Aplicando el mantra de “creer en las mujeres” a Steve Sisolak

Hay una manera fácil de saber si un estándar político se basa en principios o conveniencia. Tómalo como te guste cuando se aplique a tus aliados.

Recientemente, dos mujeres acusaron a Brett Kavanaugh de agredirlas sexualmente hace más de tres décadas. Christine Blasey Ford no puede recordar la fecha o el lugar del ataque, pero insiste en que Kavanaugh se emborrachó y trató de desvestirla mientras estudiaban la preparatoria. Cuatro de las otras personas que Ford dijo estaban en la fiesta, entre ellas un testigo ocular del supuesto asalto, afirman que no recuerdan la reunión o el incidente.

Deborah Ramírez admitió que Kavanaugh se expuso a ella durante una fiesta en Yale en 1983 o 1984. Ramírez admitió que tenía grandes lagunas en su memoria, estaba “empañada” por el alcohol cuando ocurrió el presunto incidente y no vio quién se desnudó. The New Yorker, que publicó la historia original, no pudo encontrar un solo testigo ocular que incluso confirmara que Kavanaugh estaba en dicha fiesta. El New York Times informó que ella le comentó a sus ex compañeros “que no podía estar segura de que el Sr. Kavanaugh fue el que se expuso” cuando llamó para ver si recordaban el incidente.

Estas acusaciones no son simplemente no verificadas. Numerosos supuestos testigos presenciales los han contradicho directamente.

En respuesta, los políticos liberales y demócratas insisten en que el país debe “creer ciegamente en las mujeres”.

Esa es una norma terrible. Pero si los izquierdistas de Nevada insisten en creer en las mujeres, ¿creen que ellas no habrían acusado al candidato a gobernador demócrata Steve Sisolak de conducta inapropiada?

En 2012, la ex novia de Sisolak afirmó en una demanda que tuvo una “relación impropia y secreta” con su hija entonces adolescente. La menor de 15 años dijo en un video que Sisolak la veía mientras modelaba trajes de baño, le enviaba mensajes de texto en la noche y la llevaba a citas al cine. También admitió que él estaba “obsesionado con su aspecto y cómo se vestía”.

Lo llamó “mentiroso” y “sucio”.

De alguna manera, estas acusaciones son mucho más creíbles que los cargos que enfrenta Kavanaugh. Los acusadores de Kavanaugh hicieron sus acusaciones más de 30 años después. La ex novia de Sisolak y su hija presentaron sus cargos poco después de los presuntos incidentes. Kavanaugh ha dicho que no está seguro de haber conocido a Ford. Sisolak y su ex novia entraron y salieron de su relación por cinco años.

A diferencia de Kavanaugh, Sisolak ha admitido su comportamiento espeluznante y que llevó a la hija adolescente de su ex novia a Victoria’s Secret en múltiples ocasiones, confirmado por el Las Vegas Sun.

Si el estándar establecido por los progresistas del estado es simplemente “creer en las mujeres”, entonces deberían estar huyendo de Sisolak, pero no lo han hecho.

El problema es que el estándar es injusto y estúpido. El género de alguien no garantiza que esa persona en particular diga la verdad. Es por eso que el estándar debe ser “creencia por evidencia”. Hay pruebas sólidas de que la ex novia de Sisolak estaba luchando contra adicciones cuando presentó su demanda y manipuló a su hija.

Pero no se puede de ambas formas, si crees que Kavanaugh es culpable únicamente porque sus acusadores son mujeres, entonces debes mantener a Sisolak en el mismo nivel, independientemente de la evidencia de lo contrario.

Add Event

You May Like