90°F
weather icon Partly Cloudy

Walmart se agiliza para prohibir ciertas armas y municiones, beneficia a otras tiendas de Las Vegas

Era un típico miércoles por la tarde en la tienda 2nd Amendment Guns & Accessories en Las Vegas.

El copropietario Mark Hames conversaba con los clientes mientras miraban la vitrina de la tienda llena de pistolas de marcas como Sig Sauer y Smith & Wesson. La decisión de Walmart el martes de dejar de vender ciertas armas de fuego y municiones también fue un tema candente.

La tienda de siete años de edad, escondida dentro de un centro comercial en North Rancho Drive, podría recibir un aumento en las ventas luego de la decisión, afirmó Hames.

La decisión es “una triste noticia” para la industria, pero es una que podría beneficiar a su tienda y a otros en Las Vegas, anunció.

“Creo que debería aumentar nuestras ventas en municiones de armas de fuego”, detalló Hames. “De todos modos ya nos va bien vendiendo municiones para armas de mano, por lo que a la larga debería ayudarnos”.

Los representantes de varias tiendas de armas en el Condado de Clark se negaron a comentar sobre el cambio, pero reconocieron la expectativa de que las ventas aumenten ya que los clientes de Walmart probablemente se dirigirán a las tiendas de armas y municiones vecinas.

El minorista con sede en Bentonville, Arkansas, también encontró otro aliado el miércoles cuando Kroger Co., uno de los proveedores más grandes del país, anunció que pediría a los clientes que “ya no porten armas de fuego abiertamente” en sus tiendas, incluidos aquellos estados que cuentan con una ley de portarlas libremente como Nevada.

Kroger dejó de vender armas de fuego y municiones hace un año en sus tiendas Fred Meyer en el noroeste del Pacífico.

Los anuncios de los gigantes minoristas se producen en medio de un impulso creciente de los consumidores y sus grupos de defensa para implementar verificaciones de antecedentes más estrictas y leyes de reforma de armas a raíz de varios tiroteos recientes, incluidas las tiendas Walmart en El Paso, Texas y Southaven, Mississippi.

Se estima que hubo 287 tiroteos masivos hasta el miércoles, según la organización sin fines de lucro Gun Violence Archive, que clasifica los tiroteos masivos como incidentes en los que cuatro o más personas fueron asesinadas.

El presidente ejecutivo de Dick’s Sporting Goods, Edward Stack, conocido por ser propietario de armas desde hace mucho tiempo, decidió remover armas de fuego de 125 de sus tiendas, esto se produce después de que el minorista ya retirara la AR-15 y otros rifles semiautomáticos de sus estantes, así como la compañía Field & Stream el año pasado.

“Kroger ha demostrado con nuestras acciones que reconocemos el creciente coro de estadounidenses que ya no se sienten cómodos con el status quo y que abogan por reformas concretas y de sentido común en las armas”, explicó Jessica Adelman, vicepresidenta de asuntos corporativos del Grupo Kroger. “Kroger pide respetuosamente que los clientes ya no lleven abiertamente armas de fuego a nuestras tiendas, que no sean agentes de la ley autorizados”.

Si bien Kroger no tenía detalles sobre cómo manejará a los compradores que intentan portar armas de fuego abiertamente, la portavoz de la compañía, Klare Williamson, mencionó: “trabajaré con nuestros pares en toda la industria para formular las mejores prácticas que comunicaremos a los equipos de nuestras tiendas”.

El presidente ejecutivo de Walmart, Doug McMillon, declaró en un comunicado que la compañía capacitará a los empleados para que tengan un “enfoque de no confrontación” y tendrá carteles en la tienda sobre la nueva política en las próximas semanas.

Ventas limitadas

McMillon dijo en su declaración a los empleados que después de visitar El Paso a principios del mes pasado, estaba listo para compartir una respuesta “reflexiva y deliberada”, que también siguió a la presión de los grupos de defensa del control de armas y los empleados de Walmart para detener sus ventas de armas.

Añadió que la compañía ya no venderá municiones de rifles de cañón corto como calibre .223 y calibre 5.56, comúnmente utilizado en algunos rifles de caza, ya que también se puede usar para armas de estilo militar. La compañía también suspenderá la venta de municiones y detendrá todas las ventas de armas en sus tiendas de Alaska.

Cualquier oferta restante de armas de fuego, como rifles y escopetas de cañón largo (incluida la munición requerida), será para entusiastas de la caza y el tiro deportivo.

Walmart estimó que su participación en el mercado de municiones se reduciría de aproximadamente un 20 por ciento a entre un seis y un nueve por ciento.

“Sospecho que el impacto en la industria será más psicológico que cualquier otra cosa”, subrayó Jurgen Brauer, economista jefe de la consultora Small Arms Analytics & Forecasting. “Obviamente, otros vendedores de municiones podrán llenar ese vacío”.

Las cadenas de artículos deportivos como Bass Pro Shops y Cabela’s probablemente atraerán más clientes al igual que las más de 11 mil tiendas especializadas de armas y municiones, según la firma de investigación IBISWorld.

“Es posible que no tengan el mismo poder adquisitivo que Walmart y obtengan municiones al mismo precio que Walmart puede obtener de sus proveedores, por lo que puede haber un pequeño repunte en los precios de las municiones, pero probablemente nada de lo que cualquier entusiasta de los disparos estaría particularmente preocupado”, añadió Brauer.

Dijo que no anticipa un impacto inmediato de la decisión de Walmart de detener las ventas de municiones para armas de fuego, pero señaló que la industria se está enfrentando a una recesión.

Brauer expuso que las ventas de armas de fuego durante los primeros siete meses del año fueron de 7.43 millones de unidades, o alrededor de 360 mil unidades menos que en el mismo periodo en 2018. Él proyecta que las ventas de armas de fuego probablemente caerán por debajo de los totales de 2018 a 13.8 millones de unidades.

Mencionó que las ventas de armas comenzaron a caer lentamente en los últimos dos años, y señaló que la industria vio “una disminución catastrófica” cuando las unidades vendidas cayeron de 16.6 millones en 2016 a 14.7 millones de unidades en 2017.

Hames hizo eco de la consideración de Brauer, alegando que el negocio estaba en auge hace dos años, y que muchos clientes eran compradores mayores de armas por primera vez.

Ahora, las ventas han vuelto a los niveles normales, pero recalcó que si consigue más tráfico peatonal de los antiguos clientes de Walmart, todavía se reducirá al precio y el servicio al cliente.

“El negocio es el negocio”, concluyó Hames. “Si el precio es bajo, comprarán en línea o en otra tienda de armas. Somos un lugar pequeño, por lo que tenemos algunos clientes bastante leales porque saben que obtendrán un buen servicio al cliente”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.