Violencia doméstica sigue presente en nuestra comunidad local

Blasa Oyoque llegó a los Estados Unidos en 1998, pero dice que solo ha vivido en este país por 14 años, ya que no considera que sus primeros años en los Estados Unidos como haber vivido.

En ese tiempo, Oyoque estaba atrapada en una relación de violencia doméstica por el padre de sus hijos. Su ex pareja, quien la manipulaba, no la dejaba estudiar, trabajar o tener amigas. Oyoque cuenta que un principio el abuso era psicológico hasta que sobrepasó los límites golpeandola, fue entonces que Oyoque decidió pedir ayuda.

“Yo no me pude defenderme mano a mano, entonce le hable a la policía,” dijo Oyoque.

Como madre soltera con cuatro hijos, Oyoque admite que ha sido difícil vivir sola en un país desconocido, pero dice que no se arrepiente de haberse separado de su agresor sabiendo que el abuso pudo llegar más lejos y las consecuencias peor.

El mes pasado, el residente de Las Vegas Jason Dej-Odoum mató a su esposa, Phoukeo Dej-Oudom y a sus tres hijo antes de suicidarse. En mayo, Christina Franklin fue asesinada por su ex-novio Travis Spitler cuando fue a dejar sus niños a una guardería.

Estos son tan solo algunos ejemplos, Janette Amadora, de Hermandad Mexicana Transnacional en Las Vegas, dice que en el caso de mujeres inmigrantes, muchas temen reportar a sus agresores a la policía.

“Los maridos le dicen a las mujeres si llamas a la policía te van a llevar a tí porque no tienes papeles y es el miedo de ellas. Ella dicen, ‘que voy hacer con mis hijos’”, dijo Amadora.

Por esos motivos, Amador dice que muchos de los crímenes no son reportados. Los datos que existen no reflejan la realidad de la violencia doméstica que ocurre en el país.

Hermandad Mexicana tiene tres talleres al año dedicados al tema de la violencia doméstica. La organización conecta a la comunidad hispana con diferentes recursos disponibles y les informan sobres las leyes para obtener una visa después de ser víctimas de violencia.

La petición de VAWA se aplica a víctimas de agresores ciudadanos, mientras que la Visa “U” se aplica a las víctimas de agresores de cualquier estatus migratoria. La Visa “U” también requiere que los aplicantes pongan una denuncia contra el agresor y cooperen durante la investigación.

Oyoque se había enterado de las leyes en su iglesia, pero antes de contactar a Hermandad Mexicana, otras personas le habían dicho a Oyoque que al solicitar la visa, corría el riesgo de ser deportada.

Amadora se arriesgó y dice que en su experiencia, no ha visto que esto pase.

Hoy, Oyoque tiene dos meses de ser residente legal. Además de tener un empleo a tiempo completo, Oyoque sirve a su comunidad como voluntaria de la clínica de salud reproductiva Planned Parenthood. Aunque asiste con casos de violencia doméstica, no es parte de los servicios que ofrece la clinica. Rosita Castillo, directora del programa Promotores de Salud, dice que alertar sobre la violencia doméstica también enseña sobre el cuidado de salud.

Oyoque comentó que las participantes frequentemente le dicen que vinieron a la plática sin el permiso de sus maridos o que ellos no las dejan ir a sus chequeos médicos. Oyoque, como promotora de salud, comparte su historia con mujeres y familias hispanas y les proporciona información y los conecta con los recursos apropiados.

“Es bonito ayudar e informar a la gente, porque uno no sabe cuando lo van a necesitar, ni a quién pueden ayudar,” comentó Oyoque.

Marcela Guzmán, amiga de Oyoque quien también fue víctima de violencia doméstica, la considera un símbolo de admiración.

“Ella tiene una manera muy bonita de ver la vida. Después de todo lo que le ha pasado, ella sonríe,” Guzmán comentó.

La trabajadora de caso Janette Amador aconseja a las víctimas de violencia doméstica interesadas en aplicar para ambos programas, especialmente para la visa U, que no esperen para hacer los trámites porque la agencias policiácas pueden perder los archivos de la evidencia después de un tiempo.

Si desea información sobre el programa de Violencia Doméstica de Hermandad Mexicana, puede llamar al 702-810-3812. ​

 

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like