84°F
weather icon Partly Cloudy

Se alista el equipo de construcción de Las Vegas para levantar el techo del estadio Raiders

Habrá un acto en la cuerda floja en Allegiant Stadium este mes y no tiene nada que ver con entretenimiento.

Equipos de construcción bajo la dirección de la empresa conjunta Mortenson-McCarthy, contratista general para el estadio de 1.9 mil millones de dólares y 65 mil asientos que se convertirá en el hogar de los Raiders y del equipo de fútbol americano de la UNLV el próximo año, están preparando un plan de trabajo altamente coreografiado para comenzar la construcción del techo translúcido que habilitará un ambiente al aire libre dentro del estadio durante los partidos.

Durante las próximas seis semanas, los equipos literalmente elevarán el techo.

Se han tendido una serie de 100 cables de acero inoxidable en el nivel del piso del estadio. Son de alrededor de 2.5 a tres pulgadas de diámetro con longitudes de hasta 800 pies.

“Lo que están haciendo ahora es instalarlos”, detalló Don Webb, director de operaciones de la filial de construcción del estadio de los Raiders.

“Si miras alrededor del perímetro del techo, puedes ver una serie de plataformas de pórtico donde esos cables se colocarán en su lugar, los 100 cables simultáneamente, y luego se unirán a puntos fijos en el anillo del techo”, explicó.

Cables para sostener el techo translúcido

El patrón de rayado cruzado de los cables formará un sistema de soporte duradero para un techo de plástico a base de flúor conocido como ETFE (abreviatura de etileno tetrafluoroetileno). Debido a que el techo es transparente, el interior del estadio estará iluminado de forma natural para los juegos diurnos con comodidad de aire acondicionado.

Desde el nivel de campo, los cables cuando se instalen apenas se notarán, pero son resistentes. Webb tiene una muestra de un cable de 18 pulgadas en su oficina, pesa 90 libras.

Eso significa que los cables de 800 pies que se extienden a la distancia más larga a través de la línea del techo (desde zona final hasta zona final) pesarían aproximadamente 24 toneladas cada uno.

“Aquí abajo (a nivel del campo, donde se colocan los cables) esas cosas parecen enormes”, opinó Webb. “Una vez que estén realmente en su lugar, no serán invisibles, pero serán menos notorios. Están bajo cargas enormes para proporcionar la rigidez que podría proporcionar un cable flexible. La alternativa sería un sistema de armadura rígido, muy grande y muy pesado”, apuntó.

Los cables llegaron al sitio del estadio premontados con longitudes fijas y, debido a que deben estar tensos, prácticamente no tienen flexibilidad ni estiramiento.

Sistema hidráulico coreografiado

La instalación de la red de soporte del cable se está coreografiando cuidadosamente a través de unidades hidráulicas que tocan la parte superior del estadio.

“Los elevadores hidráulicos están tirando los cables hacia arriba. Los subirán una distancia establecida de aproximadamente cinco pies, así lo repetirán muchas veces durante un lapso de seis semanas”, explicó Webb.

Finalmente, los cables se levantarán a unos 150 pies sobre la superficie de donde se llevarán a cabo los partidos.

“Ya que un cilindro hidráulico está en operación, el lanzamiento de dicho cilindro determina la cantidad de cable que se tira en cada elevador. El proceso se repetirá muchas veces y es por eso que tomará un mes y medio para que esto esté completamente instalado”.

Webb describió que la coreografía del proyecto es impresionante.

“No se trata solo de comprender todos los pasos que se deben tomar, sino de comprender la secuencia que tiene más sentido para que no te pintes en una esquina”, contrastó. “Es por eso que el cronograma cuenta con 23 mil tareas y simulan (la instalación del techo) en la computadora, la animan y la ejecutan para ver dónde está todo en un día determinado”.

La programación del proyecto del techo es esencial, pero la conexión final de los cables a cada nodo a lo largo del nivel superior del estadio estará sujeta a fluctuaciones de temperatura.

“La expansión y contracción térmica de este edificio será de varias pulgadas, por lo que habrá un rango de temperaturas prescrito para esas conexiones finales”, argumentó Webb. “Si no está dentro de las tolerancias, tendremos que esperar. Por eso programamos la forma en que lo hicimos. Teníamos que mirar hacia adelante y anticipar cuándo ocurrirá esto, tuvimos que observar las temperaturas históricas y determinar la hora del día en que se deben hacer las conexiones finales”.

Recinto programado para el próximo año

La instalación del techo ETFE no ocurrirá hasta principios de 2020, y eso también será una serie de eventos altamente coreografiados.

“Levantarán esos paneles desde fuera del estadio, por eso usaremos esas enormes grúas”, indicó Webb. “No es que estos paneles de ETFE sean tan pesados, no lo son, pero deben levantarse desde el exterior del edificio y el brazo de esa grúa debe extenderse a más de la mitad del ancho del estadio”.

Los paneles se colocarán como piezas de rompecabezas, pero la coreografía consistirá en dejar parte del techo abierto para que la grúa pueda levantar el equipo dentro del tazón del estadio cuando ya no sea necesario.

Si bien el techo no estará en su lugar hasta principios del próximo año y el edificio no estará completamente encapsulado hasta marzo, todavía hay muchos proyectos en marcha en el interior. En un recorrido por el estadio la semana pasada, el olor a pintura fresca flotaba por los pasillos mientras los trabajadores trabajaban en diferentes niveles y vestíbulos. Algunos de los puestos de concesión también están comenzando a tomar forma.

Webb dijo que una vez que los cables comiencen a subir, los trabajadores pueden terminar los vertidos de concreto en el piso y completar la entrada de la bandeja de campo en lo que será una de las superficies de piso de estadio más versátiles del país.

El nivel inferior será de concreto y podrá soportar camiones, escenarios y equipos de actuación en vivo. Además de eso, habrá una superficie de césped artificial, el campo de elección para el equipo de fútbol de la UNLV. Además de eso, estará la placa de campo móvil de cuatro pies de altura que contiene un sistema de calefacción y riego y una superficie de césped que se cultivará al aire libre y se trasladará al interior durante los días de juego de los Raiders. La placa recorrerá una octava de milla en 90 minutos por 13 rieles cada vez que se mueva dentro y fuera del estadio.

Mil 600 trabajadores en el sitio

Actualmente hay alrededor de mil 600 trabajadores en el sitio en dos turnos diarios que realizan una amplia variedad de tareas mientras se realizan los preparativos para levantar el techo.

Webb añadió que se han instalado y mejorado los calentadores, transformadores y todos los servicios públicos, al igual que se están instalando y probando docenas de escaleras mecánicas y ascensores. En general, el trabajo en el estadio está completado en un 60 por ciento.

Otro gran hito será la instalación del primer asiento del estadio, que probablemente ocurrirá en enero. Alrededor del 80 por ciento de las cubiertas de los asientos están completas.

Pero Webb no está tan entusiasmado con la instalación del primer asiento.

“No es tanto el primer asiento lo que me importa, sino el último”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.