83°F
weather icon Clear

Un juguete creado para el Papa Francisco con un jersey de los Golden Knights tiene un antecedente trágico

Cuando Tyge O’Donnell se enteró de que tendría la oportunidad de conocer al Papa Francisco, supo que tenía que presentarle un regalo que recordaría.

Entonces, el residente de Las Vegas recordó que el Papa, conocido por ser un amante de los deportes de equipo, había recibido un jersey de los Golden Knights de Las Vegas con su nombre la temporada pasada por el inversor y asesor legal del equipo, Tim Busch.

Así que O’Donnell salió y compró dos juguetes cabezones, uno del delantero de los Knights William Karlsson y otro del Papa.

Con un poco de cuidado al fisgonear y pegar, logró intercambiar sus cabezas y creó un muñeco a medida del líder de la Iglesia Católica Romana llevando un “zucchetto” (el gorro cónico de clérigo que siempre porta) pero vestido con un jersey de los Golden Knights, sosteniendo un bastón de hockey en sus manos y parado sobre un puck. Luego, con la ayuda del artista gráfico del equipo, añadió las palabras “Holy Knight” en la parte superior del puck.

Trágico trasfondo de la guerra

O’Donnell presentó el regalo al pontífice el 24 de noviembre en un evento en Nagasaki, Japón, al que O’Donnell fue invitado no para hablar de deportes sino para rendir homenaje al papel del papa como campeón de la paz mundial.

Hay una trágica historia de fondo en este momento alegre, que comenzó años antes cuando el difunto padre de O’Donnell, el sargento retirado del ejército Joe O’Donnell, sacó algunas fotos que había tomado mientras trabajaba como fotógrafo de las Fuerzas Aéreas del Ejército durante la Segunda Guerra Mundial y que habían sido guardadas durante mucho tiempo en su ático.

Algunas de esas fotos fueron posteriormente donadas a un museo en Japón, publicadas en un libro y presentadas en al menos un artículo publicado.

No está claro dónde las vio Francisco, pero una foto, tomada en Japón en septiembre de 1945 después de que Estados Unidos lanzara bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki para poner fin a la Segunda Guerra Mundial, le llamó la atención.

La foto, “Dos hermanos en el lugar de la cremación”, muestra a un niño, esperando su turno en un crematorio, llevando el cuerpo sin vida de su hermano menor a la espalda.

El Papa Francisco reimprimió la foto y hace un año comenzó a repartirla en la misa con las palabras “El fruto de la guerra” escrita en varios idiomas.

En el evento en el Parque de la Paz de Nagasaki, el 24 de noviembre, el Papa hizo un llamado al mundo para abolir las armas nucleares. Desafiando la lluvia, una multitud de cerca de mil personas se puso de pie en el lugar donde el 6 de agosto de 1945 una bomba atómica había diezmado la ciudad. Más tarde, Francisco visitó un estadio local y celebró una misa para 35 mil personas.

La suya fue la primera visita a Japón de un Papa en 38 años.

“La imagen ha contribuido a la paz”

En el corto minuto y 45 segundos en que habló con el Papa, O’Donnell le agradeció por usar la fotografía de su padre para promover su mensaje.

“Dijo: ‘La fotografía ha contribuido a la paz’”, destacó O’Donnell.

Durante su viaje, O’Donnell también visitó el sitio donde los eruditos japoneses creen que se tomó la foto de su padre. El lugar está en una colina empinada y en el bosque, pero con una vista clara de la ciudad abajo. El día que lo visitó, estaba tranquilo, salvo por el sonido de los pájaros y los árboles que soplaban en el viento.

“Por muy triste que sea, es un lugar de descanso final muy tranquilo”, opinó.

O’Donnell, de 50 años, botones del Caesars Palace y fotógrafo de LVSportsBiz.com, argumentó que 45 de las fotos de su padre (incluida la del niño) fueron donadas a un museo japonés hace 10 años.

Recuerda a su padre, que murió en 2007 a los 85 años, describiendo las emociones del niño mientras observaba a los hombres que dirigían el improvisado crematorio tomar el cuerpo de su hermano y ponerlo en llamas.

“Dijo que algunos hombres se acercaron, agarraron al hermano de la espalda del niño y lo arrojaron a las llamas. Se quedó allí y se mordió el labio tan fuerte que sangró”, relató O’Donnell. “Quería ir allí, abrazar al niño y consolarlo, pero tenía miedo de que ambos se derrumbaran”.

Después de su tiempo en el servicio, el anciano O’Donnell fue fotógrafo de la Casa Blanca durante las administraciones de los presidentes Harry Truman, Dwight D. Eisenhower, John F. Kennedy, Lyndon B. Johnson y Richard Nixon.

Después de regresar a Estados Unidos, guardó los negativos de sus fotos personales del servicio en baúles en el ático. Le ordenó a su familia que nunca tocara los baúles, y allí se quedaron durante 45 años.

“Encerradas”

“Las mantuvo encerradas, las guardó bajo llave”, comentó Tyge O’Donnell. “Esto es lo que pasa cuando hay una guerra, tienes niños víctimas”.

Pero en 1989, Joe O’Donnell, sufriendo de depresión no sólo por los recuerdos sino por problemas de salud recurrentes, acudió a un retiro religioso en la Casa Madre de las Hermanas de Loretto en Kentucky.

“Mi padre dijo que a menudo se preguntaba por qué se había salvado cuando tantos otros murieron”, le reveló Tyge O’Donnell al Las Vegas Review-Journal en 2007.

“En el retiro vio esta escultura de un hombre creada en honor a las víctimas de Nagasaki e Hiroshima. Decidió que esto significaba que se salvaba de usar sus experiencias para prevenir una guerra nuclear”.

Regresó a su casa en Nashville, Tennessee, y decidió que montaría una exposición fotográfica itinerante y un libro, “Japan 1945, Images From the Trunk”, que se publicó en el aniversario número 50 de los bombardeos.

En 2005, Joe O’Donnell escribió un artículo para la revista American Heritage.

En él describió sus experiencias después de cubrir el bombardeo.

“Años después, muchos años después, empezaron las pesadillas: las voces de los niños, las interminables extensiones de escombros y huesos, el hedor, una y otra vez. Las voces eran siempre lamentables, siempre suplicantes, pero también acusaban”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Dedican puente a Alexander Ross Lawrence

La concejal por el Distrito 2 de Las Vegas, Victoria Seaman, encabezó una ceremonia en la que un nuevo puente peatonal ubicado sobre Summerlin Parkway fue dedicado a la memoria de Alexander Ross Lawrence. El evento aconteció el viernes 24 de julio de 2020 ante más de 20 asistentes, todos portando cubrebocas.

Restaurantes de Las Vegas agobiados por la cancelación del CES

Piero’s Italian Cuisine y Pamplemousse le Restaurant afirman que la digitalización del CES significa que retrasarán su reapertura, mientras que Golden Steer ha visto cierta diversidad en los clientes.

Fallido proyecto del Strip podría ver la luz de nuevo

Después de gastar una fortuna en un proyecto de rueda de la fortuna abandonado en el Strip, un inversor de Seattle se está haciendo cargo de la propiedad arruinada.

 
Dueño de Alpine Motel se enfrenta a cargos de homicidio

Las autoridades presentaron cargos de homicidio involuntario el jueves contra Adolfo Orozco, el propietario de un edificio de apartamentos en Las Vegas donde seis personas murieron en un incendio en diciembre, y una supuesta co-propietaria del edificio.

Familia Guillén se reúne con el presidente Trump

La familia de la soldado Vanessa Guillén se reunió con el presidente Donald J. Trump para pedirle atentamente su intervención para esclarecer este caso que ha consternado al país. El evento aconteció el jueves 30 de julio de 2020 en la Casa Blanca.