Toca tierra el huracán Florence en Carolina del Norte

WILMINGTON, Carolina del Norte.– El huracán Florence tocó tierra en Carolina del Norte la madrugada del viernes, empujando una oleada de tormentas que amenazan vidas, inundando millas en el interior y destrozando edificios con vientos huracanados y lluvia torrencial.

Más de 60 personas tuvieron que ser retiradas de un motel que se derrumbaba en el momento álgido de la tormenta, y muchas más que desafiaron las órdenes de evacuación esperaban ser rescatadas. Los pedazos de edificios destrozados por la tormenta volaron por el aire.

Lo más inquietante es que los pronosticadores declararon que el aterrador ataque duraría horas y horas ya que Florence apenas avanzaba a 6 mph (9 kph) y seguía extrayendo energía del océano.

Florence tocó tierra como un huracán de categoría 1 a las 7:15 a.m. en Wrightsville Beach, unas millas al este de Wilmington, mientras el centro de su ojo se movía hacia la costa, informó el Centro Nacional de Huracanes.

Las calles costeras fluían con agua del océano espumosa, y más de 460 mil casas y negocios estaban sin electricidad, principalmente en Carolina del Norte, según poweroutage.us, que rastrea la red eléctrica del país.

Los meteorólogos dijeron que se esperaba una inundación de agua dulce “catastrófica” a lo largo de cursos de agua lejos de la costa de las Carolinas.

Los vientos huracanados se extendieron 80 millas (130 kilómetros) desde su centro, y los vientos con fuerza de tormenta tropical alcanzaron las 195 millas (315 kilómetros).

Los vientos doblaban los árboles hacia el suelo y las gotas de lluvia volaban hacia un lado cuando Florence se movía para una estancia prolongada, con suficientes vientos asesinos que se arremolinaban en el exterior para mantener su poder. Los meteorólogos aseguraron que la embestida podría durar días, dejando una gran área bajo el agua de fuertes aguaceros y mares crecientes.

El viento aullaba y las hojas de lluvia salpicaban las ventanas de un hotel antes del amanecer en Wilmington, donde Sandie Orsa de Wilmington estaba sentada en un vestíbulo iluminado por luces de emergencia después de que fallara la luz.

“Es muy espeluznante, el viento aullando, la lluvia que sopla de costado, la ruina volando”, relató Orsa, que vive cerca y teme que las astillas de los árboles golpeen su casa.

El mar en ascenso se arrastró hacia la casa de dos pisos de Tom Copeland, que vive en una lengua de tierra rodeada de agua en Swansboro. Los vientos derribaron árboles por todas partes.

“El agua es tan alta como siempre y las olas se están rompiendo en mi punto, que normalmente es hierba”, comentó Copeland, fotógrafo independiente de The Associated Press. “Los árboles están soplando en el viento. Aún no ha llegado nada a la casa, pero todavía están soplando”.

En Jacksonville, al lado de Camp Lejeune, el Triangle Motor Inn se desarmaba el viernes temprano. Los bomberos y la policía lucharon contra el viento y la lluvia yendo de puerta en puerta para sacar a la gente después de que la estructura de bloques de cemento comenzó a derrumbarse y el techo comenzó a colapsar. Formaron un convoy a un centro de operaciones de emergencia, de acuerdo con el Jacksonville Daily News.

Los vientos máximos sostenidos de la tormenta se mantuvieron a aproximadamente a 90 mph (144 kph). Una ráfaga de 105 mph (169 kph) se registró en el aeropuerto de Wilmington, superando el poder del huracán Fran hace dos décadas.

El Centro Nacional de Huracanes mencionó que un indicador al norte de Wilmington en Emerald Isle, Carolina del Norte, reportó 6.3 pies (1.92 metros) de inundación.

Más arriba en la costa, en New Bern, cerca de 150 personas esperaban ser rescatadas de las inundaciones en el río Neuse, informó WXII-TV. La ciudad reportó que dos equipos de FEMA estaban trabajando en rescates de aguas rápidas y que había más en camino.

Lo peor de la furia de la tormenta aún no había llegado a la costa de Carolina del Sur, donde los gerentes de emergencias anunciaron que la gente aún podía salir de las zonas propensas a las inundaciones.

“Todavía hay tiempo, pero no mucho”, agregó Derrec Becker del Departamento de Manejo de Emergencias de Carolina del Sur.

Más de 12 mil estaban en refugios en Carolina del Norte. Otras 400 personas se encontraban en refugios en Virginia, donde las predicciones eran menos graves.

Funcionarios de correccionales de Carolina del Norte dijeron que más de 3 mil personas fueron trasladadas de cárceles de adultos y centros juveniles en el camino de Florence, y más de 300 presos del condado fueron transferidos a las instalaciones estatales.

Las autoridades indicaron que aproximadamente 1.7 millones de personas en las Carolinas y Virginia fueron advertidas de evacuar, pero no está claro cuántas lo hicieron. Las casas de aproximadamente 10 millones de civiles estaban bajo vigilancia o advertencia por las condiciones de huracanes o tormentas tropicales. Las ciudades costeras en las Carolinas estaban en gran parte vacías, y las escuelas y negocios cerraban tan al sur como Georgia.

Los meteorólogos recalcaron que el oleaje de Florence podría cubrir casi una franja de la costa de Carolina hasta 11 pies (3.4 metros) de agua marina, y los días de aguaceros podrían descargar más de 3 pies (0.9 metros) de lluvia, provocando inundaciones severas.

Una vez huracán de categoría 4 con vientos de 140 mph (225 kph), fue degradado categoría 1 el jueves por la noche.

Los meteorólogos destacaron que dado el tamaño de la tormenta y su lentitud, podría causar un daño épico similar al que vio el área de Houston durante el huracán Harvey hace poco más de un año, con inundaciones afectando hogares y negocios y ahogando sitios de desechos industriales y estanques de estiércol.

Florence fue visto como una importante prueba para la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), que fue muy criticada por el lento y desprevenido año pasado del huracán María en Puerto Rico.

No todos tomaban demasiado en serio a Florence: alrededor de dos docenas de lugareños se reunieron el jueves por la noche detrás de las ventanas tapiadas del bar The Barbary Coast mientras Florence llegaba a Wilmington. Otros estaban en casa esperando lo mejor.

“Este es nuestro único hogar, tenemos dos botes y todas nuestras posesiones mundanas”, señaló Susan Patchkofsky, quien rechazó las súplicas de su familia para evacuar y se quedó en Emerald Isle con su esposo. “Tenemos un sótano y un generador seguros que se encienden automáticamente, elegimos resguardarnos abajo”.

Add Event

You May Like