78°F
weather icon Clear

Una prueba de COVID-19 positiva significaba la separación de una familia joven de Las Vegas

Primero vino la tos.

No se parecía a nada que sus padres hubieran escuchado antes. Profunda, seca y desesperada, como un llanto pidiendo ayuda.

En 48 horas, Caleb Anderson, de nueve meses de edad, quedaría en cuarentena en el Centro Médico del Hospital Summerlin, su condición se deterioró rápidamente mientras los médicos le hacían pruebas para el nuevo coronavirus.

Debido a sus síntomas, el personal del hospital no tuvo más remedio que separar a la familia Anderson, una división que se produjo tan abruptamente a medida que los síntomas se apoderaron del pequeño cuerpo de Caleb.

Pero el jueves por la tarde, días antes de lo esperado, llegaron los resultados de las pruebas de Caleb: Dieron negativos para COVID-19 pero positivos para hMPV, o metapneumovirus humano, una infección respiratoria con síntomas idénticos a los del nuevo coronavirus.

Rachael y Cody Anderson dieron un suspiro de alivio. Dios había respondido a sus oraciones, y los resultados negativos de su hijo terminaron lo que pudo haber sido una separación mínima de dos semanas.

Aún así, la experiencia de la familia Anderson ofrece un vistazo íntimo al solitario y aislado proceso de las pruebas de coronavirus, y cómo algunos doctores en el Valle de Las Vegas están tratando proactivamente a los pacientes que muestran síntomas de COVID-19 mientras esperan su confirmación.

“Solo puedo comparar el proceso de ser examinado con la historia de la Biblia de la lepra”, comparó el jueves Rachael Anderson, quien había sido puesta bajo cuarentena con su hijo. “Nadie puede acercarse a ti, nadie quiere acercarse a ti, y nadie quiere hablar contigo. Te hace sentir tan aislada”.

Un cromosoma extra

Hasta la fecha, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés), los adultos constituyen la mayoría de los casos conocidos del coronavirus, que se dice causa enfermedades graves en personas de 65 años o más o en individuos con afecciones médicas subyacentes.

Si Caleb hubiera dado positivo en la prueba de COVID-19, habría estado entre los menos del 0.3 por ciento de los pacientes del sur de Nevada menores de cuatro años.

Pero para sus médicos y padres, un resultado tan improbable parecía posible debido a la complicada historia médica de Caleb.

A las 13 semanas, un ultrasonido reveló que Caleb tenía un cromosoma extra. A las 29 semanas, los médicos notaron que había dejado de crecer dentro del útero.

Caleb Anderson nació prematuramente a las 34 semanas. Los médicos dijeron que dejó de crecer ...
Caleb Anderson nació prematuramente a las 34 semanas. Los médicos dijeron que dejó de crecer dentro del útero a las 29 semanas. (Rachael Anderson)

Caleb nació poco más de un mes después (a las 34 semanas) en un día caluroso de junio después de una cesárea de emergencia. Apenas pudo vivir.

Más tarde ese día, los Anderson conocieron a su hijo por primera vez, estaba envuelto en una manta a rayas blancas y negras y conectado a tubos y máquinas en la unidad de cuidados intensivos neonatales.

Las máquinas retumbaban y sonaban, pero Caleb dormía tranquilamente. Era tan pequeño, pesando solo cuatro libras y 10 onzas. Su pequeña cabeza era peludita como un melocotón.

Era perfecto.

“Tenía tanto miedo después del diagnóstico del síndrome de Down, pero cuando lo conocí, supe en ese momento que nunca querría cambiarlo por nada del mundo”, mencionó Rachael Anderson.

Caleb pasó los dos meses siguientes en la UCIN antes de volver a casa con sus padres. Sufre un defecto cardíaco congénito, un sistema inmunológico comprometido y una enfermedad pulmonar crónica común en los bebés prematuros.

Desde que salió de la UCIN esa primera vez, Caleb ha sido admitido en el hospital más de 10 veces con diferentes virus, según su madre. En este recorrido, los médicos de Caleb pensaron que pudo haber estado expuesto al COVID-19 a principios de marzo, durante su última estancia en el hospital después de que se enfermara de gripe.

Plan de tratamiento preventivo

La radiografía de tórax de Caleb Anderson tomada el miércoles, 25 de marzo de 2020 en el Cen ...
La radiografía de tórax de Caleb Anderson tomada el miércoles, 25 de marzo de 2020 en el Centro Médico del Hospital Summerlin, reveló que sus vías respiratorias habían colapsado. Los médicos sospechaban que el bebé de nueve meses tenía COVID-19, pero los resultados de las pruebas dieron negativos al día siguiente. (Rachael Anderson)

Para cuando Caleb llegó al hospital alrededor de las 3 a.m. del miércoles, su nivel de oxígeno había caído en picada y su temperatura había subido a 104.5 grados.

Familiarizados con la historia médica de Caleb, sus médicos lo llevaron inmediatamente para hacerle una radiografía de tórax, y pronto, la imagen en blanco y negro mostró que las vías respiratorias del chico se habían colapsado.

Alrededor del mismo tiempo en que Caleb fue admitido, a su padre (que estaba estacionando el auto mientras su esposa corría hacia adentro) le fue rechazada la entrada al hospital.

“Fue una especie de suerte de sorteo”, expresó Cody Anderson. “Rachael lo trajo, así que Rachael se quedó”.

Incluso antes de la radiografía de tórax, los médicos sospecharon que Caleb había contraído coronavirus y se comprometieron a un plan de tratamiento proactivo como si la prueba del niño ya hubiera dado positivo.

El padre de 23 años se dio la vuelta, volvió a su coche y condujo a casa solo.

Como precaución, los médicos de Caleb también le habían pedido a Cody Anderson que se pusiera en cuarentena. Separado de su familia, se sentó en casa durante casi dos días, esperando ansiosamente las noticias de su esposa.

Separación temporal pero obligatoria

Una captura de pantalla de Cody Anderson en sesión de FaceTime con su esposa, Rachael, y su hi ...
Una captura de pantalla de Cody Anderson en sesión de FaceTime con su esposa, Rachael, y su hijo, Caleb, de quien los médicos sospechaban que tenía COVID-19. La familia solo pudo interactuar a través de las pantallas de sus teléfonos mientras Rachael Anderson y el bebé estaban en cuarentena en el hospital. (Cody Anderson)

Mientras estaban separados, los Anderson solo podían interactuar a través de las pantallas de sus teléfonos, una situación demasiado común en medio de una pandemia global que ha cerrado el país entero y ha obligado a la gente a trabajar y estudiar desde casa.

De costa a costa, incluyendo aquí en Nevada, los médicos y enfermeras han luchado con la insondable realidad de que sus pacientes están muriendo solos.

Hasta el jueves por la mañana, la condición de Caleb se había estabilizado y su fiebre había bajado, aunque el niño seguía “tosiendo como loco” y luchando por respirar, mencionó su madre.

Los médicos lo tienen conectado a soporte de oxígeno de alto flujo, una forma de terapia respiratoria y diferentes medicamentos.

Aunque los Anderson recibieron el resultado por el que rezaron esta vez, la madre de Caleb sospecha que habrá muchos más sustos. Entre las frecuentes visitas al médico de Caleb y las hospitalizaciones, el niño generalmente tiene un mayor riesgo de exposición que el promedio de los bebés, señalan sus padres.

“Sé que es difícil quedarse en casa durante días, pero hay que pensar en lo que es mejor para todos”, sugirió el padre de Caleb, rogando al público que tome en serio las directrices de distanciamiento social. “Especialmente para aquellos que no pueden cuidarse a sí mismos o están inmunocomprometidos, como mi hijo”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Condado Clark registra más de 3,000 menores en cuidado temporal

Debido a la pandemia causada por el coronavirus (COVID-19), el Departamento de Servicios para la Familia del Condado Clark (DFS, por sus siglas en inglés) se ha preparado para llevar a cabo sesiones informativas virtuales sobre el cuidado de menores (Foster care), esto con el objetivo de seguir encontrando hogares temporales (Foster homes) para los infantes que son retirados de sus padres biológicos.

Periodo especial de inscripción en respuesta al COVID-19

Silver State Health Insurance Exchange (Exchange), la agencia estatal de Nevada, que ayuda a las personas a obtener una cobertura de salud adecuada a su presupuesto, a través del mercado en línea y la plataforma de State Based Exchange (SBE), Nevada Health Link, inscribió a 6.017 nevadenses durante su periodo de inscripción especial de circunstancias excepcionales por tiempo limitado (SEP), del 17 de marzo al 15 de mayo, que incluyó 5,479 nuevas inscripciones de consumidores y 538 inscripciones debido a la pérdida de la Cobertura Esencial Mínima (MEC, por sus siglas en inglés).

Protegiendo a esta comunidad [Parte III]… ¿Cómo prepararse para excursiones en las montañas?

El trabajo del Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas (LVMPD, por sus siglas en inglés) no solamente queda en patrullar las calles del sur de Nevada, también lo hacen vía aérea y en algunos casos, acuática. En esta Parte III de la serie “Protegiendo a esta comunidad”, las autoridades explican las labores de rescate que realizan en las montañas para encontrar a excursionistas extraviados.

Entregarán cuestionarios del Censo del 2020

La Oficina del Censo entregará invitaciones del Censo del 2020 y cuestionarios (en papeletas impresas) a las puertas de –aproximadamente- 5,1 millones de hogares y 47,800 hogares en Nevada.

 
Abren restaurantes de Station Casinos con medidas de seguridad

Un total de ocho restaurantes en Santa Fe Station, Green Valley Ranch y Red Rock Resort están ahora abiertos para el servicio de comida para llevar o para comer dentro.

Gimnasios de Nevada y bares que no sirven comida pueden reabrir el viernes

Más rutinas diarias de Nevada volverán el viernes, pero con límites, ya que el gobernador Steve Sisolak anunció el martes por la noche una mayor flexibilización de las restricciones de COVID-19.