44°F
weather icon Clear

Aquí entre nos

Suena el ¡RING! y pego un brinco que me tumba de la cama. ¡Estaba en el último de los sueños! El susto me deja con taquicardia. Nos alistamos de prisa, entusiasmadas. Estamos locas por ver el ascenso de los globos en el alba.

De vuelta a la recepción alcanzo a ver unas cafeteras de aluminio contra la pared.

-Es un dólar por una taza, demanda una señora flaca. Le doy un billete de veinte.

-No tengo cambio, responde.

-¿Dónde puedo cambiar el dinero?

-Pregunte en la recepción.

La recepcionista tampoco tiene cambio.

-¡Qué se le va a hacer!, suspiro alejándome.

El minibús del hotel nos lleva al estacionamiento de donde parten los autobuses con destino al evento. Según oímos, unas cincuenta mil personas seremos transportadas por esta vía.

En la fila, que es larga, observamos a la gente cargando sillas portables, mantas, múltiples envases térmicos. Nos burlarmos. ¡Caramba! ¿Cuál es la necesidad de viajar con tantas cosas?…

Al rato, estamos montadas en el autobús que nos llevará al campo. Allí, un valle inmenso es el hogar de cientos de canastas rellenas de telas multicolores que aguardan el momento para volar.

Titiritando de frío, caminamos alucinadas entre columnas y columnas de globos. Yo no le quitaba las manos a la cámara fotográfica, el dedo, cual gatillo, sobre el botón de disparar. No me iba a perder por nada del mundo ese instante glorioso cuando una miríada sicodélica de esferas saliera flotando al unísono, como las voces de un coro, con la aurora de trasfondo.

El sol subió, pero los globos no.

– ¡¿Qué?!

-Que cancelaron el evento, señoras.

-¿Y por qué?

-Porque hay demasiado viento, ¿no ve?

Dimos más vueltas que un trompo antes de descubrir a las veinticinco de las cincuenta mil personas que, alineadas para regresar a la ciudad, esperaban su turno sentadas en sus sillas plegadizas, arropadas en sus gruesas mantas de lana, calentándose con el té o el café que habían traído en sus envases térmicos. Éramos, quizás, las únicas dos idiotas vestidas con unas finas camisetas de algodón en aquel descampado abatido por unas ráfagas de viento friísimas que contra la piel se sentían como azotes de hielo cortante. Atena me dejó cuidando nuestro sitio en la cola y se fue a buscar algo que pudiera calentarnos. Regresó con papas fritas cubiertas en chile verde, que le encantan. Nativa de San Antonio, Texas, creció comiendo picante. Yo, sin embargo, no estoy acostumbrada a eso. En definitiva, el chile nos eleva la temperatura, aunque brevemente. Tardamos dos horas y media para acceder al ómnibus que nos retornará a la ciudad.

Una vez en el pueblo, acordamos quedarnos despiertas. ¡Vamos a aprovechar al máximo! ¡Vamos a empaparnos de cultura local! Nos fuimos al centro. Resultó que el comercio aún no estaba abierto. Los letreros anunciaban: Abrimos a las 11.30 a.m.

Miro el reloj, son las nueve de la mañana. Sin rumbo, como dos náufragas, navegamos las callecitas coquetas hasta que el primer restaurante abre las puertas. Muertas del hambre, nos lanzamos adentro de cabeza. Salvo las papitas, no le habíamos echado nada sólido al estómago desde el día anterior. Desayunamos carne de cerdo en chile rojo, puesto que parecía ser el platillo más popular. La altura nos pega durísimo. Tengo un cansancio brutal y tiro la toalla:

-Vámonos a descansar.

-¡Excelente idea! responde mi amazona.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
La gente todavía lo llamará el “aeropuerto de Las Vegas”

El debate de la Comisión del Condado Clark, sobre el cambio de nombre del Aeropuerto Internacional McCarran, por el del ex-senador Harry Reid, cristalizó perfectamente la división entre los enterados de la política y el público en general.

Entregarnos con confianza y lealtad

Cuando nos gusta alguien, sea hombre o mujer, decimos “vamos a empezar a conocernos”, porque no se puede amar lo que no se conoce. Nada vive solo. Es necesario encontrarme contigo, pero no basta solamente con encontrarnos.

Senador, enjuíciate a ti mismo

WASHINGTON – El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, dijo a los senadores republicanos que su voto sobre el juicio político debe basarse en la “conciencia”.

Restauremos el programa “Beca de la Oportunidad”

Si bien sabemos que la comunidad Hispana ha sido la más afectada llegando a niveles de contagios muy altos por la pandemia de COVID-19. Irónicamente la comunidad hispana es también la que, por generaciones, ha sido víctima de un sistema educativo que los ha dejado sin Opciones Escolares y que no hace mucho tiempo también los dejó sin computadoras y sin Internet.

¿Por qué es importante tener un directriz médico y testamento?

La pandemia del COVID-19 nos hace reflexionar en que, un suceso imprevisto, nos puede afectar a todos y cambiarnos la vida en un día. Por eso es importante estar preparados y prevenidos.

¿Es sano el romanticismo?

¿El amor se debe basar en el romanticismo? Hemos crecido en un ambiente de mentiras y mitos sobre el amor, con canciones como esta: “Sin ti no podré vivir jamás, y pensar que nunca más, estarás junto a mí”.

No hay que “bajar la guardia”

Se sintió bien pasar la página al 2020. Con dos vacunas para el COVID-19 aprobadas y millones de vacunas ya administradas en todo el país, finalmente ha surgido una sensación de esperanza de que el 2021 traerá días mejores.

¿Por qué hay que hacer terapia?

“Los pacientes vienen donde mí con su diagnóstico. Un diagnóstico es un estigma, lo que tengo frente a mí es un ser humano que sufre”. Zoila Luna, MA.