Toma medidas la LVCVA tras uso indebido de tarjetas de regalo

La Junta de la Autoridad de Convenciones y Visitantes de Las Vegas (LVCVA) aprobó el martes una serie de recomendaciones para frenar el uso indebido por parte de los empleados de las tarjetas de regalo de las aerolíneas.

Aún así, Bill Noonan, presidente del comité de auditoría de la junta, dijo que se podrían necesitar medidas adicionales para reforzar otras políticas de viaje dentro de la autoridad de la convención financiada con fondos públicos.

“No hemos terminado”, indicó Noonan, quien también es vicepresidente senior de Boyd Gaming. “Fácilmente podría haber más”.

Se negó a proporcionar detalles, pero destacó que los resultados finales de una revisión de las políticas de viaje podrían presentarse ante su comisión y la junta completa el próximo mes.

Los auditores del mes pasado revelaron que el presidente de la autoridad de la convención, Rossi Ralenkotter, usó $17 mil 152 en tarjetas de Southwest Airlines para viajes personales para él y su familia. El comisionado del condado de Clark, Lawrence Weekly, quien preside la junta, usó $699 en tarjetas de Southwest para un viaje con su hija.

Falta de Controles Internos

La falta de controles internos sobre las tarjetas, que se distribuyeron entre 2012 y 2017, condujo a su uso indebido para viajes personales, concluyeron los auditores.

Los ejecutivos financieros de la Autoridad descubrieron la existencia de las tarjetas de regalo en febrero de 2017, pero la agencia no informó a la junta hasta febrero de este año, después de que los ejecutivos confrontaron a Ralenkotter sobre su uso personal. Ralenkotter informó a Noonan, quien luego ordenó la revisión.

El Las Vegas Review-Journal había solicitado los registros de regalos y viajes de los empleados meses antes de la divulgación de las tarjetas de regalo en 2017, pero la autoridad no proporcionó ningún registro de las tarjetas de las aerolíneas. Mantiene que no hubo un proceso en el lugar y en el momento para rastrear su uso.

Hasta el momento, los auditores no han abordado cuántos empleados tenían acceso a las tarjetas, que fueron distribuidas por Brig Lawson, el director de asociaciones comerciales de la agencia.

Las recomendaciones aprobadas el martes incluyeron el almacenamiento de las tarjetas bajo llave, lo que requiere la aprobación por escrito de cualquier solicitud de tarjeta de regalo y registro de recibos.

Muchas de las restricciones ya se han implementado, señaló Noonan.

El mes pasado, Noonan reprendió a Ralenkotter ante el comité de auditoría, asegurando que el uso personal del jefe de turismo de las tarjetas era “altamente inapropiado”.

Ralenkotter ganó casi $900 mil el año pasado en sueldos, bonificaciones y beneficios, según el grupo de vigilancia gubernamental Transparent Nevada.

Antes del voto unánime y rápido del martes, los miembros de la junta no hicieron ninguna pregunta sobre el abuso de las tarjetas de regalo, y los nombres de Ralenkotter y Weekly no aparecieron.

‘Tenemos que hacer un mejor trabajo’

Después de la reunión, Noonan afirmó que estaba preocupado por la incapacidad de la autoridad para realizar un seguimiento de las tarjetas.

“Simplemente no había pautas claras que puedan verse en los negocios privados”, destacó. “La buena noticia es que el personal lo reconoce y cree que debemos hacer un mejor trabajo al tratar de implementar políticas más completas”.

Tanto Ralenkotter como Weekly se responsabilizaron de sus acciones el mes pasado y le devolvieron el dinero a la autoridad de la convención. A los empleados ya no se les permite usar tarjetas aéreas para viajes personales.

Las nuevas políticas se producen en medio de una investigación del Review-Journal que ha cuestionado el gasto de la agencia y una relación acogedora con los miembros de la junta.

Una historia del Review-Journal de abril de 2017, basada en más de 32 mil páginas de recibos de ejecutivos de la autoridad de la convención durante tres años fiscales, mostró gastos lujosos en entretenimiento de alto nivel, obsequios para empleados y viajes de primera clase al extranjero para miembros de la junta.

El Review-Journal también descubrió que los oficiales de seguridad de la convención estaban ofreciendo paseos a Ralenkotter y al ex alcalde de Las Vegas: Oscar Goodman, a quien se le pagaron $72 mil al año para servir como embajador de turismo de la agencia. La investigación en curso mostró controles laxos sobre iPads, altavoces y otros obsequios en el almacén de la autoridad.

La agencia tiene un presupuesto operativo de aproximadamente 251 mdd, financiado principalmente por impuestos de hoteles, y lo usa para promover el turismo y operar el Centro de Convenciones de Las Vegas.

El Review-Journal es propiedad de la familia del presidente y gerente general de Las Vegas Sands Corp., Sheldon Adelson. Las Vegas Sands Corp. opera el Sands Expo and Convention Center, que compite con el Centro de Convenciones de Las Vegas operado por LVCVA.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like