Vota el senado en contra de la declaración de emergencia de Trump

WASHINGTON — Un mes después de que el presidente Donald Trump declarara una emergencia nacional para construir un muro fronterizo, el Senado emitió una reprimenda bipartidista el jueves y votó para terminar la acción.

Se espera que la votación de 59 a 41 obligue al presidente a emitir el primer veto de su administración.

“Probablemente tendré que vetarlo pero no se anulará”, declaró Trump ante periodistas en la Casa Blanca momentos antes de la votación.

La cantidad de republicanos que abandonaron al presidente creció después de que Trump intentara forjar un compromiso con un proyecto de ley que limitara el uso futuro de la Ley de Emergencias Nacionales, lo que llevó a los conservadores a unirse a los demócratas para aprobar la resolución.

“Esta declaración es un precedente peligroso”, comentó la senadora Lamar Alexander, R-Tenn.

Alexander dijo que los actuales candidatos presidenciales demócratas afirman que también podrían usar una declaración para “derribar el muro fronterizo existente, quitar armas, detener las exportaciones de petróleo, cerrar la perforación marina y otras empresas de izquierda, todo sin la aprobación del Congreso”.

El senador republicano Pat Toomey, de Pensilvania, también rompió filas, citando el precedente de dejar que la declaración se establezca para los futuros presidentes.

“No es un voto normal”

El líder de la minoría del Senado, Charles Schumer, demócrata por Nueva York, instó a los colegas del Partido Republicano a unirse a los demócratas y no abandonar sus creencias fundamentales sobre los poderes presidenciales. Les ordenó que no apoyaran a Trump por lealtad partidista.

“Este no es un voto normal, este no es un día normal”, criticó Schumer, y agregó: “Este será un voto sobre la Constitución y sobre la separación de poderes”.

La resolución de desaprobación del Senado, que sigue a la aprobación en la Cámara de Representantes, termina la declaración del presidente de una emergencia nacional el 15 de febrero. Trump emitió la declaración para darle autoridad para redirigir los fondos militares para construir un muro fronterizo después de que el Congreso rechazó su solicitud de 5.7 mil millones de dólares.

Las senadoras de Nevada, Catherine Cortez Masto y Jacky Rosen votaron con otros demócratas para aprobar la resolución.

Doce republicanos se unieron a los demócratas, exponiendo una fisura dentro de la conferencia del Partido Republicano.

La Cámara aprobó la resolución el 26 de febrero por una votación de 245 a 182. Allí, 13 republicanos se unieron a los demócratas, mucho menos de lo necesario para una mayoría de dos tercios para anular un veto presidencial.

Dina Titus, Steven Horsford y Susie Lee, representantes demócratas de Nevada, votaron para aprobar la resolución. El representante republicano Mark Amodei votó en contra.

Anteriormente, Trump advirtió a los republicanos de las consecuencias de votar con los demócratas en un tema de seguridad fronteriza y en contra de un muro que la mayoría de los republicanos apoyan.

Pero muchos senadores republicanos que se presentaron en las elecciones se encuentran en estados con votantes independientes.

Las encuestas nacionales muestran que la mayoría de los votantes probables se oponen al muro fronterizo y muchas de las políticas de inmigración del presidente.

Sin embargo, para muchos conservadores del Senado, la cuestión se debió a la autoridad presidencial y la preocupación de que dejar la declaración en pie sería ceder la responsabilidad del Congreso en virtud de la Constitución para autorizar y apropiarse del gasto federal.

Los conservadores saltan de la nave

Alexander, el senador Mike Lee, R-Utah, y otros, afirmaron que Trump usó la ley de emergencias para usurpar el poder del poder legislativo a fin de obtener fondos para construir un muro, una plataforma clave de su campaña presidencial.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, R-Ky., destacó que el presidente operaba bajo la autoridad de la ley nacional de emergencias aprobada por el Congreso en 1976. Dijo que apoyaba la decisión del presidente porque “hay una clara crisis de seguridad fronteriza y humanitaria en la frontera sur”.

Pero los demócratas indicaron que la administración no había demostrado que existiera una crisis o que pudiera explicar cómo un muro podría detener mejor la entrada ilegal que las cercas y la tecnología existentes que el Congreso aprobó para fortalecer la seguridad fronteriza.

“No creo que necesitemos un muro, no creo que necesitemos una emergencia fabricada que esta administración haya creado para conseguir los fondos”, expuso Cortez Masto a los reporteros.

Schumer argumentó que no hay guerra, desastre natural o enfermedad que haya sido asociada con declaraciones anteriores y citó los comentarios contradictorios de Trump el día en que hizo la declaración, en el Jardín de Rosas, cuando declaró a los reporteros: “No tenía que hacerlo”.

“Perdió en el Congreso y quiere evitarlo”, apuntó Schumer.

Mientras tanto, el presidente confiaba en que su veto de la resolución se mantendría en la Cámara.

Si la Cámara de Representantes no anula su veto, la administración podría aprovechar los 3.6 mil millones de dólares que ha identificado en las cuentas militares para construir partes del muro fronterizo, principalmente en el sur de Texas, donde ya se han levantado algunos segmentos.

Proyectos locales en riesgo

El dinero militar provendría de proyectos de construcción en instalaciones locales, incluidos 97 millones de dólares en Nevada para instalaciones de aviones no tripulados en Creech AFB, un simulador de rescate en helicóptero en Nellis AFB y un centro de preparación de la Guardia Nacional en North Las Vegas.

Trump también podría obtener 3.1 mil millones de dólares en fondos de decomiso de activos y dinero militar dirigido para la interdicción de drogas.

Incluso si su veto es sostenido en la Cámara, la declaración de emergencia nacional todavía enfrenta desafíos legales.

Dieciséis estados, incluido Nevada, están solicitando una orden judicial en un tribunal federal de California que cuestiona la constitucionalidad de la acción del presidente. Todos menos uno de esos estados, Maryland, tienen gobernadores demócratas.

Además, se han presentado demandas legales en nombre de los propietarios de tierras en Texas que podrían perder propiedades ante el gobierno federal si se construye un muro cerca del Río Bravo.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like