Se informa “buen interés” mientras juez despeja las ofertas del Lucky Dragon

Un juez aprobó los procedimientos de licitación esta semana para el quebrado Lucky Dragon, despejando el camino para una posible venta del complejo fuera del Strip.

El desarrollador de Lucky Dragon, Andrew Fonfa, mencionó en una entrevista telefónica el jueves que acaba de regresar de Beijing, lo que “le da una idea de algunos de los grupos de inversión con los que he estado hablando”, y espera elegir un grupo “para seguir adelante con “a fines de junio”.

Los procedimientos de licitación se aprobaron el lunes en el Tribunal de Quiebras de EE.UU. El grupo de Fonfa anunció el mes pasado en documentos judiciales que el caso de bancarrota era “una simple venta de hoteles y casinos” diseñada para pagar a su mayor acreedor por completo y preservar empleos.

En la entrevista telefónica, Fonfa no clarificó definitivamente si su grupo quiere vender directamente el hotel boutique o simplemente conseguir un nuevo socio, afirmando que los propietarios quieren “reestructurarse y reorganizarse … en torno al proceso de ventas”. Pero señaló que el Lucky Dragon tiene “muchos partidos interesados”.

El socio fundador de Innovation Capital, Matt Sodl, asesor financiero del hotel, reportó el jueves que está “viendo con un buen interés” la propiedad.

Los observadores incluyen grupos de Asia y Estados Unidos, dijo, aunque no aclaró si los operadores de casinos con sede en Las Vegas estaban en la mezcla.

Los registros judiciales muestran que el grupo de Fonfa planeaba vender el Lucky Dragon en una audiencia el 20 de julio. Los postores calificados tendrían que presentar, entre otras cosas, un depósito de 2.5 mdd y evidencia de un equipo de administración y un plan comercial “suficientes”.

Sodl mencionó que no podía revelar cuál podría ser la oferta de apertura.

El Lucky Dragon, ubicado en 300 W. Sahara Ave., fue el primer casino hotelero construido desde cero en Las Vegas desde la recesión. Con un hotel de nueve pisos y un casino de 27 mil 500 pies cuadrados en edificios separados, se inauguró en noviembre de 2016 pero tuvo un comienzo brutal.

Los propietarios lucharon para atraer a grandes multitudes, despidieron al personal, cerraron temporalmente el casino y los restaurantes, enfrentaron una ejecución hipotecaria y solicitaron la protección por bancarrota del Capítulo 11 hace tres meses.

Los desarrolladores y el prestamista del Lucky Dragon, Snow Covered Capital, han enviado valoraciones muy diferentes de la propiedad. El grupo de Fonfa informó en documentos judiciales que vale 143 mdd, pero Snow, vinculado al inversionista de bienes raíces de San Francisco Enrique Landa, aseguró que obtuvo una tasación que la valoró en 60 mdd.

A Snow Covered Capital se le debían casi $50 millones cuando Fonfa, fundador de ASF Realty & Investments, empujó al Lucky Dragon a la bancarrota.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like