Sentencian a conductor que provocó choque mortal en Las Vegas

Todos vestían de negro afuera del Centro de Justicia Regional, la viuda y su nieta se apretaban las manos con fuerza. Habían pasado casi dos años desde que un accidente automovilístico mató al esposo de Leslie Ortega, Quirino “Kenny” Ortega, pero ella todavía estaba abatida.

“Danos la fuerza para aceptar cualquiera que sea la decisión y ayúdanos a seguir y hacer cosas por su nombre”, oró en voz alta, con los labios temblando con la voz. “Para que Kenny pueda obtener la justicia que se merece”.

Se estaban preparando para la sentencia de Moroni Calvo, de 41 años, que se había declarado culpable de homicidio vehicular por acelerar a través de una luz roja la mañana del 25 de abril de 2016, en la intersección del bulevar Nellis y la avenida Washington.

El miércoles, Calvo fue sentenciado a la pena máxima: seis meses de reclusión en el centro de detención del condado de Clark.

Ortega, de 65 años, dijo que no importa cómo fue castigado Calvo, su “Nino” se había ido para siempre.

“Seis meses en la cárcel es todo lo que se le puede dar”, dijo. “Pero mi sentencia es para siempre, extrañando su dulce sonrisa y el sonido de su risa”.

‘Casos como este nunca son fáciles’

El caso fue emotivo para la familia de Ortega y para varios acusados en el tribunal por casos de conducir bajo la influencia de alguna sustancia no relacionados con Calvo. Muchos de los acusados, arropados con overoles, lloraron abiertamente después de escuchar a Leslie Ortega y su nieta Faith Hubbard testificar.

La jueza del circuito Suzan Baucum se limpió las lágrimas de los ojos mientras hablaba.

“Casos como este nunca son fáciles, porque ¿cómo lidias con la pérdida de una vida? Es una pérdida de una vida que la familia tiene que enfrentar, la comunidad enfrenta. Es una pérdida que todos enfrentamos juntos”, puntualizó.

El abogado defensor de Calvo, Donn Prokopius, solicitó una escuela de tránsito, una sentencia suspendida y una multa. Dijo que Calvo estaba arrepentido.

“Es 100% responsable de pasar una luz roja y causar una serie de estos eventos muy desafortunados. Mi cliente está viviendo con esto todos los días “, dijo Prokopius. “Esto no es algo que él esté pasando desapercibido”.

“Lo último que le pasó fue que lo metieron en una ambulancia y lo llevaron al hospital. El paramédico abrió la puerta y dijo: “Para que lo sepas, mataste a alguien”.

Antes de la sentencia, Calvo dirigió su mirada hacia Leslie Ortega.

“No pasa un día sin que yo ore por la familia de ustedes. Fue realmente un accidente”, dijo. “Tuve dos cirugías también. Quiero enviar mis condolencias”.

Atrapado en la Pesadilla

La nieta de Leslie Ortega, Faith Hubbard, ahora de 19 años, contó el accidente.

Detalló cómo había sufrido por nueve costillas rotas, dos pelvis fracturadas, un pulmón reventado, un bazo arruinado que necesitaba ser removido. Tenía tres grapas en la cabeza y un rastro de ellas a lo largo de su estómago. Vidrio roto se aloja en su mejilla aún.

Aún duele cuando como, dijo con lágrimas rodando por su mejilla. El dolor es a veces tan aplastante que se agarra con almohadas su estómago.

“Su señoría”, dijo, “después de que este juicio termine, el Sr. Moroni Calvo seguirá adelante con su vida, pero yo estoy atrapada en la pesadilla que él inició el 25 de abril de 2016. Si hubiera muerto, habría sido un delito menor.”

Leslie Ortega esperaba que la historia de su marido salvara una vida. La adolescente con el pelo morado y lentes de contacto morados caminó de regreso a la galería, donde su abuela la abrazó, sosteniéndola cerca del collar de plata que llevaba con las palabras “La mitad de mi corazón está en el cielo”.

“Estoy orgullosa de ti”, jadeó entre su dolor.

Una cabeza de pelo negro rizado y grueso. Eso es lo que Leslie Ortega pudo identificar de su compañero de 34 años. Ese día, todo excepto su cara y cabeza estaba cubierto de sábanas.

Amante del equipo de béisbol Los 51s de Las Vegas, el hombre con el bigote del manillar y una sonrisa brillante y dulce crió a su hijo como propio. Su esposo habría tenido 62 años en octubre.

“Son solo dos años, y puedo tener una jubilación completa”, le había dicho a su esposa.

Al abuelo de tres menores le encantaba disfrazarse, asistía a ferias renacentistas y en la sala de su hogar la pareja a menudo bailaba; mantenía dos trabajos para sostener a sus seres queridos, uno en el Hotel Flamingo y otro el Centro de Convenciones de Las Vegas.

No muy lejos de la casa que compartieron en el parque de casas móviles de Winterwood Village hay un ángel rubio pintado con un vestido azul, tocando un arpa blanca y dorada. El ángel, que Leslie Ortega pintó para su “Nino”, se encuentra en un jardín comunitario en el parque de casas móviles.

Ella recuerda haberse despedido de beso de Hubbard esa trágica mañana, pero no se despidió de él. Pensó que volvería pronto.

Ortega acababa de terminar su turno nocturno en el Hotel Flamingo y estaba llevando a Hubbard a la Universidad del Sur de Nevada para entrar a clases. Se detuvo en un 7-Eleven para comprarle un Dr. Pepper.

Y justo después de las 10:40 a.m., Calvo, en su camioneta roja Dodge Dakota 1991, pasó la luz roja, chocando contra el Ford Escort 1997 morado de Ortega, provocando una reacción en cadena.

Un camión de semirremolque Freightliner 2016 perdió su remolque de caja y empujó el Ford a través de la señal de tráfico y en el lado oeste de Buck’s Tavern, un bar cercano.

El metal crujió sobre el metal, el vidrio se astilló y se hizo añicos. Ortega murió instantáneamente.

El cuerpo de Hubbard fue encontrado encima del suyo.

Él había guardado una promesa hace mucho tiempo: Nunca dejarla ir.

Póngase en contacto con Briana Erickson en berickson@reviewjournal.com o 702-387-5244. Siga a @brianarerick en Twitter.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like