Terapia con caballos rescatados

Teniendo como fondo la montaña Lone, en una casa a la orilla de Las Vegas convertida en rancho con caballeriza y corral de gallinas, la fundadora de Equinoterapia Spirit, Laurie Willmott, recibe a niños, familias y voluntarios que trabajan con sus caballos, los cuales son rescatados de refugios y donados por personas que ya no pueden mantenerlos.

‘Dreamer’, es un caballo veterano que su anterior propietario no podía sacarle mayor provecho para el trabajo. Los equinos son el mundo de Willmott, quien se enteró de esta situación y encontró para el cuadrúpedo una nueva función, la de servir para la rehabilitación de niños con diferentes problemas, desde una depresión de adolescencia hasta condiciones como el autismo.

“A mi sobrina le diagnosticaron parálisis cerebral, es una condición de por vida, y la equinoterapia fue una opción a la medicina tradicional, la niña puede tener una mejor calidad de vida y la alegría de convivir y aprender de un animal tan noble que popularmente se sabe que no son agresivos y transmiten sentimientos positivos”, dijo Laurie.

Por 25 años de su vida, Laurie fue estilista de belleza, sin embargo su infancia fue en un rancho de Minnesota con caballos, al enterarse de la certificación PATH (Asociación de Profesionales en Terapias con Equinos), lugar donde otorgan la licencia para utilizar un equino en terapias, se entrena a la persona intereseda al animal, y a cómo convivir con el paciente en necesidad, -comúnmente niños- Willmott toma riendas en el asunto y se prepara para adquirir la educación y licencia necesaria para instruir.

Cabe mencionar que todos los instructores en Spirit cuentan con esta certificación PATH, varios de ellos tienen una licenciatura relacionada con medicina o veterinaria. Kayle Hassel, una de las instructoras dijo, “es indescriptible la satisfacción de ser voluntaria en Spirit, los resultados son mucho mejores de lo que la familia se puede imaginar”.

La gran mayoría de los niños que son atendidos en Spirit, llegan al lugar como última opción luego den haber escuchado un rotundo “no” durante varios años por parte de médicos tradicionales, que ciertamente saben que no hay una cura científica para la condición de los niños, ya que muchas veces son enfermedades de nacimiento. Mediante la equinoterapia, los pequeños pacientes pueden mejoran su motricidad, sociabilización, autoestima y seguridad.

Algunas de las condiciones de los niños que asisten a las equinoterapias, son síndrome de down, asperger, depresión, esclerosis múltiple parálisis cerebral, autismo, síndrome de Rett, entre otras. Cada terapia es personalizada entre el niño, el instructor y el caballo o en algnos casos pony. El paciente, va teniendo un avance, mediante se va relacionando más con la terapia, hasta que llega un momento en el tratamiento, en el que el jinete ya ha establecito una relación de confianza con el caballo y se le permite montar solo, con vigilancia del instructor.

Spirit lleva 17 años operando como fundación sin fines de lucro, hay pacientes que tienen la posibilidad de dar un donativo, el cual es bien recibido. No obstante, el programa Spirit sobrevive con donaciones que obtiene de diversos eventos.

Para más información visite

www.spirittherapies.org

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like