Se une el fabricante de Fentanyl a la demanda para bloquear un plan de ejecución en Nevada

Una segunda compañía farmacéutica se unió a la demanda para evitar que Nevada use su opiáceo sintético, el fentanilo, en la ejecución del dos veces asesino, Scott Dozier.

Un juez de distrito aprobó el lunes la moción del 24 de julio presentada por Hikma Pharmaceuticals, que le permite intervenir en los procedimientos judiciales que involucran una demanda previamente presentada por Alvogen Inc., que fabrica el sedante midazolam que se habría utilizado en la ejecución.

La compañía argumenta que sufrirá un “daño inmediato e irreparable” si la ejecución continúa.

Pese a las objeciones de la fiscal estatal Jordan Smith, la abogada de Hikma, Kristen Martini, le expresó a la Jueza de Distrito, Elizabeth González, que Hikma había enviado cartas al estado en 2016 “especificando que no podían usar los productos de Hikma en los regímenes de pena capital”.

“Es irónico que el fabricante de fentanilo, que está en el centro de la crisis de opiáceos del país y es responsable de sobredosis ilegales todos los días, vaya a … reclamar una lesión reputacional por estar asociado con una ejecución legal”, protestó la subprocuradora general del Estado de Nevada, Jordan T. Smith.

Ella dijo que ambas compañías farmacéuticas comparten “cuestiones comunes de derecho y de hecho” en las disputas de que Nevada obtuvo indebidamente sus medicamentos para la inyección letal planificada de Dozier.

Los abogados del estado argumentaron que un mayor número de litigios equivaldría a una victoria para las compañías farmacéuticas, ya que al menos una de las drogas caducaría antes de que se escuchara una decisión.

“La participación de Hikma en ese proceso judicial no demorará nada”, afirmó Martini. “No ha sucedido nada que justifique ninguna demora. Esta es la manera más eficiente de hacer que los asuntos de todos sean escuchados, y no consumir recursos judiciales innecesariamente.

El abogado de Alvogen, Todd Bice, no objetó que Hikma se uniera al caso.

La demanda de Alvogen acusó al Departamento de Correcciones (NDOC) de obtener subrepticiamente el medicamento para su uso en la ejecución.

Dozier, quien ha manifestado que desea morir, estaba programado para ser ejecutado en la Prisión Estatal Ely el 11 de julio, pero González lo dejó en espera a favor de Alvogen.

La Corte Suprema de Nevada acordó el viernes considerar rápidamente una apelación a la demora, en anticipación de la expiración de una de las tres drogas que el estado quiere usar.

La oficina del procurador general del estado, Adam Laxalt, comenta que necesita un fallo de la corte superior para el 19 de octubre, o que las existencias de una droga necesaria, el cisatracurio agente paralizante muscular, expirarán.

El fabricante de ese medicamento, Sandoz Pharmaceuticals, todavía está decidiendo si se une al caso Alvogen-Hikma, argumentó Colby Williams, un abogado que representa a la filial de Novartis.

Nevada quiere usar el sedante midazolam de Alvogen para dejar inconsciente a Dozier, luego administrarle una dosis letal de fentanilo para disminuir su respiración y seguir con cisatracurio para asegurar que la respiración se detenga.

Nevada realizó una última inyección letal en abril de 2006.

Ejecución en camino para mediados de noviembre.

Se establece un control de estado del caso civil antes de la elección de González para el 6 de agosto.

Dozier fue condenado a muerte en 2007 después de dos asesinatos en primer grado y condenas por robo en el asesinato de Jeremiah Miller.

El torso de la víctima fue encontrado el 25 de abril de 2002 en una maleta que había sido arrojada a un basurero en el complejo de apartamentos Copper Sands en la cuadra 8100 de West Flamingo Road.

Dozier también tuvo una condena por un asesinato anterior.

Fue declarado culpable de asesinato en segundo grado en la matanza en Arizona de Jasen “Griffin” Greene y fue sentenciado a 22 años de prisión en 2005, antes de ser llevado a Nevada para enfrentar cargos por la muerte de Miller.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like