86°F
weather icon Clear

LVMPD publica nuevo informe y recomendaciones sobre el tiroteo del 1 de octubre de 2017

El miércoles 10 de julio de 2019, el Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas (LVMPD, por sus siglas en inglés) dio a conocer, mediante una conferencia de prensa, un informe denominado “Vegas Strong 1 October After-Action Review”, un documento de 158 páginas de la respuesta del departamento al ataque del festival Route 91 Harvest, acaecido el primero de octubre de 2017, durante un concierto de música country frente al Mandalay Bay hotel &casino.

La masacre perpetrada por Stephen Paddock dejó un saldo de 58 personas muertas, una de ellas, el joven Erick Silva, quien se desempeñaba como seguridad en el evento. Silva, de 21 años de edad, era el único residente de Las Vegas y murió como un héroe, al tratar de salvar la vida de muchas personas durante el tiroteo realizado desde una suite localizada en el piso 32 del Mandalay Bay.

El informe (revisión interna) destacó áreas de preocupación crítica, que incluyen la dificultad de los oficiales para acceder a rifles y equipos de trauma, comunicación por radio limitada dentro de los hoteles y una evidente falta de capacitación -de varias agencias-, que dejó a muchas personas sin preparación, para responder a las consecuencias de un evento que arrojó numerosas víctimas.

El alguacil de LVMPD, Joe Lombardo, estuvo acompañado de la detective Stephanie Ward y la capitana Kelly Mc Mahill, quienes fueron las autoras del informe.

“Ojalá nunca tengamos que poner en práctica estas lecciones, hemos aprendido a corregir sobre la marcha, la revisión interna duró 18 meses; examinamos miles de documentos y grabaciones para evaluar la respuesta que dimos al tiroteo, el peor que se haya dado en tierra norteamericana. El reporte incluye informes de los oficiales, llamadas al centro de emergencia, material de archivo de las cámaras corporales de algunos oficiales y aproximadamente 650 entrevistas con empleados”, manifestó el alguacil sobre el informe que consta de 158 páginas y que se encuentra, desde el miércoles 10 de julio, en el sitio web de LVMPD.

En general, LVMPD descubrió que los principales sistemas, como los sistemas de radio y despacho, funcionaban tal como estaban diseñados. Los ejercicios de capacitación los dejaron bien preparados para el incidente y las relaciones existentes con las compañías de seguridad en el Strip ayudaron a cerrar áreas rápidamente. El informe arroja 93 recomendaciones que se implementaron para mejorar la capacidad de respuesta de las autoridades.

El informe evalúa la preparación de LVMPD, así como la rapidez de la respuesta y las comunicaciones hacia el interior de las autoridades y con los cuerpos de seguridad de los hoteles y casinos del Strip, así como de otras agencias de emergencias como los bomberos, hospitales e incluso el Buró Federal de Investigaciones, entidad que no pudo determinar el motivo que tuvo el tirador para perpetrar la masacre. También revisa las acciones tomadas después del incidente, desde la investigación hasta el trabajo con víctimas, sobrevivientes, familiares y empleados.

“La revisión encontró debilidades en las áreas de equipos de emergencia, como rifles y kits de ayuda en situaciones de trauma (lesiones ocasionadas por las heridas de bala), que escasearon durante el incidente. Hubo dificultades para que los oficiales se despacharan demasiado lejos de la ubicación y no se registraran. Faltaba la disciplina de la radio y, en el caso de SWAT, la comunicación por radio era limitada debido a problemas con el equipo”, explicó Lombardo, agregando que “se descubrieron brechas de capacitación que no abordaron el manejo de las consecuencias de un incidente a gran escala”.

Como resultado del informe de revisión, LVMPD ya ha abordado medidas para salvar vidas como, por ejemplo, poner en marcha procedimientos que se ocupen de estructuras de gran altura, que alberguen eventos que se realicen en lugares al aire libre y garantizar que haya kits de trauma en lugares abiertos y de dimensiones considerables.

LVMPD también creó un grupo de investigación compuesto por expertos de cada parte de esta agencia para manejar incidentes de víctimas en masa (MCI, por sus siglas en inglés) e incidentes de alto perfil que requieren un escuadrón para trabajar el caso 24/7.

Joe Lombardo acotó que todavía hay varias recomendaciones relacionadas con la administración que desean abordar. Algunos de los problemas de planificación en curso, en los que se está trabajando, incluyen:

• Coordinar más estrechamente con la oficina del forense del Condado Clark, los departamentos de bomberos y los administradores del hospital para desarrollar un plan para la identificación de la víctima y la notificación de los parientes más cercanos.

• Tener un borrador de una política de MCI para toda la agencia que definirá con precisión el rol de todos en caso de que ocurra un incidente de este tipo.

La revisión posterior (“Vegas Strong 1 October After-Action Review”) a la acción del 1 de octubre tiene como objetivo proporcionar una hoja de ruta para que otras agencias de aplicación de la ley la utilicen en la planificación de incidentes similares al ocurrido en el festival Harvest Route 91, con la esperanza de que las agencias y entidades de los gobiernos municipales puedan aprender de las lecciones que, lamentablemente, la corporación local tuvo que desarrollar, luego de la masacre acaecida el 1 de octubre de 2017.

Contacte a Frank Alejandre en: falejandre@eltiempolv.com, o siga la cuenta de Twitter de El Tiempo: @eltiempolv.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.