52°F
weather icon Clear

Trabajadores: la moral del personal de apoyo de las escuelas del Condado de Clark ‘se ha derrumbado’

Algunos días, Chip Lydick va directo a su autobús escolar para evitar la atmósfera negativa en las oficinas de su patio de autobuses del Distrito Escolar del Condado de Clark.

“A veces, yendo a la sala de escuadrones o a la oficina, hay una gran nube de ansiedad o ira”, afirmó el conductor del autobús. “A veces es difícil lidiar con eso”.

Lydick siente el entorno tóxico que se extiende por todo el resto del personal de apoyo del distrito, que se siente subestimado, mal pagado y pasado por alto.

El desánimo en las filas de los aproximadamente 12 mil empleados de apoyo del distrito, esencialmente todos los cargos no docentes, policiales o administrativos, es desenfrenado, indican entrevistas con más de media docena de trabajadores de apoyo.

La moral de los conserjes del distrito, el personal de oficina, los conductores de autobuses y otros trabajadores de apoyo solo ha empeorado frente a los salarios estancados, los crecientes costos del seguro de salud y los dos años de déficit presupuestario que han pesado fuertemente en el personal de apoyo.

“Todos nos sentimos menospreciados”, aseguró Serena Koerner, secretaria de West Career and Technical Academy. “Todos sentimos que somos los primeros en irnos y los últimos en ser sanados, que nuestras preocupaciones no son consideradas”.

Eso deja al nuevo Superintendente Jesús Jara y otros funcionarios del distrito con un desafío difícil: tratar de transmitir su aprecio por los empleados que sienten que regularmente se les está dando el extremo más corto, y con frecuencia lo son.

Sintiéndose engañados

El mes pasado, un árbitro dictaminó que el distrito no tenía dinero suficiente para proporcionar al personal de apoyo un aumento salarial de 2 por ciento para el año escolar 2017-18.

A los maestros y administradores se les adjudicaron aumentos mediante el arbitraje, aunque los maestros aún no han recibido ese aumento porque el distrito lo ha combatido en los tribunales.

Históricamente, los empleados de apoyo han recibido menos aumentos en los últimos 10 años en comparación con esos dos grupos, de acuerdo con los datos del distrito. Han recibido cinco aumentos salariales de los años fiscales 2007 a 2017 para un total de 12.6 por ciento en aumentos, según los datos del distrito.

Past raises for administrators, teachers and support staff in the Clark County School District

This does not represent the actual increase in salary from 2007 to 2017 due to compounding interest, but is rather the total of each percentage raise over the years.

Los maestros, por su parte, han recibido siete aumentos por un total de aproximadamente el 18 por ciento, y los administradores recibieron siete por un total de casi el 20 por ciento.

El distrito dijo el viernes que la Junta Escolar había autorizado al superintendente a ofrecer un pago único a todos los grupos de empleados en un esfuerzo por levantar la moral.

Pero eso puede no ser suficiente para borrar el daño.

Los empleados de apoyo también aparentemente fueron los más afectados por los recientes recortes presupuestarios, al menos desde el déficit de 2017.

Después de dicho déficit, 240 empleados de apoyo fueron reasignados a un trabajo diferente, en comparación con 16 administradores de escuelas. Seis empleados de apoyo fueron finalmente los únicos que quedaron sin trabajo después del proceso de reasignación, según los datos del distrito.

El distrito no pudo proporcionar dichos datos para el déficit más reciente de 68 mdd hasta el viernes.

Algunas de esas reasignaciones o recortes podrían atribuirse a los cambios regulares de personal y no al déficit, señala el distrito.

Pese a todo, los déficits aún dejaban una marca indeleble en la moral.

“En los últimos años, está muy contaminado”, señaló Kathleen Saludares, especialista en administración de energía de la oficina. “Tuvimos personas que se retiraban y no tenían intenciones de retirarse, solo dijeron, ‘suficiente, simplemente no puedo soportar esto más’”.

Exceso de trabajo y perspectivas de promoción atenuadas

Además del salario estancado y los mayores costos de atención médica, algunos empleados aseguran que se espera que hagan más en el trabajo.

Los conductores de autobuses, en particular, afirman que la escasez constante de conductores del distrito los obliga a elegir rutas adicionales que no están llenas, a menudo poniéndolas detrás de sus horarios.

“Es muy frustrante porque me detengo para recoger a estos niños, estos niños ahora se están quejando ante mí, ‘¿Por qué llegas tarde, por qué llegas tarde?’”, comentó Lydick. “Llego a la escuela, la escuela se queja, ‘¿Por qué llegas tarde?’ Recibimos a los padres que llaman, ‘¿Por qué llegaron tarde?’ Es un efecto de bola de nieve”.

A partir del 31 de julio, el distrito esperaba 71 vacantes de una fuerza de trabajo de mil 659 conductores cuando las clases comiencen el 13 de agosto.

La promoción es una forma de obtener un aumento salarial, pero algunos empleados dicen que aquellos que están contratando en el distrito a menudo se hacen una idea de a quién elegirán para un trabajo antes de publicarlo.

“Simplemente, no puedes llegar a ningún lado”, comentó Sharon Cooper, una empleada de documentos de construcción. “Hay tanto favoritismo que sigue, es simplemente ridículo”.

Al igual que otros, Cooper mencionó que está buscando trabajo fuera del distrito, a pesar de que eso puede significar un recorte salarial.

La tasa de rotación entre el personal de apoyo y la policía escolar ha aumentado ligeramente en los últimos seis años. En el año escolar 2012-13, aproximadamente el 5.7 por ciento de esos empleados abandonaron el distrito, según los datos del distrito. En el año 2017-18, ese número fue del 6.9 por ciento.

Mientras tanto, muchos empleados de apoyo se han desilusionado con su sindicato, la Asociación de Empleados de Apoyo Educativo. El grupo está enzarzado en una batalla con el sindicato local de los Teamsters en una pelea para representar al personal de apoyo, una lucha que está esperando ser resuelta por el Tribunal Supremo del estado.

“Los odiamos; no los queremos “, dijo Saludares sobre ESEA. “Necesitan irse, adiós. No hacen nada por nosotros, nada”.

Los líderes de ESEA no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Nuevo líder, nueva esperanza

Pese a las eslingas y las flechas, no todos los trabajadores de apoyo son miserables.

Andrea Gorman entiende por qué sus colegas se sienten deprimidos, pero dice que intenta mantener una actitud positiva.

“Simplemente me hace muy feliz ver a los mismos niños cada año”, destacó Gorman, un conductor de autobús con necesidades especiales que espera regresar a la escuela algún día. “Estoy muy emocionado de ver a los niños de nuevo”.

Jara ha reconocido que el precario estado financiero del distrito presenta un obvio desafío a los esfuerzos para elevar la moral, pero se comprometió a comunicarse para apoyar a los miembros del personal sobre lo mucho que el distrito aprecia su trabajo.

Pero para Koerner, la secretaria, las declaraciones de apreciación no significan nada.

“No más palabras”, indicó. “¡Valídenos! No me digan cuánto me aprecian. Muéstrenme cuánto me aprecian”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.