Usan regentes de Nevada los fondos del NSHE para alcohol y cenas en restaurantes elegantes

En junio de 2017, la regente de Nevada Cathy McAdoo, organizó una comida en su ciudad natal de Elko para el presidente retirado de Great Basin College, la cual incluyó a 13 personas y ofreció vino, cerveza y licor. Los fondos del Sistema de Educación Superior de Nevada (NSHE, por su sigla en inglés) pagaron 486 dólares para la cena y las bebidas.

La comida fue aparentemente tan buena que, tres meses después, cuando los regentes celebraron su reunión trimestral en Elko, el mismo restaurante atendió el evento. La agencia gastó 10 mil 102 dólares, según los registros.

El nombre del restaurante era McAdoo’s, y es propiedad del hijo y la nuera de la regente.

Después de organizar la cena de jubilación, McAdoo escribió un correo electrónico en el que destacaba que no tenía ningún interés financiero en el restaurante, pero aparentemente ignoró la cercanía del establecimiento con su familia, según los registros.

McAdoo le informó al Review-Journal que el presidente retirado de Great Basin, Mark Curtis, eligió a McAdoo para su cena de jubilación, y que ella no tuvo nada que ver con el servicio de comidas para la reunión de septiembre de 2017.

“Supongo que fue una coincidencia”, dijo en una entrevista telefónica. “No hay preocupaciones éticas al respecto”.

Curtis no pudo ser contactado para hacer comentarios.

Pero Robert Fellner, director de políticas del Instituto de Investigación de Políticas de Nevada, cuestionó el dinero público destinado al hijo de una regente.

“Todo el dinero en posesión de la universidad, sin importar la fuente, en última instancia, debe destinarse a brindar mejor educación a los estudiantes de la manera más económica posible”, detalló Fellner.

Una investigación del Review-Journal de cuatro años de gasto del NSHE, muestra que los regentes usan sus “cuentas de hospedaje” anuales de dos mil 500 dólares para cenas con familiares y amigos, comidas caras que tienen poca o ninguna justificación comercial y decenas de miles de dinero adicional que se gasta un año en restaurantes, celebraciones y cenas de despedida.

El gasto es solo una pequeña parte del presupuesto anual de 9.3 millones de dólares del NSHE que proviene del fondo general del estado, los pagos del campus, inversiones, dinero de donaciones y las reservas. Los regentes pagan $80 por reunión más gastos de viaje.

McAdoo’s

El personal del NSHE sostiene que las opciones de catering en Elko son limitadas y que se eligió McAdoo’s después de que otro restaurante notificó que solo podía atender el almuerzo y el personal de educación superior consideró que el personal de Great Basin College era demasiado pequeño para atender el evento.

Para la reunión de dos días de septiembre de 2017 (que tuvo alrededor de 100 asistentes) el restaurante McAdoo’s produjo más de mil 500 dólares en cajas de desayuno, un almuerzo buffet de dos mil 600 dólares, meriendas y otros dos mil dólares en cajas de almuerzo, según los registros. La propina sola fue de mil 531 dólares.

Un asistente del presidente de Great Basin sugirió McAdoo’s y otro restaurante, según muestran los correos electrónicos. El asistente, Mardell Wilkins, escribió en un correo electrónico al Review-Journal que sabía que el restaurante era propiedad del hijo de la regente McAdoo, pero que las opciones de comida en Elko eran tan limitadas que el personal no podía encontrar otra compañía para proporcionar comida. El otro restaurante que el personal sugirió no respondió a las llamadas en busca de comentarios.

La política de nepotismo del NSHE se centra principalmente en la contratación y supervisión de familiares y no aborda el uso del restaurante del hijo de una regente para las comidas. La política también dice: “cada institución del NSHE debe evitar cualquier apariencia de irregularidad, así como cualquier posible conflicto de intereses”.

McAdoo comentó que no sabía por qué no mencionó su conexión familiar con el restaurante en el correo electrónico que indicaba que no había recibido ningún beneficio económico del establecimiento. El propietario de McAdoo’s no respondió a las llamadas en busca de comentarios.

El personal del NSHE no discutió los gastos, pero envió una declaración por correo electrónico.

“Todos los gastos de alojamiento de los miembros de la Junta de Regentes cumplen con los límites en el uso de fondos públicos establecidos en la ley de Nevada (NRS 396.070)”, explicó Dean J. Gould, jefe de personal y asesor especial de la Junta de Regentes, en la declaración escrita. “Todos los gastos de catering para las reuniones de la Junta reflejan el costo de servir el desayuno y el almuerzo a una gran cantidad de asistentes, que puede exceder de 100 personas cada día para una reunión de dos días”.

Según los registros, el NSHE gasta alrededor de 10 mil dólares para las reuniones trimestrales de dos días de los regentes y unos cientos de dólares para reuniones más pequeñas. En el año fiscal 2018, el NSHE gastó 46 mil 607 dólares en reuniones de catering. Los registros muestran que la estimación para el servicio de restaurantes de este año fiscal es de más de 57 mil dólares, lo cual es suficiente para pagar la colegiatura anual de casi nueve estudiantes universitarios en el estado.

Los recibos de algunas comidas que los regentes pagaron de sus cuentas de hospedaje también mostraron motivos comerciales cuestionables para los gastos.

Nobu y Momofuku

El año pasado, el regente John T. Moran organizó cuatro cenas en estos restaurantes de lujo de Las Vegas. Ninguno de ellos cuesta menos de $300. Tres de las comidas caras incluían a Moran y solo una persona más. Ninguno tuvo ningún motivo de justificación o negocio archivado con los recibos.

Cuando se le preguntó repetidamente el propósito comercial de las comidas, Moran respondió: “La ley es bastante específica de que puedo gastar hasta dos mil 500 dólares y me mantuve dentro de mis límites. El gasto tenía un propósito relacionado con el negocio para tratar la educación superior”.

Dos veces, Moran llevó a donantes de campaña a comidas caras a pesar de que la ley estatal dictamina que las cuentas de hospedaje “no deben usarse para pagar los gastos asociados con un evento político de recaudación de fondos”.

Los comensales de Moran no podían recordar los propósitos comerciales de las comidas.

El 29 de septiembre de 2018, Moran fue a T-Bones Chophouse en Red Rock Resort con su esposa y otra pareja, Ruth Tekabe y el dentista de Las Vegas Endalkachew Mersha. Mersha había donado un total de tres mil dólares en 2015 y 2016 a Moran para su carrera como regente, según muestran los registros.

Las parejas gastaron $81 en tarifas de licor y descorche para dos botellas que aparentemente trajeron, ordenaron filetes y vieiras que costaron alrededor de $50 cada uno y tenían cangrejo, helado y tarta de queso, según muestran los recibos. El total fue de $500 con propina.

Mersha no devolvió las llamadas en busca de comentarios, pero Tekabe, quien es dueño de varios negocios con Mersha, se quedó en blanco sobre la cena.

“Siempre tratamos de ayudar a todos con sus campañas financieras y con todo”, declaró Tekabe cuando se le preguntó si Moran solicitó apoyo para la campaña en la comida. “No puedo recordar qué cena fue”.

El 25 de junio de 2018, Moran llevó a Nancy B. Rapoport, profesora de la Facultad de Derecho Boyd de la UNLV, a Nobu, gastando $327 en bebidas y sushi, según los registros. Ella tampoco podía recordar la razón exacta de la comida cara.

“Acabamos de revisar una variedad de temas de la UNLV, ya que pronto iba a regresar a la facultad”, escribió Rapoport en un intercambio de correo electrónico con el Review-Journal. “No puedo recordar los detalles”.

Siete semanas más tarde, Moran estaba en Momofuku, el establecimiento de Las Vegas del famoso restaurante de Nueva York, con Stowe Shoemaker, el decano de la UNLV William F. Harrah College of Hospitality. Gastaron $312 en alcohol y comida, según los registros. Cerveza, vodka y un pescado branzino entero a un costo de $68 estuvieron en el menú de la comida. Shoemaker no devolvió llamadas y correos electrónicos en busca de comentarios.

Motivos de negocio

Incluso cuando existía un propósito comercial aparentemente legítimo, Moran, quien fue presidente de la Comisión de Ética de Nevada, inicialmente tuvo problemas para expresarlo.

El 15 de diciembre, Moran cenó con Scott Sibley de Nevada Legal News en T-Bones, que costó $436, incluyendo casi $60 en alcohol, según los registros.

Sibley lo recordaba bien y mencionó que estaba molesto porque la UNLV no celebró algunos boletos de baloncesto que él compró en una recaudación de fondos de caridad. Moran, a quien Sibley aportó mil dólares tres años antes, fue enviado para suavizar los sentimientos heridos de Sibley con la esperanza de que apoyara financieramente a la escuela de negocios de la UNLV.

“Soy un donante bastante grande”, expresó Sibley al Review-Journal, citando donaciones de más de un millón de dólares a otras instituciones. “Si no pueden pagar cuatro boletos de baloncesto, no voy a ayudar a la universidad”.

Moran volvió a llamar después de la entrevista del Review-Journal con Sibley, diciendo que, como abogado, está dispuesto a no hablar de reuniones privadas y confirmando que estaba tratando de ayudar a la universidad a restablecer la relación.

Palm

A Kevin Page, presidente de la Junta de Regentes, le gusta frecuentar el Palm Restaurant en el Forum Shops en Caesars. Él nunca proporciona los detalles de lo que se ordena (envía solo los recibos de la tarjeta de crédito para su reembolso) y usa la afirmación “para discutir asuntos de regencia” como justificación.

La ley estatal señala que la cuenta de hospedaje que recibe cada uno de los 13 regentes debe estar directamente relacionada con los “deberes del miembro de la Junta de Regentes”.

Pero dos comidas caras incluyeron al hermano del regente, Paul Page, un ex teniente del Departamento de Policía Metropolitana quien fue acusado de malversar unos 40 mil dólares en fondos del sindicato de la policía después de un examen del sindicato en 2011. No se presentaron cargos.

Una comida de $291 el 9 de diciembre de 2015, incluyó a los hermanos Page y al concejal Stavros Anthony.

Menos de seis meses después, los hermanos estaban nuevamente en Palm con el juez municipal George Assad, quien fracasó en una candidatura a la reelección después de mostrar un comportamiento inusual como detener a la novia de un hombre que no pagó multas de tránsito, según los registros. Esa acción provocó una reprimenda de la Comisión de Disciplina Judicial. La comida con Kevin y Paul costó $237.

Assad también se unió a Page y Regent Rick Trachok en el restaurante Panevino en junio de 2015, con un gasto de $234. Paul Page no asistió a esa comida. Assad no devolvió llamadas en busca de comentarios sobre las cenas.

Anthony, un capitán de la Policía Metropolitana retirado y ex regente, manifestó que él y los hermanos Page discutieron la consolidación de los departamentos de policía de todas las instituciones de educación superior.

“Quería convencerme, tengo un doctorado de la UNLV sobre lo que pensaba de eso y sí fue una buena idea “, afirmó Anthony. “Kevin invitó a Paul como parte del diálogo y los tres hablamos de eso”.

Paul Page dijo que la cena con Anthony era para discutir la consolidación de la policía.

“Se ahorró mucho dinero, pero en el norte se opusieron”, continuó. “Tenía sentido seguir adelante y hacerlo”.

Kevin Page escribió en la justificación que era para “discutir asuntos de regencia”, pero en un correo electrónico de seguimiento para el personal que pedía más información, escribió que la cena era sobre “consolidación policial”.

Paul Page no recordaba de qué se trataba la cena con Assad, más que sobre la aplicación de la ley, ya que el ex juez también era fiscal.

Kevin Page, quien usó mil 425 dólares en dinero del NSHE para comprar un iPhone X gris de 256 GB, indicó que no podía hablar, citando una enfermedad. Él no respondió a los intentos posteriores para obtener comentarios.

Lago

El 2 de diciembre de 2015, el regente Jason Geddes fue a cenar con su esposa, su hijo y otras dos parejas a Lago en el Bellagio, y gastó casi $320.

El evento se justificó en los registros de reembolso como una discusión de las iniciativas “NSHE y Nevada State College”, pero Geddes le subrayó al Review-Journal que fue un error de un asistente.

Él admite que una pareja era amiga de la UNLV y la otra pareja solo amigos. Les habló sobre la posibilidad de asistir a Nevada State College mientras ordenaba tequila, vino, una cerveza y algunos bocadillos.

“Dos de ellos estaban interesados ​​en participar en los programas y querían aprender más sobre eso”, destacó Geddes.

Geddes comenta que rara vez usa el dinero de hospedaje para comidas.

“Es aceptable llevar a la gente a cenar y discutir el negocio del sistema”, apuntó. “No gastamos tanto para siete personas. Si miras mis gastos, soy bastante cauteloso”.

Fellner puntualizó que el NSHE debería revisar si las cuentas de alojamiento, que están delineadas en la ley estatal, son necesarias, considerando muchos de los ejemplos que el Review-Journal encontró que generan preguntas.

“Parece bastante claro que la cuenta de hospedaje (puede ser) una excusa para ir a restaurantes bonitos, realmente lujosos y caros con amigos”, concluyó.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like