Trump da bienvenida a los 3 estadounidenses detenidos en Corea del Norte

JOINT BASE ANDREWS, Md. – Organizando una ceremonia de llegada por televisión, aún en la noche, el presidente Donald Trump dio la bienvenida a casa a tres estadounidenses liberados por Corea del Norte y declaró que su liberación era una señal de promesa para su objetivo de desnuclearizar la península coreana.

Hablando el jueves por la mañana en una base aérea con los ex detenidos a su lado, Trump calificó como un “gran honor” recibir a los hombres en Estados Unidos, pero dijo que “el verdadero honor será si tenemos una victoria en deshacernos de las armas nucleares”.

Trump también agradeció a Kim Jong Un, de Corea del Norte, por la liberación de los estadounidenses, y mencionó que cree que Kim quiere llegar a un acuerdo sobre la desnuclearización de la península de Corea. “Realmente creo que quiere hacer algo al respecto”, señaló el presidente.

La Primera Dama: Melania Trump, el Vicepresidente: Mike Pence, El Secretario de Estado: Mike Pompeo y otros altos funcionarios se unieron a Trump para celebrar la ocasión en la Base Conjunta Andrews cerca de Washington. Los hombres, Kim Dong Chul, Kim Hak Song y Tony Kim, fueron liberados el miércoles en medio de un calentamiento de las relaciones entre los viejos adversarios.

Poco antes de las 3 a.m. el presidente y la primera dama abordaron el avión médico en el que viajaban los hombres y pasaron varios minutos reuniéndose con ellos en privado. El grupo luego emergió en la parte superior de la escalera del avión, donde los hombres levantaron sus brazos en lo que parecían ser gestos de triunfo.

Cuando los hombres entraron a la vista, los miembros del servicio de Estados Unidos en el asfalto estallaron en aplausos y vítores.

“Esta es una noche especial para estas tres personas realmente excelentes”, destacó Trump a los periodistas. Sobre la relación de EE.UU. con Corea del Norte, Trump declaró: “Estamos comenzando con un nuevo pie”.

Los prisioneros liberados parecían cansados pero con un espíritu excelente, mostrando carteles de paz y agitando sus brazos al salir del avión. A ellos se unió un traductor que dijo que se sentía “como en un sueño” estar en casa y que los hombres estaban “muy, muy felices” de ser liberados. Luego le dieron al presidente una ronda de aplausos.

Después de los comentarios de Trump, los tres hombres abordaron un autobús para el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed. La Casa Blanca reportó anteriormente que serían evaluados y recibirían tratamiento médico en las instalaciones del área de Washington antes de reunirse con sus familias.

La Casa Blanca realizó un gran show para el evento, izando una bandera estadounidense gigante entre dos camiones de bomberos en la pista e invitando a los reporteros a presenciar el regreso.

En la forma habitual “Trumpiana”, el presidente se jactó ante los periodistas, “Creo que probablemente rompiste el récord de raiting de televisión de todos los tiempos para las 3 de la mañana”.

La exhibición altamente pública y teñida políticamente contrastaba fuertemente con la recepción discreta y muy privada que el Departamento del Estado había imaginado y llevado a cabo desde el momento en que tomó la custodia de los hombres, y de acuerdo con una tradición de intentar proteger potencialmente víctimas traumatizadas de ser empujadas a los reflectores tan pronto después de su terrible experiencia.

Los funcionarios del departamento se esforzaron mucho en la liberación de los prisioneros en Corea del Norte, así como en sus vuelos a Japón y Alaska, para mantenerlos secuestrados no solo por los dos periodistas que viajaban con Pompeo sino también por personal no involucrado inmediatamente en sus casos. El trío, junto con el personal médico, incluido un psiquiatra, estaban enclaustrados en el medio del avión de Pompeo en una pequeña sección de 12 asientos de clase ejecutiva que estaba acordonada por cortinas en ambos extremos.

Funcionarios del Departamento de Estado se negaron a discutir nada más que los detalles más básicos de sus condiciones, citando preocupaciones de privacidad de acuerdo con la cantidad mínima de información que habían liberado desde que los hombres fueron encarcelados.

Pompeo aseguró su liberación en Pyongyang después de reunirse con Kim sobre los planes finales para la cumbre Trump-Kim. Los estadounidenses habían subido al avión de Pompeo fuera de Corea del Norte sin asistencia y luego se trasladaron en Japón al Boeing C-40 equipado con instalaciones médicas para el viaje de regreso a los EE.UU.

Poco después de aterrizar en suelo estadounidense en Alaska, para una parada de reabastecimiento el miércoles por la tarde, el Departamento del Estado emitió una declaración de los hombres liberados.

“Nos gustaría expresar nuestro profundo agradecimiento al gobierno de los Estados Unidos, al presidente Trump, al secretario Pompeo y al pueblo de los Estados Unidos por llevarnos a casa”, publicaron. “Agradecemos a Dios y a todas nuestras familias y amigos que oraron por nosotros y por nuestro regreso. Dios bendiga a América, la nación más grande del mundo”.

Singapur se ha convertido en el probable anfitrión de la cumbre, a fines de este mes o principios de junio, ya que Trump busca negociar la desnuclearización de la península de Corea en su esfuerzo de política exterior de mayor envergadura.

Trump hizo un punto de agradecimiento público al líder de Corea del Norte por la liberación de los prisioneros – “Queremos agradecer a Kim Jong Un” – y lo aclamó como una señal de que las tensiones se enfrían y como una creciente oportunidad en la península de Corea. Kim decidió otorgar una amnistía a los tres estadounidenses por “sugerencia oficial” del presidente de los EE.UU., anunció la agencia de noticias oficial de Corea del Norte, KCNA.

Corea del Norte había acusado a los tres estadounidenses de origen coreano de actividades antiestatales. Sus arrestos fueron ampliamente vistos como políticamente motivados y agravaron el estado calamitoso de las relaciones con las armas nucleares de la nación aislada.

Trump ingresó a la presidencia mientras una enérgica Corea del Norte desarrollaba nuevas generaciones de armas nucleares y misiles balísticos capaces de alcanzar Estados Unidos continentalmente. Esos avances fueron el tema de la advertencia del presidente Barack Obama poco antes de que Trump asumiera la presidencia, y esta es una crisis en la que Trump asegura, puede resolverse con sus habilidades de negociación.

Acreditado por el progreso reciente, Trump ha señalado la disposición de Kim para llegar a la mesa de negociaciones como una forma de validar las medidas de los EE.UU. para endurecer las sanciones: la marca de “presión máxima” del presidente.

Los tres fueron los últimos de una serie de estadounidenses detenidos por Corea del Norte en los últimos años por delitos aparentemente pequeños y normalmente liberados cuando altos funcionarios estadounidenses o hombres de estado los visitaron personalmente para rescatarlos.

El último estadounidense en ser liberado antes de esto, fue el estudiante universitario Otto Warmbier, quien murió en junio de 2017, días después de que fue repatriado a los EE.UU. con daño cerebral severo.

Warmbier fue arrestado por las autoridades norcoreanas en enero de 2016, acusado de robar un cartel de propaganda y sentenciado a 15 años de prisión con trabajos forzados. Sus padres, Fred y Cindy Warmbier, presentaron una demanda por muerte injusta, acusando al gobierno de torturar y matar a su hijo.

“Estamos felices por los rehenes y sus familias”, declararon los Warmbiers en un comunicado el miércoles. “Extrañamos a Otto”.

Después de la liberación de los detenidos el jueves, los medios estatales de Corea del Norte mencionaron explícitamente los planes para la cumbre por primera vez el jueves. Pyongyang ha sido excepcionalmente cauteloso acerca de su estructura pública de las recientes maniobras diplomáticas de Kim, que son un cambio importante desde el enfoque más agresivo en los lanzamientos de misiles y el desarrollo nuclear que calentaron las tensiones el año pasado.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like