47°F
weather icon Clear

A patadas con las instituciones, desde ahora

Alguien tiene que decirle a Andrés Manuel López Obrador que muy pronto será el jefe de las instituciones nacionales y no las puede tratar a patadas como ha hecho con el Estado Mayor Presidencial y el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (INAI).

Con la mano en la cintura le echa la gente encima a instituciones valiosas que al menos merecen respeto.

Así actúa contra Estado Mayor y el INAI. No le gustan y les avienta el pueblo encima.

¿De igual manera va a proceder contra la Suprema Corte o el Banco de México, si no se le doblegan?

Cuidado, el presidente electo está mandando señales que no debemos hacer como que no las vemos.

La gente, su gente, contra las instituciones que le desagradan.

El fin de semana, en Tlatelolco, acusó al Estado Mayor Presidencial de haber participado en la represión de 1968, y es una razón más para desaparecer ese cuerpo militar.

¿Alguna prueba de que el Estado Mayor participó en la masacre?

Ninguna. El presidente electo de México se solaza en golpear a una institución que ha servido al país con lealtad.

Se entiende que el próximo presidente busque dar una imagen de austeridad y cercanía con la población al no traer escoltas profesionales, pero denigrar instituciones para engrandecerse él, ya es un exceso.

Él será el jefe de las instituciones nacionales, y lo menos que merece el Estado Mayor Presidencial, ya que lo va a desaparecer, es una despedida con dignidad.

Se van como asesinos de estudiantes, y no lo son ni lo han sido.

A reserva de que López Obrador presente pruebas contra el EMP, además de sus arengas al pueblo en la Plaza de las Tres Culturas, cosa que no ha hecho.

Todos vamos a respetar al presidente López Obrador, porque será la cabeza de las instituciones de México. Sería muy sano que él también las respetara, para seguir su ejemplo.

Otra institución que se cruzó en el camino de sus enojos fue el Inai.

¿También lo va a desaparecer?

Por lo visto, ganas no le faltan. Y el poder para aniquilarlo también lo va a tener. El INAI es una de las instituciones creadas después de la alternancia en la presidencia de la República, y ha servido para conocer en qué se gasta el dinero público.

Gracias al INAI supimos el dispendio en el menaje de la casa presidencial, los pagos a profesores inexistentes, pormenores de la llamada Estafa Maestra, la deuda de Coahuila, la apertura del expediente del caso Ayotzinapa, el del Paso Express de Cuernavaca, el caso Tlatlaya, los donativos en dinero a Provida que se gastaron en tangas y muchos otros asuntos que se manejaban en la secrecía.

¿Quiere desaparecer el INAI?

Para López Obrador, es un ejemplo de instituciones que “no han hecho nada” desde su fundación.

Más aún, acusa al Instituto de ser nido de “una burocracia dorada” cuyos consejeros ganan casi 250 mil pesos.

Por lo visto, los salarios de los integrantes del INAI serán un pretexto para cerrar el INAI.

Hasta el momento sólo se trata de agredirlos y echarle la gente encima. ¿Y después? ¿Qué sigue?

Durante la campaña dijo que “el Instituto de Transparencia es una burocracia fifí, que cuesta al erario mil millones de pesos al año”.

Era discurso de campaña, dirán sus defensores. ¿Y ahora? Ahora ya es presidente electo y golpea a la institución que deberá transparentar los gastos de su gobierno.

Ya está amenazada de muerte: no sirve para nada y cuesta mucho.

Por ese camino, en cualquier momento va a apuntar contra los medios de comunicación, la Corte, el INE, el INEGI o cualquier institución que le incomode.

Son avisos que hay que tener presentes para no decirnos sorprendidos cuando empiece a gobernar y comience a tener problemas.

Alguien va a pagar las consecuencias de sus enojos: instituciones y personas.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Hermanos separados por divorcio

Desde que vivo en Estados Unidos, me choca mucho la forma en que se manejan las familias a la hora de un divorcio. Me parece una gran estupidez que cuando unos hermanos pasan por el duelo de perder a uno de sus padres —casi siempre el papá es quien se va de la casa—, también pierden a uno de sus hermanos. Los jueces de este país lo consideran plátanos o naranjas, que deben ser repartidas entre los padres.

Por el equilibrio entre hombre y naturaleza

“No habían pasado cuatro días desde la llegada de los peregrinos a las costas de Cape Code, cuando ya habían saqueado la tumba de mis ancestros y se habían nuestro robado el maíz y los granos”. Estas palabras son parte de un discurso escrito en 1970 por Frank B. James, también conocido por su nombre nativo como Wamsutta.

Ahora al hombre “le duele la cabeza”

El deseo sexual ha sido un gran desconocido por años. Hoy, el famoso Dr. Francisco Cabello, psicólogo, médico y sexólogo, además director del Instituto Andaluz de Psicología y Sexología, demostró en mi programa diario en todas las redes —“Dra. Nancy”— que sexualmente hablando es al hombre al que, a la hora del sexo hoy en día, “le duele la cabeza”. Este cambio viene cocinándose desde los años 80.

¿A quién elegirá Biden como titular en Educación?

No hay que tener una bola de cristal para saber el presidente electo Joe Biden buscará un nominado que cuente con el apoyo de la Asociación Nacional de Maestros (NEA) y la Federación Americana de Maestros (AFT, por sus siglas en inglés).

Violencia en Estados Unidos: Detengamos este disparate

Estados Unidos se ha convertido en un país sumamente violento. En este país hay más armas letales que personas viven aquí. Lo peor es que están en manos de jóvenes, y de cualquiera que tenga dinero para comprarlas.

El caso de Epstein todavía se usa para difamar a Acosta

Antes de que lo encontraran muerto en una celda de la cárcel de Nueva York, en lo que un forense describió como un suicidio, Jeffrey Epstein era un abusador sexual en serie -súper rico- con conexiones políticas impecables y una racha despiadada. Un año después de su muerte, Epstein acecha a un sistema de justicia penal que falló a sus muchas víctimas.