Vigilantes en el cielo

Recientemente El Tiempo realizó un recorrido exclusivo con la Fuerza Aérea Auxiliar de Estados Unidos, sección Patrulla Aérea Civil (CAP por sus siglas en inglés), con el objetivo de conocer la importante labor que hace esta dependencia a favor de la comunidad del Sur de Nevada, apoyando en trabajos de búsqueda y rescate principalmente.

De acuerdo con información de la Patrulla Aérea Civil, durante su formación en los primeros días de la Segunda Guerra Mundial, esta organización vigilante de los aviadores civiles se ha comprometido a servir al país. Fundada el 1 de diciembre de 1941, como una forma de proteger las costas de la nación de la invasión de submarinos alemanes; el CAP ha evolucionado hasta convertirse en una organización de servicio público de primer nivel que todavía realiza misiones de servicio de emergencia.

Para realizar el recorrido aéreo, el piloto responsable debe supervisar cada detalle del avión, una vez a bordo de una aeronave Cessna 172, el mayor Ezekiel Martin comentó que, “dentro de servicios de emergencia utilizamos apoyos de operación, la Patrulla Aérea Civil conduce una variedad de misiones primariamente regidas por la Fuerza Aérea. En las áreas de emergencia hacemos búsqueda y rescates, todo lo que sea desastres y seguridad. Además de defensa y apoyo a todas las autoridades civiles”.

La Fuerza Aérea Auxiliar de Estados Unidos se divide por zonas, Nevada conforma la Región Pacífico al lado de estados como Arizona, California, Washington, Oregon y Hawaii. Cada dependencia se enfoca en su entidad, sin embargo, siempre están dispuestos a apoyar a otro estado en caso de ser necesario.

“Somos civiles, aunque tenemos un rango, apoyamos a toda la comunidad en general. En caso de que haya una emergencia, suponiendo que sea en California, si nos necesitan vamos y podemos hacer fotografía aérea o búsqueda y rescate, dependiendo de lo que esté sucediendo en el área”, detalló el mayor Martin.

La Patrulla Aérea Civil es Auxiliar Oficial de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y como organización humanitaria sin fines de lucro, ha obtenido el apoyo y el compromiso de sus casi 60,000 miembros voluntarios en todo el país, junto con un equipo de educación aeroespacial de cuatro personas en la Sede Nacional del CAP en ‘Maxwell Air Force Base, AL’, y ha respondido a la ‘llamada a la acción’ de los Estados Unidos para preparar a la juventud de la nación y de esta manera, esté patrióticamente y tecnológicamente preparada para las demandas aeroespaciales globales del futuro.

“Aquí en el Sur de Nevada hicimos fotografía aérea por la cantidad de nieve que hubo en febrero en Monte Charleston, trabajamos en conjunto con más autoridades para poder apoyar a las comunidades y su seguridad. En el área del Lago Mead, hay personas que toman mucho, especialmente ahora durante el 4 de julio, se van en sus botes, se olvidan dónde se metieron, se les acaba el combustible y se pierden dos o tres días y hay que buscarlos, lo bueno es que aparecen. El año pasado la Patrulla Civil Aérea logró rescatar a cerca de 100 personas a nivel nacional”, sentenció el mayor Martin.

Otra de las contingencias más comunes en el Sur de Nevada es cuando los turistas, principalmente personas de Europa, se extravían mientras hacen excursiones en las montañas. De acuerdo con CAP, es debido al exceso de confianza al alejarse más de lo debido y a no ir preparados con agua suficiente para hidratarse.

“Cada que hay un accidente aéreo por lo general nos llaman, en Monte Charleston es por la nieve o posibilidad de fuego. Un poco más hacia el norte y sus alrededores es donde la gente se empieza a perderse.

(Un día de trabajo) Es extremadamente variable, todo el equipo de la Patrulla Aérea Civil somos voluntarios, si es un día de ejercicios ya lo tenemos pre programado. Si es un día donde hay una emergencia, nuestros sistemas de comunicación están conectados directamente con el Comando Central, nos mandan la información y participamos. Me fascina volar pero cuando estamos buscando a alguien mi objetivo es prestar atención en la seguridad de la tripulación y de todos”, aseveró el mayor Martin.

Los pilotos del CAP realizan misiones de reconocimiento para la seguridad nacional, búsqueda y rescate, auxilio en casos de desastre e incluso operaciones contra la droga a petición del gobierno o de las agencias policiales. En ocasiones transportan personal médico, suministros, sangre y tejido vivo. En tiempos de desastre, evalúan los daños y transportan personal de emergencia de un sitio a otro. Cuando no están volando misiones de emergencia tradicionales, los pilotos dan orientación de vuelo a los cadetes y maestros, con el objetivo de mantenerse eficientes y seguros.

En los operativos de búsqueda y rescate, la aeronave asignada vuela en aproximadamente a 500 pies de altura con tres tripulantes a bordo. El piloto, responsable de la seguridad de la tripulación; el observador de misión, se dedica a supervisar las coordenadas y comunicarse con el Comando Central; y el escaneador, quien tiene la tarea de buscar a la persona, barco, o vehículo, además de tomar fotografías.

“Una vez que se encuentra a una persona, vehículo, o lo que se busque, avisamos al Comando Central e inmediatamente envían un helicóptero o se hace por tierra, y se hace el rescate una vez que ya tenemos las coordenadas exactas. Por suerte no ha habido muchas emergencias en la última época, en promedio 10 rescates por año en el Sur de Nevada”, dijo el mayor Martin.

El mayor Ezekiel Martin cuenta con casi 50 años de experiencia como piloto aviador, una profesión que le ha dejado muchas satisfacciones, por lo que compartió una de sus vivencias con este semanario.

“La aventura fue cuando volaba de Buenos Aires a Brasil, trabajaba para una compañía petrolera. No había pistas, las improvisaban, abrían los árboles porque era en la zona del Amazonas y ahí aterrizábamos. A veces era de noche, prendían algunas fogatas y esa era la pista.

Era joven, ahora capaz que no lo haría porque no es seguro hacer eso. Por suerte, nunca tuve ningún accidente, lo único fue que una vez el tren de aterrizaje no bajaba de ninguna de las dos formas, automática o manual, se había trabado, utilicé todas las técnicas necesarias y me autorizaron aterrizar sobre el área de césped, fue un aterrizaje de emergencia sin ningún tipo de consecuencias”, relató el mayor Martin.

Participar con CAP puede ser más fácil de lo que parece, es por ello que la Fuerza Aérea Auxiliar invita a la comunidad a unirse a sus filas. Sus 56,000 miembros dedican desinteresadamente su tiempo, energía y experiencia hacia el bienestar de sus comunidades, al tiempo que promueven la aviación y campos relacionados a través de la educación aeroespacial, formando así a futuros líderes a través del programa de cadetes del CAP.

“Tenemos programas para cadetes, de 12 a 18 años de edad, la membresía tiene un costo muy económico y muchos califican para que sea gratis. Se usa el uniforme de la Fuerza Aérea, los cadetes aprenden muchas cosas como ayuda a la comunidad y tienen un mejor nivel de vida para el futuro. Aprenden integridad y los valores principales de la Fuerza Aérea y como seres humanos.

¿Te gustaría honrar y servir a Estados Unidos? ¿Quieres prepararte para tu futuro mientras haces nuevos amigos? Entonces prepárate para el buen desafío, inscríbete como miembro de los cadetes de la Patrulla Auxiliar de Aviación de los Estados Unidos de la Fuerza Aérea.

Los cadetes vuelan, aprenden a conducir, hacen caminatas en la montaña, acampan, hacen ejercicio y se empujan a nuevos límites. Quienes deseen tener una carrera en la aviación, el espacio o el ejército, el Programa de Cadetes de CAP es recomendable.

“Está abierto tanto para jóvenes como adultos, el requerimiento mínimo es tener una residencia permanente y ganas de participar, vamos a tener que cumplir ciertas cantidades de requisitos como revisión del FBI sobre antecedentes penales.

Las puertas están abiertas, personalmente invito a todos los que puedan venir, a que se comuniquen con nosotros, cualquiera que tenga el interés lo puede presenciar, pueden decir que lo vieron en el periódico y traerlo. Para los jóvenes, todos básicamente califican mientras tengan de 12 a 18 años de edad aunque después se extiende; es extremadamente divertido, se aprende mucho de computación, ejercicios, estar saludables, la integridad es el punto principal”, finalizó el mayor Ezekiel Martin.

Para más información visite www.nvwg.cap.gov, www.gocivilairpatrol.com, o llame al (775) 410-2408.

 

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like