Tu salud en tus manos

En abril celebramos el Mes Nacional de la Salud de las Minorías, y este año los organizadores quieren recordarnos la importancia de la prevención. Con el lema “La prevención es poder”, la Oficina de Salud de las Minorías federal y sus aliados en todo el país se han unido para educar al público sobre la gran efectividad de la prevención en mejorar nuestra salud, tanto como individuos como familia y comunidad. Más aún, la prevención es una estrategia indispensable para mejorar las inequidades de salud que sufren las minorías en este país.

Nosotros los latinos, como comunidad, sufrimos múltiples inequidades en nuestra salud en comparación con los blancos no hispanos. Pero en muchos casos las condiciones que padecemos y contribuyen a esa inequidad son prevenibles o fáciles de manejar si se detectan tempranamente. Un ejemplo es la diabetes: los latinos tenemos un 70 por ciento mayor de riesgo de tenerla, un 60 por ciento mayor de riesgo de sufrir fallo renal como consecuencia de ella, y un 40 por ciento mayor de riesgo de que nos lleve a la tumba.

Sin embargo, la diabetes es una condición que en muchos casos se puede prevenir. Y si no logramos prevenirla, podemos manejarla efectivamente para evitar sus complicaciones, las cuales pueden ser hasta mortales. Lo mismo podemos decir de otras condiciones que afectan a los latinos o a algunos segmentos de la población hispana de forma desproporcional, como el cáncer cervical, el cáncer del hígado, el SIDA y la mortalidad infantil.

Muchas de las mejores estrategias de prevención tienen que ver con nuestro estilo de vida: llevar una dieta saludable, hacer ejercicios y mantener un peso saludable. Lo bueno de estas estrategias es que generalmente las puedes implementar por tu cuenta, poco a poco si hace falta, y orientándote si lo necesitas con consejos o información que es bastante fácil de encontrar. Lo mejor es que, si haces estos cambios a tu estilo de vida, podrás, como dice el viejo refrán, matar a muchos pájaros con un tiro: cáncer, diabetes, asma y presión alta.

Hay otras herramientas de prevención muy poderosas, sin embargo, que requieren la intervención de un médico u otro proveedor de salud. Estas incluyen el chequeo anual, las vacunas y los chequeos preventivos para diferentes condiciones como la hipertensión, el cáncer cervical, el cáncer del seno y el cáncer de la próstata.

Las buenas nuevas es que hoy día, gracias a la Ley de Cuidado de Salud Asequible, millones de personas más pueden valerse de estas herramientas tan importantes. Esto se debe a varios factores. Primero, millones de personas más tienen seguro médico hoy día. Segundo, la ley requiere que prácticamente todos los seguros médicos cubran gratuitamente una larga lista de servicios preventivos, incluidos los chequeos anuales, las vacunas, las mamografías y las colonoscopias. La falta de dinero ya no tiene que ser un obstáculo para obtener los servicios preventivos que necesitas.

Para los que aún no tienen seguro, existen diferentes programas de prevención dirigidos por los departamentos de salud locales, centros de salud comunitarios y organizaciones sin fines de lucro que proveen servicios gratuitos o descontados. Tu departamento de salud local te puede orientar sobre tus opciones.

Ciertamente, la prevención es poder. Es lo que te da el poder de vivir mejor, de proteger tu productividad, de salvaguardar tu bienestar y salvaguardar el bienestar de tus seres queridos. La prevención te da la potestad de elegir un camino que te ahorra dinero, lágrimas, sangre, sudor—y sufrimiento. Este mes, haz el compromiso de tomar ese poder en tus manos, y ármate con él para lograr un futuro mejor.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like