44°F
weather icon Clear

Sheldon Adelson, el visionario y filántropo de Las Vegas, fallece a los 87 años

Sheldon Adelson, que pasó de vender periódicos en las esquinas de las calles de Boston a la edad de 12 años a ser uno de los promotores de complejos turísticos de lujo, filántropos e influyentes políticos más exitosos de su generación, murió el lunes por la noche en su casa de Malibú, California. Tenía 87 años.

Adelson fundó y sirvió como presidente y director ejecutivo de Las Vegas Sands Corp., la mayor corporación de juegos de azar del mundo, desde su creación en 1988. Había estado bajo licencia médica de la compañía desde el jueves para reanudar su lucha contra el linfoma no Hodgkin, que había combatido desde 2019.

“Es con un dolor insoportable que anuncio la muerte de mi marido, Sheldon G. Adelson, de complicaciones de una larga enfermedad”, declaró su esposa, la doctora Miriam Adelson, en una declaración del martes proporcionada por Las Vegas Sands.

“Para mí, en cuanto a sus hijos, nietos, y sus legiones de amigos y admiradores, empleados y colegas, es totalmente irremplazable”.

Bajo el liderazgo de Adelson, Las Vegas Sands fue pionero en el modelo de resorts integrados que ahora dominan el Strip, combinando hoteles-casinos de lujo con centros de convenciones. El concepto de Adelson fue tan popular y exitoso financieramente que se convirtió en una de las personas más ricas del mundo.

Adelson compartió esa riqueza como un filántropo generoso. Junto con su esposa, se comprometió con la investigación médica, escuelas privadas, clínicas de rehabilitación de drogas y muchas otras causas.

Los valores conservadores de Adelson, su amor por Estados Unidos e Israel y su deseo de preservar los lazos diplomáticos y culturales más fuertes posibles entre las naciones le obligaron a adoptar y apoyar las causas judías. Se convirtió en uno de los más influyentes “megadonantes” políticos de América, contribuyendo con cientos de millones de dólares a los candidatos republicanos y a los Comités de Acción Política conservadores en las últimas dos décadas.

El presidente y director general de Las Vegas Sands Corp., Sheldon Adelson y su esposa, la doct ...
El presidente y director general de Las Vegas Sands Corp., Sheldon Adelson y su esposa, la doctora Miriam Adelson, asisten al debate presidencial entre la candidata demócrata Hillary Clinton y el candidato republicano Donald Trump en la Universidad de Hofstra en Hempstead, Nueva York, el 26 de septiembre de 2016. (AP Photo/Patrick Semansky)

Adelson también fue infaliblemente leal a las miles de personas que empleó.

Después de que la pandemia de coronavirus obligara a los casinos de Nevada a cerrar en marzo, Adelson continuó proporcionando el pago completo y los beneficios a los 10 mil empleados de Las Vegas Sands Corp. y a los mil 200 empleados que trabajaban en los 14 restaurantes independientes de los complejos turísticos durante todo el cierre.

“Como hijo de padres inmigrantes trabajadores y de bajos ingresos, crecí con la misma ansiedad que la gente de todo el país está sintiendo en este momento”, escribió en una columna del New York Post sobre su decisión de seguir pagando a sus empleados.

“… Recuerdo una de las lecciones más importantes que aprendí de mi padre. Él volvía a casa del trabajo (cuando podía encontrar trabajo) y ponía monedas sueltas en la caja de caridad de la familia. Cuando le preguntaba por qué daba a los demás cuando teníamos tan poco, decía: ‘Siempre hay alguien cuya necesidad es mayor que la nuestra’”.

A medida que la pandemia de coronavirus se afianzaba, Adelson adquirió dos millones de cubrebocas quirúrgicos para los proveedores de atención médica y los socorristas en Nevada y Nueva York. Despachó su Boeing 747 personal para recoger los cubrebocas en Guangzhou, China, y entregarlos en ambos estados para su distribución inmediata. La empresa también donó miles de trajes de protección personal, equipos y casi dos mil kits de pruebas de coronavirus a Nevada, además de importantes provisiones de alimentos y agua.

El presidente y director general de Las Vegas Sands Corp., Sheldon Adelson dirige a los medios ...
El presidente y director general de Las Vegas Sands Corp., Sheldon Adelson dirige a los medios de comunicación en una visita a la obra de construcción de Venetian en 1999 antes de la apertura del complejo turístico del Strip. (Archivo de Las Vegas Review-Journal)

Abriendo paso a Venetian

Adelson creó Las Vegas Sands para comprar el legendario Sands Hotel y Casino en el Strip de Las Vegas. Luego construyó el Sands Expo y el Centro de Convenciones adyacente a la propiedad. La combinación fue un concepto innovador en ese momento, permitiendo a miles de huéspedes converger para eventos de negocios durante el día y disfrutar de las vistas, los sonidos y los sabores de Las Vegas cuando las reuniones finalizaban.

Adelson implosionó el hotel, construido en 1952, el 26 de noviembre de 1996, y gastó 1.5 mil millones de dólares para construir The Venetian en su lugar, con una reproducción de la Plaza de San Marcos y las vías fluviales con góndolas y cantantes en camisas a rayas, sombreros de paja y fajas rojas. En las giras por el complejo antes de su apertura en 1999, Adelson emocionado ocasionalmente irrumpió en un estribillo operístico de “O Sole Mio”.

La estrategia centrada en conferencias del Venetian “fue objeto de burla” antes de su inauguración, dijo Rob Goldstein, director de operaciones y presidente y director general en funciones de Las Vegas Sands Corp. “Me encontraba con gente en la ciudad y me decían: ‘¿Qué están pensando?’ ”

Adelson abrió Palazzo junto a Venetian en 2007, integrando los dos hoteles y el centro de convenciones en un resort con más de siete mil suites de lujo. Ese modelo ha sido copiado desde entonces una y otra vez en el Strip, con espacios para reuniones y convenciones, y su infraestructura de apoyo, dominando la construcción del Strip en los últimos años.

“La apertura de Venetian en 1999 fue el verdadero comienzo de la historia de nuestra compañía, y también lanzó una nueva era de desarrollo de complejos turísticos integrados alrededor del mundo”, dijo Adelson al Las Vegas Review-Journal en una declaración de 2019. “El éxito de Venetian en Las Vegas, y en particular nuestra estrategia comercial basada en convenciones, terminaría siendo la base para que nuestra empresa recibiera las codiciadas licencias en Macao y Singapur”.

Adelson abrió el Sands Macao en el enclave chino en 2004. Luego, en 2007, Adelson abrió Venetian Macao, una versión aún más elaborada de su propiedad en Las Vegas y el mayor casino del mundo. Según una estimación, la riqueza personal de Adelson se multiplicó 14 veces en los primeros cuatro años de operaciones de su compañía en Macao.

Incluso cuando podía permitirse los mejores trajes perfectamente confeccionados y corbatas a juego en tono de joya y pañuelos de bolsillo, nunca perdió su amor por los placeres sencillos, especialmente un buen pepinillo.

“Nunca pensé en volverme rico, nunca se me pasó por la cabeza”, reveló Adelson una vez. “Lo que realmente me motivó fue tratar de lograr algo”.

El presidente y director general de Las Vegas Sands Corp., Sheldon Adelson, habla a estudiantes ...
El presidente y director general de Las Vegas Sands Corp., Sheldon Adelson, habla a estudiantes de la Universidad de Nevada, Las Vegas, el 26 de abril de 2012. (John Locher/Las Vegas Review-Journal)

Naturaleza emprendedora

Sheldon Gary Adelson nació el 4 de agosto de 1933, en Dorchester, Boston. Adelson y sus tres hermanos fueron criados en una habitación por sus padres, Arthur, un taxista de Lituania, y Sarah, una costurera de Gales. Refiriéndose a los escasos medios de la familia, Adelson más tarde bromearía con que la suya no era una historia de “de pobres a ricos” porque “éramos tan pobres que no podíamos permitirnos trapos”.

Cuando tenía 12 años, pidió prestado 200 dólares a un tío y compró una licencia para vender periódicos en la calle. Sería el primero de los más de 50 negocios que encontraría, incluyendo, eventualmente, un periódico. Él y su esposa, Miriam, lanzaron Israel Hayom en Tel Aviv en 2007, y rápidamente se convirtió en el diario más leído de Israel. Compró el Las Vegas Review-Journal en diciembre de 2015.

“Para mí, los negocios son como los autobuses”, dijo Adelson una vez. “Te paras en una esquina y no te gusta hacia dónde va el primer autobús… Espera 10 minutos y toma otro. ¿No te gusta ese? Seguirán viniendo. Los autobuses y los negocios no tienen fin”.

El presidente y director general de Las Vegas Sands Corp., Sheldon Adelson, se pone de pie mien ...
El presidente y director general de Las Vegas Sands Corp., Sheldon Adelson, se pone de pie mientras lo reconoce el presidente Donald Trump durante la ceremonia de la Medalla de la Libertad en el Salón Este de la Casa Blanca el 16 de noviembre de 2018. La esposa de Adelson, la doctora Miriam Adelson, recibió la Medalla de la Libertad. (Andrew Harnik/The Associated Press)
Las Vegas Sands Inc. CEO Sheldon Adelson displays a rendering of the Sands Hotel with the Sands Expo & Convention Center in this undated file photo. When the meeting center opened in 1990, it was the only privately operated convention center in the United States. The Sands Hotel was later imploded to make way for The Venetian and the Palazzo resorts. (Gary Thompson/Las Vegas Review-Journal)
Sheldon Adelson, chairman and CEO of Las Vegas Sands Corp., left, and Bill Weidner, president and COO of Las Vegas Sands Corp., right, admire a model of the Marina Bay Sands integrated resort on Feb. 8, 2007, in Singapore. The $6 billion resort was completed in 2010 and is an iconic building in the city-island nation. (AP Photo/Wong Maye-E)


Las Vegas Sands Chairman and CEO Sheldon Adelson speaks at a news conference for the Sands Cotai Central in Macau Wednesday, April 12, 2012. U.S. billionaire Adelson’s Macau casino operator launched on Wednesday its long-delayed fourth resort, a $4.4-billion complex that’s the company’s latest bet on continued strong growth in the world’s biggest gambling market. (AP Photo/Kin Cheung)

Presencia en Macao

Las Vegas Sands aprovechó la oportunidad cuando Macao, una antigua colonia portuguesa, fue devuelta al gobierno de China continental en 1999.

El gobierno portugués consideró que el juego era legal en Macao en 1849, pero la industria tuvo un gran avance en 1962 cuando se concedió al empresario Stanley Ho el monopolio de todas las formas de juego. Eso terminó en 2002, cuando se otorgaron tres concesiones de casinos, poniendo fin al monopolio. Sands se asoció con uno de los concesionarios ganadores y fue la primera empresa estadounidense en el mercado, por delante de Wynn Resorts Ltd. y lo que ahora es MGM Resorts International.

Sands Macao abrió en 2004 en “Las Vegas de Asia”. El complejo tuvo tanto éxito que sus ganancias del primer año superaron los 240 millones de dólares del costo de construcción del proyecto, según los analistas de la industria.

Adelson dijo que siempre supo que Macao sería un éxito para la empresa porque las mayores empresas de casinos estadounidenses cortejaban a los grandes apostadores asiáticos todo el tiempo, y Macao sería mucho más fácil de alcanzar que Estados Unidos. También indicó que los competidores asiáticos con sede en Macao estaban sorprendidos por su éxito.

“Los críticos predijeron erróneamente que no lo abriría”, dijo en una entrevista con Bloomberg en 2014. “Que nunca lo iba a construir, y si lo hacía, no abriría. Y si la abría, quedaría en bancarrota inmediatamente. No querían creer que alguien más pudiera hacer algo mejor que ellos. Me subestimaron enormemente”.

El auge asiático de la construcción de la empresa continuó en los años siguientes, con la apertura de Plaza Macao en 2008, la apertura de Sands Cotai Central en 2012 y la apertura de la Parisian Macao en 2016. El Sands Cotai Central está siendo renovado y rebautizado como The Londoner Macao como parte de una inversión multimillonaria, y está previsto que se inaugure este mes.

The Venetian Macao is shown in 2007, when it opened with the world’s largest casino. (AP Photo/Kin Cheung)
Las Vegas Sands Corp. Chairman and CEO Sheldon Adelson and his wife, Dr. Miriam Adelson, stand in front of a model of the Sands Cotai Central during a news conference in Macao on April 12, 2012. The company has become the dominant resort operator in the Chinese enclave Macao, the world’s largest gaming market. (AP Photo/Kin Cheung)
El presidente y director general de Las Vegas Sands Corp., Sheldon Adelson, y y el candidato pr ...
El presidente y director general de Las Vegas Sands Corp., Sheldon Adelson, y y el candidato presidencial Mitt Romney, posan para una fotografía en la Republican Jewish Coalition’s Winter Leadership Meeting en Venetian el 2 de abril de 2011, en Las Vegas. (David Becker/Las Vegas Review-Journal)

Megadonante político

A medida que su influencia se expandió por todo el mundo, Adelson y la compañía se involucraron fuertemente en la política. Originalmente un demócrata, Adelson comenzó a favorecer las políticas económicas republicanas a medida que su riqueza crecía.

Adelson financió generosamente, pero sin éxito, a los republicanos que desafiaban a los candidatos demócratas por los escaños de la Comisión del Condado Clark y el primer distrito del Congreso de Nevada antes de centrar su formidable poder de fuego en el frente político nacional. Adelson hizo una donación a la campaña de reelección de George W. Bush en 2004, y fue uno de los principales patrocinadores de un grupo conservador de defensa política llamado Freedom’s Watch en 2008.

En 2012, apoyó inicialmente al ex presidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, en las elecciones primarias presidenciales del Partido Republicano, antes de quedar a la zaga del candidato del partido, Mitt Romney. Según se informa, gastó 93 millones de dólares sólo en la carrera presidencial.

Ese año Adelson escribió un artículo de opinión para The Wall Street Journal titulado “No abandoné a los demócratas, ellos me abandonaron”. Una de sus mayores quejas sobre los demócratas fue lo que describió como un sentimiento anti-israelí emergente en el partido.

“Es la elección que, creo, mis antiguos vecinos judíos inmigrantes habrían hecho”, escribió. “No habrían dejado que unos pocos desacuerdos con los republicanos anularan la importancia de ponerse del lado del partido político que mejor apoya a las democracias liberales como Israel, el partido que mejor ejemplifica el espíritu de caridad, y el partido con políticas económicas que ciertamente serían mejores para los estadounidenses que ahora buscan trabajo”.

En 2016, Sheldon y Miriam Adelson donaron 82.5 millones de dólares a grupos republicanos. La pareja apoyó a Donald Trump y, tras su victoria en las elecciones presidenciales, también donaron cinco millones de dólares al comité de toma de protesta de Trump.

Los Adelson se clasificaron como los principales donantes políticos de la nación tanto en las elecciones de 2018 como en las de 2020, según el Center for Responsive Politics, destinando casi 350 millones de dólares a los candidatos republicanos durante esos ciclos. Los Adelson y Las Vegas Sands también donaron 23.2 millones de dólares para las elecciones estatales de 2018.

“Estoy en contra de que personas muy ricas intenten o influyan en las elecciones”, le mencionó Adelson una vez a Forbes. “Pero mientras sea factible, voy a hacerlo”.

El presidente Donald Trump y el presidente y director ejecutivo de Las Vegas Sands Corp., Sheld ...
El presidente Donald Trump y el presidente y director ejecutivo de Las Vegas Sands Corp., Sheldon Adelson, se dirigen a la Israeli American Council National Summit en Hollywood, Florida, el 7 de diciembre de 2019. (AP Photo/Patrick Semansky)

Promoción de Israel, filantropía

La influencia política de Adelson no se detuvo en las fronteras de Estados Unidos. Fue considerado por muchos como el contribuyente más generoso y más influyente en la campaña de Benjamín Netanyahu para ganar un cuarto mandato como primer ministro de Israel en 2015.

Los Adelson fueron firmes defensores del reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel y del traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén. Trump hizo ambas cosas, y los Adelson estuvieron presentes cuando la nueva embajada de Estados Unidos se abrió en Jerusalén en 2018.

Adelson también ha donado generosamente a causas que le preocupan. En 2006, los Adelson donaron 25 millones de dólares a Yad Vashem, el santuario del Holocausto en Israel, la mayor donación privada de su historia.

Ese mismo año, crearon la Dr. Miriam and Sheldon G. Adelson Medical Research Foundation, que ha financiado millones de dólares en investigaciones innovadoras sobre tratamientos del cáncer, trastornos neurológicos y otras enfermedades. La fundación nació de la frustración de Sheldon Adelson por la lentitud con la que se descubren tratamientos eficaces para los pacientes que sufren.

“El señor Adelson descubrió que el progreso en los descubrimientos médicos se veía frustrado por el secreto sobre los nuevos descubrimientos científicos hasta que se publicaban los artículos de las revistas o se financiaban las subvenciones, la biotecnología propiedad de la industria que se mantenía fuera de las manos de los investigadores académicos y un sistema que no fomentaba el riesgo de dar grandes pasos científicos”, dice el sitio web de la fundación. “Los investigadores brillantes vivían aislados y pasaban un tiempo precioso tratando de obtener fondos de las fuentes de financiación tradicionales del gobierno y de las fundaciones, muchas veces compitiendo con sus pares por los escasos recursos”. La fundación financia instituciones e investigadores que colaboran, juntan conocimientos y recursos, y verifican los experimentos de cada uno, acelerando la identificación de tratamientos efectivos.

En 2007, la pareja estableció la Adelson Family Foundation para “fortalecer el Estado de Israel y el pueblo judío”, según su sitio web. Entre las principales donaciones realizadas por conducto de la fundación cabe mencionar 50 millones de dólares para el Dr. Miriam and Sheldon G. Adelson Educational Campus, su escuela privada de Summerlin; 65 millones de dólares para la rama de investigación médica; y más de 400 millones de dólares para Birthright Israel, que financia visitas educativas gratuitas a Israel para adolescentes y jóvenes adultos judíos. Se cree que la fundación es el mayor de todos los donantes a causas judías e israelíes, ya que aporta unos 200 millones de dólares anuales.

Adelson a menudo hacía pequeños gestos de caridad. Cuarenta soldados estadounidenses que se estaban recuperando de graves heridas de guerra en Walter Reed National Military Medical Center volaron a Las Vegas para pasar el fin de semana del Día del Trabajo de 2008 en las lujosas suites del Venetian. Adelson pasó a recibir a muchos otros veteranos heridos en sus hoteles del Strip como agradecimiento por su servicio.

El programa de donaciones corporativas Sands Cares de la empresa proporciona dinero y voluntarios de la empresa para una variedad de causas, desde la asistencia en el caos que causó el tifón Hato en Macao en 2017, hasta el actual programa de sostenibilidad global Sands ECO360.

Lucha contra la drogadicción

La benevolencia de los Adelson también se centró en ayudar a los que luchan contra la drogadicción. La pareja abrió su primera clínica para tratar el abuso de drogas en Tel Aviv en 1993. En el 2000, los Adelson abrieron la Dr. Miriam and Sheldon G. Adelson Clinic for Drug Abuse Treatment and Research en Las Vegas para ayudar a tratar la adicción a los opiáceos y otras sustancias.

Además de financiar el tratamiento de las drogas, los Adelson han contribuido a campañas para derrotar la legalización de la marihuana medicinal y recreativa. Su pasión mutua por la lucha contra las drogas ilegales surgió de los estudios médicos de Miriam Adelson y de la pérdida de Mitchell Adelson, uno de los hijos de Sheldon Adelson, a raíz de su matrimonio con su primera esposa, Sandra, por una sobredosis de drogas en 2005.

De hecho, fue la dedicación de Adelson a la causa de la lucha contra la adicción lo que convenció a la entonces Miriam Farbstein de que aceptara tener una cita a ciegas con el “descarado hombre de negocios de Boston” que sus amigos habían sugerido que podría ser un buen partido para ella. Farbstein, médica y nativa de Israel, estudió dependencia química y drogadicción como estudiante de intercambio en la Universidad Rockefeller de Nueva York.

La cita funcionó y a pareja se casó en Israel en 1991.

“En los tres decenios transcurridos desde entonces, dudo que Sheldon y yo hayamos pasado más de media docena de noches separados”, escribió Miriam Adelson en una carta de celebración del 85º cumpleaños de su marido.

Trajo la NFL a Las Vegas

Más allá de las inversiones de su propia compañía en el Strip de Las Vegas, Adelson recientemente influyó en otra gran transformación del horizonte del corredor turístico: El Estadio Allegiant.

Adelson se asoció inicialmente con el dueño de los Oakland Raiders, Mark Davis, en 2016, lo que sentó las bases para el traslado del equipo a Las Vegas en 2020. La financiación privada prometida por Adelson ayudó a asegurar el apoyo de la Legislatura de Nevada para un aumento del impuesto a las habitaciones de hotel y 750 millones de dólares de financiación pública para el proyecto de dos mil millones de dólares.

Pero Adelson retiró su promesa de 650 millones de dólares en 2017 en medio de negociaciones fallidas con los Raiders y la NFL y por comunicaciones chapuceras relacionadas con el plan de negocios del estadio y la propuesta de arrendamiento.

“Los Adelson sintieron que (los Raiders) estaban pidiendo tener derecho a flujos de ingresos y cosas que simplemente hacían que el trato fuera inviable”, explicó Andy Abboud, vicepresidente de relaciones gubernamentales y asuntos comunitarios de Las Vegas Sands Corp. en 2017. “Nunca se trató del retorno financiero para los Adelson, pero la familia no iba a abrir su bolsillo para que les robaran, ya fueran los Raiders, la NFL o quien fuera”.

Sin embargo, el presidente de los Raiders, Marc Badain, el presidente de la junta de la Autoridad del Estadio de Las Vegas, Steve Hill, y el entonces presidente de la UNLV, Len Jessup, reconocieron públicamente que el plan del estadio no habría sido posible sin la participación inicial de Adelson. Los Raiders obtuvieron más tarde financiación bancaria para sustituir la inversión de Adelson, y el estadio cubierto se terminó el verano pasado.

Además de su esposa, Miriam, a Sheldon Adelson le sobreviven tres hijos, Gary, Adam y Matan Adelson; tres hijas, Shelley Adelson, Sivan Dumont (y su yerno Patrick Dumont) y Yasmin Lukatz; y 11 nietos.

El Review-Journal es propiedad de la familia de Sheldon Adelson.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Semana Nacional de Opciones Escolares

Los beneficios de contar con opciones escolares son inconmensurables. Son la base de una equidad educativa que permite alcanzar los sueños de muchas familias.

Llegó ataúd de Sheldon Adelson a Israel para su funeral

El ataúd de Sheldon Adelson llegó el jueves a Israel, donde el difunto pionero del turismo y filántropo de Las Vegas será enterrado el viernes.

Rapero de Las Vegas y su amigo acusados por homicidio

Un rapero y su compañero de casa fueron vinculados a un asesinato en noviembre después de que una mujer de un estudio de grabación de Las Vegas reconociera a los hombres.

La escuela privada más grande de Nevada reabre tras obtener exención del estado

Después de operar por más de cuatro meses con una mezcla de educación en persona y remota, la escuela privada más grande de Nevada recibió a la mayoría de sus estudiantes de vuelta a su campus de Las Vegas a tiempo completo a principios de este mes después de recibir una exención de ciertas restricciones de COVID-19 del estado.

Mujer intenta quemar a su amigo y hogar por cena de poco dinero

Autoridades reportaron que una mujer de North Las Vegas se enfadó porque un amigo se presentó a una cita para cenar con sólo cinco dólares en el bolsillo y luego incendió el apartamento del hombre en un intento de matarlo.

Se vuelca semi-remolque en el centro de Las Vegas

El accidente del viernes a las 7:44 a.m. en los carriles este de la Avenida Sahara por el paso elevado de la I-15, hizo que las autoridades bloquearan los carriles de giro a la izquierda que conducen a la interestatal.