El Tiempo Las Vegas

Urge Derechos Humanos a combatir la esclavitud en cadenas productivas

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) llamó a impulsar políticas que impidan la importación de bienes y servicios realizados bajo posibles riesgos de trabajos forzados, y establecer medidas que obliguen a las empresas a reportar sus actividades para eliminar esta práctica en sus cadenas de suministro.

En el marco del Día Internacional del Recuerdo de la Trata de Esclavos y de su Abolición, el organismo llamó a las autoridades federales a cumplir con sus obligaciones en torno del combate internacional de la esclavitud y la trata de personas.

A la sociedad mexicana, le pidió reflexionar sobre el papel que el consumo responsable tiene en la erradicación de delitos como la trata de personas, informarse y evitar adquirir productos o servicios elaborados o realizados en riesgo de trabajos forzados.

Refirió que de acuerdo con datos del Índice Global sobre Esclavitud 2018, México está entre los 12 países del Grupo de los 20 que debe actuar para frenar el suministro de bienes y servicios llevados a cabo de manera obligatoria.

En un comunicado, la CNDH expuso que el trabajo forzoso afecta principalmente a las mujeres y niñas, que representan 99 por ciento de las víctimas en la industria sexual comercial y 58 por ciento en otros sectores.

Precisó que de los 24.9 millones de personas atrapadas en el trabajo forzado, 16 millones son explotadas en el sector privado, sobre todo en el trabajo doméstico, la industria de la construcción o la agricultura; 4,8 millones de personas son víctimas de la explotación sexual forzada y una de cada cuatro víctimas de esclavitud moderna son menores de edad.

Expuso que México es un país de origen, tránsito y destino de hombres, mujeres, y niños víctimas de la trata de personas con fines de explotación sexual y de trabajo forzado.

La CNDH recordó que entre 2016 y lo que va de 2018 ha emitido tres recomendaciones sobre casos de violaciones a derechos humanos en agravio de jornaleros agrícolas de origen indígena, posibles víctimas de delitos en materia de trata de personas en las modalidades de explotación laboral y trabajos forzados.