Sospechoso de enviar bombas caseras se encontraba mezclando música mientras el FBI se acercaba a él

WASHINGTON – En las horas previas a su arresto, cuando las autoridades federales se concentraron y acumularon evidencias en secreto, César Sayoc estaba en su elemento: mezclando los 40 primeros éxitos en un club nocturno donde había encontrado trabajo como DJ.

Mientras entretenía a los clientes desde una cabina con poca luz que daba a un escenario en el Ultra Gentlemen’s Club, donde las decoraciones de Halloween colgaban en anticipación a una fiesta de disfraces, no podía haber sabido que los investigadores esa misma noche estaban aprovechando sus propios errores para construir un caso en contra él.

Es casi seguro que no tenía idea de que los técnicos de laboratorio habían vinculado el ADN en dos paquetes de bombas caseras que se le había acusado de enviar a demócratas prominentes a una muestra previamente recolectada por las autoridades del estado de Florida. O que una coincidencia de huellas dactilares había aparecido en un correo separado que las autoridades aseguran que él envió.

Y probablemente no sabía que los investigadores que rastreaban sus cuentas de redes sociales habían encontrado los mismos errores ortográficos en sus publicaciones en línea: “Hilary” Clinton, Debbie Wasserman “Shultz”, como en los correos que pronto se le acusaría de enviar.

Al final, los fiscales que acusaron a Sayoc de cinco delitos federales el viernes dicen que el ferviente partidario del presidente Donald Trump dejó sin saberlo una gran cantidad de pistas, lo que les proporcionó una ruptura crítica en una investigación de costa a costa sobre los envíos de bombas caseras que esparcen el temor de violencia en la temporada electoral. Los sobres manila envueltos en burbujas, dirigidos a demócratas como Barack Obama y Hillary Clinton e interceptados de Delaware a California, contuvieron pruebas forenses vitales que los investigadores dicen que aprovecharon para arrestar a Sayoc cuatro días después de que comenzara la investigación.

“Los delincuentes cometen errores, así que mientras más oportunidades tengan las autoridades policiales para detectarlos, mayores serán las posibilidades de que puedan actuar y eso parece ser lo que ocurrió aquí”, dijo el ex fiscal del Departamento de Justicia, Aloke Chakravarty, quien enjuició el caso de los bombardeos del maratón de Boston

Pero no siempre estuvo claro que se produjera tal ruptura, al menos no el lunes, cuando llegó el primer paquete: una bomba de tubo enviada por correo a una finca en Bedford, Nueva York, que pertenecía al multimillonario activista liberal George Soros. Ese mismo día, Sayoc, aún bajo el radar de la policía, reenvió un post que decía: “El mundo se está despertando ante los horrores de George Soros”.

Siguieron paquetes adicionales, que se entregaron al día siguiente para Clinton y Obama y luego a la red de cable CNN, al ex fiscal general Eric Holder, al ex vicepresidente Joe Biden y a otros objetivos demócratas de la ira conservadora.

Cada entrega adicional crea más inquietud. Pero juntos también proporcionaron más pistas para el FBI, que minó cada bomba casera en busca de pistas en un laboratorio en Quantico, Virginia.

A medida que avanzaban los paquetes, los técnicos lograron un gran avance: una huella digital y el ADN que quedaron en un paquete enviado a la Representante Maxine Waters, una demócrata de California y una de los destinatarios de una bomba, y el ADN de otro explosivo destinado a Obama. El FBI dijo que no había identificado otras posibles coincidencias en la evidencia que había examinado.

Además de eso, dijo el FBI, sus publicaciones en redes sociales que trafican con teorías de conspiración en línea, cuentas de parodia e insultos incluyen algunas de las mismas faltas de ortografía que se notaron en los 13 paquetes que se le acusó de enviar.

Las pistas, dicen las autoridades, los llevaron a un hombre de 56 años con una larga historia criminal que previamente se había declarado en bancarrota y parecía estar viviendo en su camioneta, duchándose en la playa o en un gimnasio local.

Mientras el FBI trabajaba las veinticuatro horas del día, y mientras los estadounidenses estaban ocupados debatiendo sobre el duro clima político y si Trump había avivado las llamas con su retórica, era lo habitual para Sayoc cuando se dirigía a Twitter para denigrar a objetivos como Soros. Eso no era infrecuente para el fisicoculturista aficionado y ex stripper cuyas cuentas en las redes sociales están salpicadas de memes que apoyan a Trump y publicidades demolificantes demócratas.

El jueves desde el mediodía hasta las 9 p.m. a medida que la policía se acercaba cada vez más, descendiendo en una instalación de clasificación postal en Opa-locka, Florida, Sayoc trabajaba como disc jockey en un club nocturno de West Palm Beach donde había encontrado trabajo en los últimos dos meses. Allí, hizo girar su música desde el interior de una pequeña cabina con poca luz que daba a un escenario con artistas bailando debajo de él. Fotos autografiadas de artistas adultos con poca ropa y desnudos estaban pegados en las paredes como papel tapiz.

“No sabía que este tipo estaba tan loco”, señaló Stacy Saccal, la gerente del club. “Ni una sola vez habló de política, esto es un bar, no hablamos de política o religión en un bar, ¿sabes? “

Pero Scott Meigs, otro DJ del club, tuvo una experiencia diferente.

Dijo que Sayoc había estado hablando de política a todos en el club durante las últimas dos semanas, predicando la necesidad de elegir a los republicanos durante las elecciones de noviembre. “Me imaginé que le apasionaban las próximas elecciones”.

A la mañana siguiente, fue detenido cerca de una tienda de autopartes en Plantation, Florida, al norte de Miami. Al otro lado de la calle, Thomas Fiori, un ex oficial de la ley federal, afirmó que vio a unos 50 oficiales armados acercándose a un hombre parado frente a una camioneta blanca con ventanas pegadas con calcomanías que apoyan a Trump y que critican a los medios de comunicación, incluida la CNN.

Le ordenaron que se echara al suelo, anunció Fiori, y él no se resistió.

“Tenía esa expresión de ‘está bien, me rindo’”, detalló Fiori.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like