95°F
weather icon Clear

Una “Esperanza” magisterial

“A pesar de que el trabajo del profesor se ha demeritado mucho, quizá por el materialismo que impone la sociedad moderna, en la que los salarios del magisterio rozan el umbral de la pobreza, todavía tengo la esperanza de que muchos niños se interesen en la educación y traten de convertirse en maestros, como era en antaño”, comentó en exclusiva con El Tiempo la ganadora del premio Esperanza 2018, Rosa Alicia Contreras.

La profesión de maestro requiere una inversión en talento, de recursos humanos y económicos equivalentes a otras especialidades del quehacer humano, sin embargo, los salarios no compiten, quizá por eso muchos se inclinan por otras cosas, incluso trabajar en hoteles, donde pagan regular sin requerir de una preparación académica de excelencia, destacó.

Hija de los señores María y Julián Contreras, zacatecanos de corazón, la profesora Rosa Alicia manifiesta un profundo respeto por los niños. Tiene cinco hermanos: Ana, Yolanda, Carlos, Víctor y Julián. Está casada con Napoleón Hernández y tiene dos hijos: Leo e Isabella. Este año cumple 17 ejerciendo la noble labor del magisterio.

“Nosotros arreglamos por medio del campo, mi papá metió sus papeles en California, pero luego sufrimos la pérdida de nuestro padre y la aplicación se suspendió. Tuvimos que regresar a México. Después de algunos años, nos dieron una visa humanitaria por la manera en que murió mi papá, yo tenía 17 años en ese tiempo”, explicó.

“Uno de los primeros juguetes que tuve fue un pizarrón chiquito, salí al patio para jugar y yo era la maestra”, manifestó sobre su inclinación para convertirse en educadora. Su director en CC Ronnow, Chris Popak, manifestó que Rosa Alicia siempre hace un esfuerzo para que sus alumnos entiendan los conceptos, mientras que una de sus compañeras en la escuela, la asistente del director, Michelle Crawford sentenció “es divertido verla trabajar porque es muy estricta con sus niños, tiene la virtud de exigir con un sentido de balance emocional, conoce bien a sus estudiantes y les da un trato individual”.

Rosa Alicia Contreras tiene a su cargo niños con necesidades especiales. “Trato de que todos los niños tengan la misma oportunidad de trascender en el futuro, que tengan las mismas oportunidades que tuve yo cuando era niña, que no nos vean diferente”, acotó.

“A mi mamá quiero agradecerle por su fuerza y fortaleza, a mi hermana Yolanda por su ejemplo y apoyo incondicional. Estoy muy agradecida con la vida por la oportunidad de trabajar con los niños; enseñar es una oportunidad que tenemos para ofrecer una esperanza a la humanidad. A Napoleón le agradezco su apoyo en estos 18 años que tenemos juntos”, expresó.

La esperanza muere al último”, terminó diciendo Rosa Alicia Contreras.

Chicanos por la Causa Nevada, llevó a cabo la entrega y el reconocimiento Esperanza, mediante el cual reconoció la trayectoria ejemplar de algunos maestros latinos en el valle.

Los ganadores fueron: Rosa Contreras, en la categoría de Educación especial, Fausto Vega, en Construcción y Kimberly Ivanick, en Aprendizaje de inglés como segunda lengua.

Rosa Contreras es profesora en la escuela primaria C.C. Ronnow, Fausto Vega imparte clases en East Career &Technical Academy y, Kimberly Ivanick en Frank F. Garside Junior High School.

Dime y no lo olvidaré; enséñame y lo recordaré; envuélveme y aprenderé. Esa es la filosofía de la entidad organizadora, que es presidida por Rupert Ruíz.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.