmemorar esta fecha y celebrar la próxima beatificación de Romero por parte del Papa Francisco en El Vaticano. La celebración eucarística fue celebrada por Monseñor Greg Gordon.

El 23 de mayo de este año será beatificado Romero.En El Salvador estos meses, además de recordar a Romero, se realizan jornadas en contra de la violencia y piden por la paz y tranquilidad de esa nación.

El cónsul general del Salvador en Las Vegas, Tirso Sermeño, explicó que Monseñor Romero también es conocido como “El profeta de los pobres”, porque murió al servicio del pueblo y de la iglesia.

“Que bendición que ahora que hay un papa latinoamericano, coincida con la beatificación de Monseñor Romero”, destacó el diplomático.

“Antes de Santo, tiene que ser Beato, y el consulado se interesó en dedicar esta misa a Monseñor Romero para que los salvadoreños que viven en Estados Unidos recuerden a este precursor de la paz y los que son nacidos aquí (EE.UU.) también conozcan parte de la historia del país de sus padres”, agregó Sermeño sobre la trascendencia de la misa.

La historia de Óscar Arnulfo Romero va de la mano con el pueblo de El Salvador, lugar donde ejerció como líder de la iglesia católica y de su comunidad; como una persona con la esperanza de que en su país existiera justicia social y paz en general.

Desde los 24 años de edad ya era sacerdote y progresó hasta convertirse en Arzobispo, posición en la que no podía quedarse de brazos cruzados ante las constantes violaciones a los derechos humanos y fue desde su púlpito donde comenzó con los discursos en contra del gobierno salvadoreño en los años 70..

Monseñor Romero abrió las puertas de la Arquidiócesis para ser mediador de conflictos laborales, creó una oficina especializada en derechos humanos y permitió el refugio de campesinos para salvaguardar su vida al ser perseguidos militares.

Hasta que el 24 de marzo de 1980 mientras conducía una misa fue asesinado enfrente de todos los fieles que acudían a escuchar sus mensajes, y es al momento de su muerte cuando se convierte en un símbolo de paz ya que parte de sus citas era: “Si muerto, renacerá el pueblo salvadoreño”.

San Romero de América como es conocido en nuestros días, ya es considerado un Santo por la comunidad católica en su país y solo falta que sea oficial por parte de El Vaticano para tener una nueva persona santa latina y en este caso salvadoreño.

 

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like