Trump optimista afirma que Kim seguirá comprometido con el acuerdo nuclear

SINGAPUR – El presidente Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un firmaron una declaración conjunta que los comprometió a “trabajar hacia la desnuclearización completa de la península de Corea” el martes al final de una cumbre de alto riesgo de un día.

Fue un trato que los seguidores aplaudieron rápidamente como una histórica primera reunión entre un presidente estadounidense y un líder norcoreano. Por su parte, los detractores ridiculizaron el trato como una victoria de imagen global para Kim que no le dio a los Estados Unidos nada a cambio, a pesar de la historia de Corea del Norte de incumplir sus compromisos.

Pero Trump pudo argumentar que logró más de lo esperado antes del 12 de junio con el regreso de tres rehenes estadounidenses antes de la cumbre.

Kim voló a Pyongyang poco después de la ceremonia celebrada en el Hotel Capella en la isla turística de Sentosa, mientras que Trump, un tanto expansivo, condujo una rueda de prensa libre que duró más de una hora.

Trump le comunicó a los periodistas que cree que Kim cumplirá los términos y el espíritu del acuerdo. “Honestamente, creo que va a hacer estas cosas”, afirmó.

 

La declaración pide nuevas relaciones entre los Estados Unidos y la República Popular Democrática de Corea, un “régimen de paz estable” en la península, la desnuclearización completa y el retorno de los restos de prisioneros de guerra / milicias a las familias de los muertos.

La declaración no hizo referencia a las bien documentadas violaciones de los derechos humanos del reino ermitaño. En 2014, una Comisión de las Naciones Unidas acusó a la RPDC de “crímenes contra la humanidad” tales como el asesinato, esclavitud, tortura, encarcelamiento y violación.

Durante la sesión informativa, sin embargo, Trump recordó la horrible muerte de Otto Warmbier, un estudiante estadounidense que fue arrestado en Corea del Norte en 2016 por intentar robar un póster y sentenciado a 15 años de cárcel. Warmbier murió en junio de 2017 poco después de que Pyongyang liberara al joven cerca de la muerte y en estado de coma. Sus padres han demandado a la RPDC por su muerte injusta.

“Sin Otto, esto no habría sucedido”, sostuvo Trump al sugerir que la muerte de Warmbier no solo afecta a la familia de Warmbier, sino también a Pyongyang.

 

Trump describió la muerte de Warmbier como terrible y brutal, pero no en vano, ya que a raíz dé “mucha gente comenzó a concentrarse en lo que estaba sucediendo, incluida Corea del Norte”.

Trump elogió el acuerdo como un posible camino para completar la desnuclearización de la península de Corea, añadiendo “y será verificado”.

Pero críticos como Bruce Klingner de la conservadora Heritage Foundation señalaron que la declaración del 12 de junio omitió dos palabras clave, “verificables” e “irreversibles”, que han sido clave para las demandas de desnuclearización de los Estados Unidos.

Justo el día anterior, durante una conversación con periodistas, el Secretario de Estado, Mike Pompeo, afirmó: “El objetivo final que buscamos de la diplomacia con Corea del Norte no ha cambiado. La desnuclearización completa, verificable e irreversible de la península de Corea es el único resultado que Estados Unidos aceptará”.

A cambio de la desnuclearización de Corea del Norte, Trump reportó a los periodistas que quería traer de regreso a su país a los 32 mil soldados detenidos en Corea del Sur.

Estados Unidos también se desarmaría al terminar los “juegos de guerra”, ejercicios militares rutinariamente realizados con Corea del Sur, señaló Trump, que ahorrará a los contribuyentes estadounidenses “una enorme cantidad de dinero” y que Kim considera “provocativa”.

Si Kim no cumple con las entregas, se pueden aplicar sanciones y acciones militares de EE.UU, agregó Trump.

“Estamos profundamente preocupados por la señal que envió Trump al llamar a los ejercicios defensivos de nuestra alianza conjunta ‘provocativos’”, respondió Kelly Magsamen en un comunicado emitido por el liberal Center for American Progress.

La cumbre comenzó con un apretón de manos y una oportunidad de tomar fotos poco después de las 9 a.m. Más tarde, durante una sesión bilateral ampliada, las dos partes conversaron entre sí a través de una mesa de conferencias.

Trump comentó a los periodistas que utilizó la cumbre para mostrar a Kim un video producido para convencer al joven líder de que un acuerdo podría convertir a su país en una potencia vital y moderna.

Antes de que Trump subiera al podio en su rueda de prensa, la Casa Blanca mostró el video, primero una versión en coreano, luego una en inglés. El narrador inglés señaló que la cumbre brindó un “momento especial en el tiempo cuando a un hombre se le presenta una oportunidad que quizás nunca se repita”. ¿Qué elegirá? ¿Mostrar la visión y el liderazgo? ¿O no?”

Antes de la cumbre, Trump frecuentemente sugería que si Kim aceptaba renunciar a su programa nuclear, no solo terminarían las sanciones estadounidenses, sino que Corea del Sur, Japón y China proporcionarían ayuda financiera que podría convertir a Corea del Norte en una exitosa historia de éxito económico.

Trump admitió que había hablado con Kim por teléfono antes de su reunión cara a cara, aunque no dio detalles.

Durante sus comentarios a la prensa, Trump elogió a Kim como un “hombre muy talentoso” que “ama mucho a su país”. Cuando un periodista le pidió a Trump que explicara esas declaraciones ante el deprimente historial de Kim en materia de derechos humanos, el presidente respondió que nunca dijo que Kim era “agradable”, solo que era “muy talentoso” y con la rara habilidad de dirigir la dura nación a la edad de 26 años.

Add Event

You May Like