Trabajadora de Death Valley ha sentido algunas de las temperaturas más altas y más bajas de la Tierra

Miles de turistas descienden al Valle de la Muerte (Death Valley) cada verano para experimentar uno de los lugares más extremos del mundo en su forma más extrema. Comparado con Terry Eddington, estas personas son amateurs. La conserje del Servicio de Parques Nacionales está a la mitad de su primer verano en el Valle de la Muerte, y ya ha vivido y trabajado durante un mes de julio que puede ser el mes más caluroso registrado en la Tierra.

Antes de eso, Eddington pasó cinco inviernos en la Antártida, tres de ellos en el Polo Sur, donde la temperatura bajó a menos 103.

“No es por eso que vine al Valle de la Muerte, para ir de un extremo a otro, simplemente así se dieron las cosas”, afirmó la mujer de 56 años. “A veces me pregunto cómo me meto en estas situaciones”.

Eddington es una de las dos docenas de trabajadores de mantenimiento cuyos trabajos requieren que trabajen afuera en uno de los lugares más atractivos del mundo.

Cuatro días a la semana, recorre la mitad sur del Parque Nacional del Valle de la Muerte, a 160 kilómetros al oeste de Las Vegas, vaciando botes de basura, limpiando inodoros, recogiendo basura e interactuando con el público.

Lleva una botella de agua de 40 onzas donde sea que vaya, llenándola y vaciándola de un refrigerador más grande en la cabina de su camión de mantenimiento hasta seis veces por turno.

Ella lo complementa con electrolitos en polvo o Gatorade. Suda tanto que rara vez necesita usar los baños que limpia.

Si se queda afuera al sol charlando con un visitante por más de unos minutos, el llavero de latón que cuelga de su cinturón se pondrá demasiado caliente para tocarlo.

No puede usar guantes de látex porque son demasiado delgados para proteger sus manos del mango de metal de la escoba que lleva en la caja de su camioneta. “Tengo que usar guantes de cuero reales como agarraderas”, dijo.

La parte más baja del mundo

Eddington nació y creció en el sur de California. Consiguió su primer trabajo en el parque en 1985 en el Parque Nacional Kings Canyon, donde atendía mesas para un operador de restaurante privado.

Pasó la siguiente década en puestos estacionales, principalmente en el Parque Nacional Yellowstone, antes de encontrar trabajo como transportista rural para el servicio postal.

Cuando se aburrió con eso, se unió al personal de apoyo en una estación de ciencia en la Antártida, un trabajo que requería que pasara una evaluación psicológica.

Ella terminaría pasando dos veranos y cinco inviernos en el continente sur entre 2005 y 2014.

“El invierno en la Antártida es básicamente nueve meses de oscuridad sin el apoyo del mundo exterior”, señaló. “El último avión sale alrededor del Día de San Valentín, y los vuelos no comienzan nuevamente hasta Halloween”.

Durante tres de esos inviernos, vivió y trabajó en la Estación Amundsen-Scott South Pole, de 80 mil pies cuadrados, de la National Science Foundation. Durante dos de esos inviernos, dirigió el huerto hidropónico de la estación, cosechando más de 400 libras de productos en un solo mes del desierto helado en el fondo del mundo.

Después de su última gira en el Polo Sur, trabajó brevemente en el Monumento Nacional de Colorado, luego tomó un trabajo de apoyo dentro del Círculo Polar Ártico en una instalación de producción de gas natural en la vertiente norte de Alaska.

Pasó los últimos dos inviernos trabajando en empleos de servicio de parques estacionales en el Valle de la Muerte “estaba cansada del frío”, aseguró.

Ella fue contratada de forma permanente por el parque a principios de este año.

Eddington comentó que nunca experimentó fiebre de cabina en la Antártida o Alaska como lo ha hecho este verano en el Valle de la Muerte. Cuando ella no está en el trabajo, dijo, se siente atrapada en casa, bajo el aire acondicionado.

Menciona que tiene suerte de tener una de las casas más nuevas del gobierno, pero no es perfecta. Cada vez que enciende un grifo, el agua sale a 102 grados y nunca se enfría.

“No hay una ducha fría para mí después del trabajo”, relató.

Huevos rotos, pájaros muertos

Eddington se despierta a eso de las 4 a.m. para ponerse su uniforme de servicio verde y gris, empacar un almuerzo y recoger su equipo. A las 5:45, abandona el área de alojamiento del personal de Cow Creek para asistir a una reunión informativa a las 6 a.m. con el resto del personal de mantenimiento.

Luego se sube a su camioneta de servicio del parque y sale a la carretera alrededor de las 6:15 a.m., antes de que el sol salga detrás de las Montañas Funerarias.

Su ruta, de aproximadamente 90 millas, la lleva a Golden Canyon, Artists Palette, Zabriskie Point y Dante’s View.

En este día, ella comienza con una parada rápida en el centro de visitantes de Furnace Creek, donde deja un par de aspiradoras. Luego continúa hacia el sur hasta Badwater para limpiar los baños y llenar una bolsa de 55 galones con basura arrojada por los turistas en el punto más bajo de América del Norte.

En esta época del año, encuentra manchas amarillas en las aceras y en el pavimento donde los visitantes tiran huevos para verlos cocinar.

“Ahora se convierte en comida ilegal para la vida silvestre y un gran desastre para mí”, puntualizó Eddington. “Veo cáscaras de huevo en todas partes todo el tiempo”.

También encuentra regularmente los restos de pájaros que fueron atraídos por la falsa promesa de alivio de Badwater, solo para ser vencidos por el calor.

La víctima de hoy es un pato silvestre. Ella esconde el pato muerto en los arbustos para descomponerse naturalmente junto al sumidero salobre.

Está de vuelta en la carretera antes de las 8 a.m. Entre paradas, se detiene de vez en cuando para recoger latas de cerveza, globos de Mylar y otra basura del costado de la carretera.

Eddington dijo que ha notado un cambio en la forma en que las personas se comportan en los parques nacionales. Hay más basura y menos respeto por las reglas.

“A algunas personas les importará, y otras personas no. Es desalentador ver el desastre que hacen a veces”, destacó. “Realmente me preocupa con todos estos recortes presupuestarios y de personal. No podemos mantener el ritmo, y las visitas van en aumento”.

El mes más cálido en cualquier lugar

Eddington intenta terminar la mayor parte de su trabajo al aire libre al mediodía para evitar la parte más calurosa del día, pero no hay escapatoria al calor durante lo peor.

Julio fue como nada que ella haya experimentado alguna vez.

Hubo 21 días cuando la máxima diurna alcanzó al menos 120 grados, y 10 días cuando la mínima durante la noche nunca cayó por debajo de 100. Durante un tramo a fines de mes, la temperatura alcanzó los 127 durante cuatro días seguidos.

La temperatura promedio de julio – fue de 108.1 grados, incluidos los altos y bajos – ahora se ubica como el mes más caluroso jamás medido en el Hemisferio Occidental y probablemente en el mundo.

“Fue un poco como abrir el horno y respirar ese aire caliente”, manifestó. “Tu cara se vuelve roja por el sol que te golpea”.

En los peores días, cuando la temperatura llegaría a 115 al rededor de las 9 a.m., incluso tareas menores como enrollar la manguera en la lavadora a presión minarían la fuerza de Eddington.

Trabajaría durante 10 minutos y luego se enfriaría durante 20 en la cabina con aire acondicionado de su camión.

“De alguna manera evité recoger basura a lo largo de las carreteras”, indicó. “A veces me resultaba difícil caminar hasta mi auto al final del día”.

Este martes a principios de agosto es delicioso en comparación. Apenas 90 grados cuando se va a trabajar, y para las 8 a.m. la temperatura solo ha subido a 104.

“Esto es agradable”, expresó Eddington, mirando la pantalla de temperatura del tablero del camión. “Esto es tan agradable”.

No se queda así.

Alrededor de la 1 p.m., cuando hace un último paso por el campamento de Furnace Creek, en su mayoría abandonado, el calor reverbera en el pavimento y le pica la piel en las orejas, incluso debajo del sombrero de ala plana.

La temperatura máxima oficial del Valle para el día alcanzaría una máxima de 121, pero en el centro de visitantes, los turistas posan para fotos frente a una pantalla digital que dice 123 a las 2:30 p.m.

Eddington anunció que planeaba pasar el resto de su turno en el interior y el resto del día en su casa, con el termostato puesto a 75.

Ella lo pensó mucho, confesó. Preferiría tener frío.

Add Event

You May Like