“Tepesianos” salvadoreños temen separación de sus familias

“Si nos quitan el TPS lo que van a hacer es romper familias. Porque no solo somos 196 mil salvadoreños, con nosotros hay miles más que son esposas o esposos e hijos”, así se expresó un padre de familia salvadoreño de Las Vegas, todavía amparado por el Programa de Protección Temporal (TPS por sus siglas en inglés) que el gobierno federal ha anunciado que podría dejar sin efecto.

El próximo 9 de marzo vence el actual TPS para salvadoreños, pero antes, el 8 de enero, el Departamento de Seguridad Interior dará a conocer su decisión de terminarlo o renovarlo por 18 meses más.

Mientras tanto 196 mil salvadoreños con TPS en todo el país viven en la incertidumbre. De los ellos alrededor de 7,000 son de Nevada, según Tirso Sermeño, cónsul de El Salvador en Las Vegas.

Algunos de esos salvadoreños con TPS, también llamados “Tepesianos”, platicaron con El Tiempo sobre su situación personal.

-Mauricio Gutiérrez:

“Desde 2001 tengo TPS. Soy trailero, tengo mi pequeño negocio porque me dedico al autotransporte. Soy autosuficiente, pago impuestos, no le pido nada al gobierno”.

Su familia se integra con su esposa mexicana y tres hijos ciudadanos americanos. El más grande cumple 18 años en diciembre, el otro hombre tiene 15 años y su hija 9, y desde hace 15 años compró su casa.

Manifestó vivir peocupado porque se va a acabar el TPS y no tiene mucha esperanza de arreglar su estatus. Su hermana se acaba de hacer ciudadana americana, pero a través de ella tardaría mucho tiempo en arreglar su estatus. Lo más cercano sería con su hijo.

-Edmundo Urquilla:

Es una persona mayor, beneficiario del TPS desde hace muchos años y desde hace dos está retirado. Acompañado de su esposa en las afueras del Consulado de El Salvador, dijo que tiene dos hijos grandes, un hombre y una mujer, que ya tienen sus propias familias, y también están protegidos por el TPS.

Cuando llegó al país solicitó por asilo político y lo negaron, pero el mismo juez le dio la opción de ampararse con el TPS.

“Yo, mi esposa y mis hijos somos buenas personas; somos respetuosos de las leyes, de las autoridades, pagamos impuestos, no damos problemas. El TPS nos ha permitido trabajar y hacer bien las cosas. Ahora dicen que lo van a quitar y eso nos va a afectar mucho, será una injusticia si eso sucede”.

-A cambiarse de casa:

El salvadoreño José (no quiso dar su nombre completo), de casi 50 años de edad, todavía ampardo por el TPS hasta marzo del 2018 fue despedido de su empleo de 10 años de antigüedad, dijo. “Creo que fue por la situación que está pasando y hay personas que lo discriminan a uno por ser hispano. Estoy buscando trabajo, me voy a cambiar de casa y viendo qué va a pasar”.

-¿Qué le dice a los representantes en Washington?

Mauricio Gutiérrez: “Que por favor tomen en cuenta que somos familias. No solo somos 196 mil salvadoreños porque junto con nosotros están nuestras esposas, esposos e hijos, son muchos miles más de personas. Esto que nos sucede con el TPS es injusto. Lo que van a hacer es romper familias. Que se pongan la mano en su corazón y piensen en sus propias familias”.

Edmundo Urquilla: “Sería una injusticia quitarnos la protección del TPS. El Salvador tiene muy mal su economía. La violencia llega a ser extrema; las pandillas como “Las Maras” tienen en una inseguridad terrible a la gente. Por favor piensen en eso”.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like