Tu salud en tus manos

El Día de los Padres está a la vuelta de la esquina, y eso quiere decir que estamos en la Semana Nacional de la Salud Masculina, que se lleva a cabo este año del 9 al 15 de junio. La semana se creó para educar a los hombres y niños varones sobre la importancia de la prevención y la detección temprana de enfermedades, y para animarlos a visitar a su médico periódicamente.

En mi columna del Día de los Padres del año pasado, escribí sobre lo difícil que a veces es convencer a los hombres de cuidar de su salud. Se resisten ir al médico, a veces por hacerse los fuertes y estoicos, o por no gastar el dinero, o por pura terquedad. No se atienden cuando se enferman, y menos todavía para recibir el cuidado preventivo que necesitan.

En esa columna el año pasado les conté que mi papá era un ejemplo típico del hombre que no se cuida, que lograr que fuera a un médico era una odisea, y que con cada Día de los Padres me preguntaba “¿Cuántos años más le quedarán?”.

Tristemente, ya tengo la contestación. Mi padre falleció hace apenas seis semanas. Ese mismo Día de los Padres sobre el cual escribí fue el último que celebramos. Ya no habrán más Días de los Padres, más cumpleaños, más Navidades, más Días de Acción de Gracias con mi papá. Mi hijo jamás podrá ir a pescar con su abuelo; ha perdido a su contrincante favorito de ajedrez.

No les cuento esto para que les dé pena, sino como una advertencia. Mi papá fue el ejemplo típico del hombre que no valorizó su propia salud. Murió prematuramente, con apenas 66 años, porque a pesar de los ruegos de su familia, se rehusó a ir al hospital cuando se enfermó. Su terquedad le costó a él su vida y, a nosotros, su familia, el dolor y la pena profunda de perder a un ser querido antes de tiempo.

Ya es demasiado tarde para mi papá, pero no para ustedes. Ustedes los hombres aún tienen la oportunidad de tomar las riendas de su salud y cuidarse, y sus familias la oportunidad de hacer todo lo posible para convencer a sus padres, esposos, hermanos, tíos y abuelos a ir al médico para hacerse los chequeos preventivos que les toquen. Estos varían según edad, circunstancias e historial familiar, pero podrían incluir chequeos de presión arterial, cáncer del colon y de próstata, y vacunas.

Esto es importante porque, por ejemplo, no es los mismo descubrir un cáncer en su primera etapa, cuando se puede curar, que mucho más tarde cuando ya no hay opciones.

Por suerte, gracias a la Ley de Cuidado de Salud Asequible, tu seguro médico tiene que cubrir los servicios preventivos que te toquen sin costa adicional. Si no tienes seguro, los centros de salud comunitarios te pueden ayudar. Estos ofrecen servicios gratis o con descuentos y puedes encontrar el más cercano en findahealthcenter.hrsa.gov o llamando al (877) 464-4772.

El “ser hombre” puede significar diferentes cosas para diferentes personas. Pero algo que todas esas definiciones tienen en común es que “ser hombre” es ser responsable, y eso incluye responsabilizarse por su salud. La prevención y detección temprana de enfermedades salva vidas y mantiene a las familias intactas. Este Día de los Padres, además de darles regalos y tarjetitas a los hombres que más quieres, explícales que quieres que disfruten de una vida larga y saludable a tu lado, y pídeles que vayan al médico.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like