51°F
weather icon Clear

Alcalde de una ciudad de Florida pide prohibición de armas semiautomáticas

Hay algunos motivos de esperanza en la lucha contra la demencia de las armas tras la tragedia de la escuela de Parkland, Florida, en la que un joven de 19 años con problemas y armado con un rifle semiautomático AR-15 mató a 17 personas y dejó muchos otros heridos.

Mientras los estudiantes de la escuela de Parkland siguen electrizando al país con sus discursos en contra del lobby de las armas, el alcalde de Coral Gables –la ciudad vecina al centro de Miami– ha decidido desafiar las leyes de la Florida y pedir la prohibición de todas las armas semiautomáticas en su ciudad.

No propone pasos minúsculos, como la sugerencia del gobernador de Florida Rick Scott de prohibir las ventas de armas semiautomáticas a cualquier persona menor de 21 años. Eso aún les permitiría a muchas personas mayores de 21 años comprar lo que esencialmente es un arma de guerra.

Raúl Valdés-Fauli, alcalde de Coral Gables, está pidiendo a la Comisión de la Ciudad de Coral Gables que apruebe una ordenanza que prohíba la venta de todas las armas semiautomáticas en su ciudad, ya se trate de compradores de 18 u 80 años.

Según las leyes de armas increíblemente laxas de la Florida, las ciudades no pueden aprobar regulaciones de armas más estrictas que las estatales. La ley estatal también determina que si un municipio modifica las leyes estatales sobre armas, podría haber una multa civil de hasta $5,000 contra el funcionario responsable del cambio.

Valdés Fauli me dijo que la multa personal lo tiene sin cuidado. “Si eso ayuda a prevenir la muerte de uno solo de los niños de Coral Gables, pagaría felizmente la multa”, me dijo.

Coral Gables, una ciudad de gente de altos ingresos de unas 51,000 personas, no tiene tiendas de armas, pero ha tenido varias ferias de ventas de armas, dijo Valdés-Fauli.

“No estoy a favor de prohibir todas las armas”, me dijo el alcalde. “Pero básicamente estamos permitiendo todas las armas de fuego y las ponemos en las manos de cualquiera que las quiera”.

Nikolas Cruz, el joven de 19 años que llevó a cabo la masacre en la escuela Marjory Stoneman Douglas de Parkland, no habría podido matar a tanta gente en tan poco tiempo si en lugar de tener un rifle semiautomatico AR-15 hubiera tenido solo un cuchillo, o una pistola.

El presidente Trump y la Asociación Nacional del Rifle (NRA), que gastó alrededor de $50 millones en contribuciones a la campaña de Trump, los candidatos republicanos y publicidad contra Hillary Clinton en 2016, dicen que quieren armar a los maestros para evitar nuevos tiroteos masivos. Si se arma a un 20 por ciento de los 3.5 millones de maestros de Estados Unidos, eso podría equivaler a la venta de 700,000 nuevas armas.

Trump dice que más armas en las escuelas ayudaría a evitar nuevas masacres, porque los tiradores tendrían miedo de ser asesinados por maestros armados.

Pero Valdés-Fauli responde –con toda razón– que armar a los profesores es un disparate. “Los maestros tienen un trabajo lo suficientemente complicado como están. ¿Se imaginan pedirles a los maestros que no están entrenados para esto que se enfrenten a alguien con un arma semiautomática, mientras los estudiantes corren en todas direcciones? Es ridículo”, me dijo el alcalde.

La mayoría de los maestros están de acuerdo en que la propuesta de Trump es una locura, entre otras cosas porque pondría a los maestros en peligro. Imaginen lo que pasaría si la policía entra en una escuela para abatir a un asesino serial y se encuentra con un adulto armado. Lo primero que harían sería dispararle.

La mayoría de los maestros están mal pagados y tienen uno o dos trabajos adicionales. Apenas pueden hacer frente a sus niveles de estrés actuales. Si los guardias del Sheriff del Condado de Broward no entraron en la escuela durante la masacre porque el asesino tenía un arma más poderosa, ¿se les pedirá a los maestros de música que sean más valientes?

Los demás alcaldes de Florida y de todo el país deberían seguir el ejemplo de Valdés Fauli antes de que otra tragedia sacuda a la nación. Esta locura tiene que parar.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Hermanos separados por divorcio

Desde que vivo en Estados Unidos, me choca mucho la forma en que se manejan las familias a la hora de un divorcio. Me parece una gran estupidez que cuando unos hermanos pasan por el duelo de perder a uno de sus padres —casi siempre el papá es quien se va de la casa—, también pierden a uno de sus hermanos. Los jueces de este país lo consideran plátanos o naranjas, que deben ser repartidas entre los padres.

Por el equilibrio entre hombre y naturaleza

“No habían pasado cuatro días desde la llegada de los peregrinos a las costas de Cape Code, cuando ya habían saqueado la tumba de mis ancestros y se habían nuestro robado el maíz y los granos”. Estas palabras son parte de un discurso escrito en 1970 por Frank B. James, también conocido por su nombre nativo como Wamsutta.

Ahora al hombre “le duele la cabeza”

El deseo sexual ha sido un gran desconocido por años. Hoy, el famoso Dr. Francisco Cabello, psicólogo, médico y sexólogo, además director del Instituto Andaluz de Psicología y Sexología, demostró en mi programa diario en todas las redes —“Dra. Nancy”— que sexualmente hablando es al hombre al que, a la hora del sexo hoy en día, “le duele la cabeza”. Este cambio viene cocinándose desde los años 80.

¿A quién elegirá Biden como titular en Educación?

No hay que tener una bola de cristal para saber el presidente electo Joe Biden buscará un nominado que cuente con el apoyo de la Asociación Nacional de Maestros (NEA) y la Federación Americana de Maestros (AFT, por sus siglas en inglés).

Violencia en Estados Unidos: Detengamos este disparate

Estados Unidos se ha convertido en un país sumamente violento. En este país hay más armas letales que personas viven aquí. Lo peor es que están en manos de jóvenes, y de cualquiera que tenga dinero para comprarlas.

El caso de Epstein todavía se usa para difamar a Acosta

Antes de que lo encontraran muerto en una celda de la cárcel de Nueva York, en lo que un forense describió como un suicidio, Jeffrey Epstein era un abusador sexual en serie -súper rico- con conexiones políticas impecables y una racha despiadada. Un año después de su muerte, Epstein acecha a un sistema de justicia penal que falló a sus muchas víctimas.