83°F
weather icon Clear

Ya descansa Larry Burns, ex capitán de la policía de Las Vegas

Cuando los hijos de Larry Burns eran pequeños, se acostaba de espaldas en el piso de la sala de estar, cerraba los ojos y estiraba los brazos, con las palmas hacia arriba.

Uno por uno, sus hijos colocaban sus pequeñas manos en las suyas.

Burns trazaba las líneas de las palmas de sus manos con sus dedos, sentía sus nudillos y llenaba el espacio entre sus dedos con los suyos, y luego, con los ojos aún cerrados, decía cuál de las manos de sus hijos sostenía.

Ese fue, según Luke Burns, el lado “tierno y muy suave” de su padre, el ex capitán del Departamento de Policía Metropolitana (LVMPD) Larry Burns, quien finalmente obtuvo el descanso eterno el jueves por la mañana justo una semana después de su muerte inesperada a los 61 años.

Alrededor de dos mil personas asistieron a su servicio funerario en el Centro de Smith para las Artes Escénicas en Reynolds Hall. En cualquier otro día, una multitud de este tamaño significaría un espectáculo agotado en el teatro.

Una bandera estadounidense se postró sobre su ataúd plateado en el escenario. Un retrato de Burns con su sonrisa distintiva devolvió la mirada al público que lloraba, iluminado por un resplandor naranja quemado de las tenues luces.

En una ocasión, Burns le dijo a su hijo Luke: “Quiero hacerlo todo bien por ti, muchacho”.

“Eso es todo lo que a mi padre le importó”, mencionó Luke mientras miraba a la multitud. “Él nunca dudó de eso”.

En un suspiro, dijo: “Quería con toda sinceridad, honestidad y seriedad hacer lo correcto por su prójimo”.

“Él no tenía paralelo, era un gigante”, destacó Luke, concluyendo su elogio. “Y todos lo extrañaremos mucho”.

Ese profundo amor que mostró a su familia y amigos a menudo se tradujo en su trabajo, especialmente en roles de liderazgo. Burns tenía la forma singular de hacer que cada uno con el que entrara en contacto con él se sintiera como la persona más importante del mundo, y eso apoyó a quienes lo rodeaban, según Dennis Flynn, un amigo cercano y colega de LVMPD desde hace mucho tiempo.

“¿No nos hizo sentir a todos como si fuéramos el centro del universo cuando hablábamos con él?”, le preguntó a la audiencia.

Todos en su vida sabían que su familia era primero en todo. Pero su amor por su iglesia y su trabajo en la aplicación de la ley fueron un segundo y tercer lugar. A menudo se casaba con los dos, inculcando “liderazgo de servicio” en su actuación policial, agregó Flynn.

“Incluso cuando era un joven oficial, Larry sabía que no se trataba de acabar con los malos. Sabía que la policía se trataba realmente sobre el servicio”, detalló Flynn. “Todos sabemos que Larry no aprendió esto por su cuenta. Ese término, ‘liderazgo de servicio’, vino de Jesucristo”.

Burns fue obispo de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Henderson, donde vivió. Pasó 27 años con LVMPD antes de retirarse en 2013.

Dentro de un año, salió de su retiro para desafiar a Joe Lombardo en la carrera del alguacil de 2014.

Burns contaba con un apoyo abrumador de parte de los oficiales de LVMPD, según una encuesta interna del sindicato de la policía en ese momento. La Asociación de Protección de la Policía de Las Vegas, que representa a la policía y los oficiales de prisiones, también lo respaldó.

Lombardo ganó con el 51 por ciento de los votos.

Dejando a un lado la carrera del alguacil, tal vez por lo que más se conoce a Burns dentro del departamento fue su compromiso inquebrantable con las comunidades que prometió proteger como capitán del Comando de Área de Bolden del departamento, que abarca el Westside Histórico.

“Su trabajo es ser la policía, no ser los jueces”, Burns solía decirle a sus oficiales, según Flynn.

Casi al final de su carrera, Burns fue abordado por un empleado del Departamento de Justicia, que estaba realizando una revisión de la agencia. El comando del área de Burns había visto una reducción de los delitos violentos bajo su dirección.

“¿Cuál es tu secreto?” preguntó el entrevistador.

“Te lo voy a decir, pero no lo vayas a publicar”, le pidió Burns al entrevistador. “Es amor.”

Flynn se detuvo, permitiendo que la audiencia digiriera eso.

“El entrevistador lloró”, continuó, “al ver ese gran hombre denominarlo en el concepto más simple: amor”.

Finalmente, se leyó una nota en voz alta que Burns había escrito para su esposa de 36 años, Elizabeth Ann, en caso de que muriera primero.

Fue breve: “Todo está bien”.

Burns deja atrás a su esposa, Elizabeth Ann; hijos Lawrence, Luke, Landon y Layton; las hijas Alexis Dessau, Aliza y Alayna; sus nietos Owen, Graham, Van y Avery Dessau. Le precedieron en la muerte su hija, Aubrey.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.