Trump cuestiona el informe del DOJ sobre el FBI

WASHINGTON – El presidente Donald Trump disputó los hallazgos del Departamento de Justicia (DOJ) el viernes que el ex director del FBI: James Comey manejó la investigación por correo electrónico de Hillary Clinton sin motivación política, declarando que el FBI estaba predispuesto “al más alto nivel” y “conspirando contra mi elección”.

El informe del Inspector General (IG) del departamento, aunque criticaba personalmente al FBI y a Comey, no encontró evidencia de que el sesgo político corrompiera la investigación de las prácticas de correo electrónico de Clinton en los meses y días previos a la elección de Trump.

Pero el viernes, después de tuitear que había hecho un “gran servicio” a la nación al despedir a Comey, Trump se dirigió al North Lawn de la Casa Blanca para hablar con “Fox & Friends” durante más de media hora, reclamando que el informe “totalmente” lo exoneró, luego señaló las metas que afirmó había logrado y se quejó de no obtener el crédito adecuado.

Luego recurrió a otros periodistas y revisó la misma lista durante otros 20 minutos.

En el informe del inspector general que no encontró sesgo político en las conclusiones finales del FBI, dijo: “El resultado final fue incorrecto. Hubo parcialidad total”.

“Comey era el líder de este grupo, ya sabes, guarida de ladrones. Era una cueva de ladrones “, describió.

Los comentarios de Trump siguieron al informe del IG de 500 páginas que detallaba que Comey era “insubordinado” en su manejo de la investigación de Clinton porque rompió el protocolo de la agencia. El informe también reprendió a los funcionarios del FBI por intercambiar mensajes de texto contra Trump durante la campaña de 2016.

Pero dijo: “No encontramos evidencia de que las conclusiones de los fiscales se hayan visto afectadas por prejuicios u otras consideraciones inadecuadas; más bien, determinamos que se basaban en la evaluación de los hechos por parte de los fiscales, la ley y la práctica anterior del departamento”.

Los partidarios de Trump han argumentado que los hallazgos son una prueba del sesgo político en los niveles más altos del FBI que luego contaminaron la investigación de Rusia, liderada primero por el FBI y ahora por el asesor especial Robert Mueller. La investigación de Mueller incluye una investigación sobre si el propio Trump intentó obstruir la justicia al despedir a Comey.

Trump señaló el viernes, como lo hizo antes, que la investigación de Mueller también “ha sido totalmente desacreditada”.

“El Informe IG es un desastre total para Comey, sus secuaces y, lamentablemente, para el FBI”, tuiteó Trump antes. “Comey ahora oficialmente pasará a ser el peor líder, de lejos, en la historia del FBI. Hice un gran servicio a la gente al despedirlo, buenos instintos”.

El abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, le reportó a “Fox & Friends” que el informe arroja dudas sobre si Trump alguna vez aceptará una entrevista con el equipo de Mueller porque “¿por qué sería interrogado por una investigación corrupta?”

El mismo Trump respondió que tenía “reservas”.

El informe del jueves documenta minuciosamente una de las investigaciones más relevantes en la historia moderna del FBI y revela cómo la oficina, que durante décadas se ha esforzado por mantenerse al margen de la política, se enredó en las elecciones presidenciales de 2016. Subraya los esfuerzos de los líderes del FBI y del Departamento de Justicia para hacer malabarismos en la investigación de Clinton -ella había utilizado el correo electrónico privado para asuntos gubernamentales mientras era secretaria de Estado- con una investigación independiente que el público estadounidense desconoce sobre la posible coordinación entre la campaña Trump y Rusia.

Los partidarios de Clinton creen que las acciones de Comey, lejos de perjudicar a Trump, bien pudieron haber disparado su posibilidad de convertirse en presidente.

El IG encontró que el director del FBI cometió un error cuando anunció en julio de 2016 que Clinton había sido “extremadamente descuidada” con el material clasificado, pero no se lo acusaría de ningún delito, y meses más tarde cuando Comey le informó al Congreso unos días antes de las elecciones que la investigación de los correos electrónicos de Clinton habían sido reabiertos. Comey ocultó al Departamento de Justicia sus planes de hacer un anuncio público hasta la mañana en que lo hizo, pese a que tales declaraciones normalmente son manejadas por el Departamento de Justicia, si es que lo hacen, asegura el informe.

“Descubrimos que era extraordinario e insubordinado para Comey hacerlo, y no encontramos ninguna de sus razones para ser una base persuasiva para desviarnos de las políticas bien establecidas del Departamento de una manera intencionalmente diseñada para evitar la supervisión de los líderes del departamento sobre sus acciones”, detalla el informe.

Los partidarios de Trump, y luego el propio presidente, se enfocaron rápidamente en el recuento del informe de mensajes de texto anti-Trump de dos oficiales del FBI que trabajaron en la investigación de Clinton y luego en el caso de Rusia, incluido uno en el que un agente comenta: “Lo detendremos”, con respecto a una posible victoria de Trump.

El informe sugiere que el texto de Peter Strzok, que luego fue retirado del equipo de Mueller, “implica una voluntad de tomar acción oficial para impactar las perspectivas electorales del candidato presidencial”. No encontró evidencia de que esos puntos de vista se filtraran en la investigación.

El director del FBI, Chris Wray, comentó a los periodistas que el FBI aceptó los hallazgos del informe y que estaba haciendo cambios, que incluyen la necesidad de seguir capacitando a los empleados del FBI y volver a enfatizar la importancia de la objetividad. En un artículo de opinión del New York Times publicado después del informe, Comey destacó que no estaba de acuerdo con algunas conclusiones, pero respetó el trabajo del perro guardián.

También criticada en el informe fue la decisión de Comey, pese al desaliento del Departamento de Justicia, revelar al Congreso que el FBI estaba reabriendo la investigación tras el descubrimiento de nuevos correos electrónicos.

El FBI obtuvo una orden nueve días antes de las elecciones presidenciales para revisar esos correos electrónicos, encontrados en la computadora portátil del ex representante Anthony Weiner, DN.Y., esposo de Huma Abedin, el mejor ayudante de Hillary Clinton, y finalmente determinó que no había nada, eso cambió su conclusión original.

El informe culpó al FBI por no actuar con más urgencia al revisar los correos electrónicos de la computadora portátil de Weiner, afirmando que la inacción tenía “consecuencias potencialmente trascendentales”. Los partidarios de Clinton dicen que su nombre podría haber desaparecido mucho antes de las elecciones si el FBI hubiera revisado los correos electrónicos con rapidez. Comey dijo que si hubiera sabido antes sobre la importación de la computadora portátil, podría haber afectado su decisión de notificar al Congreso.

El informe también señala que Comey, pese a censurar a Clinton por maltratar los negocios del gobierno, de vez en cuando usaba el correo electrónico personal para discutir asuntos del FBI.

“Pero mis correos”, contestó ella, reaccionando en un tweet de tres palabras.

La escritora de Associated Press Mary Clare Jalonick, Steve Braun y Colleen Long contribuyeron a este informe.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like