Aquí entre nos

¿Son los aparatos electrónicos responsables de aislar y desconectar las familias, como teme mucha gente? “Not necessarily,” responde la doctora en sociología Elizabeth Silva en su artículo titulado Family vs. Technology.

Tomemos como ilustración, la cocina moderna.

Si observamos las casas modelos de las urbanizaciones que han empezado a brotar de nuevo en el valle de Las Vegas, podemos comprobar que aunque en el pasado la cocina ocupaba un espacio pequeño y recluido, ahora es definida como un espacio abierto, central, más amplio e integrado a la totalidad del diseño.

Esta amplitud responde, por una parte, a la necesidad de acomodar un mayor número de electrodomésticos: microondas, cafetera automática, refrigeradores programables, etcétera, los cuales sirven para facilitar la elaboración y conservación de los alimentos. Y por otra parte, este plan arquitectónico refleja la tendencia actual de transformar el área de la cocina en un punto de convergencia entre los miembros del hogar.

A este respecto, la doctora Silva comenta: “Los cambios tecnológicos han jugado un papel vital, aunque subestimado, en las dinámicas del comportamiento familiar, creando un nuevo foco social alejado de la sala tradicional, y añade: “la preparación de los alimentos se ha convertido en un proceso menos demandante gracias a la variedad de opciones disponibles al consumidor.

Las comidas preparadas han permitido que nuevos agentes (hombres, adolecentes, mujeres que no cocinaban) sean capaces de participar en el proceso.” Es decir, que la cocina, transformada por los instrumentos eléctricos y electrónicos, se ha convertido en escenario del fortalecimiento de los vínculos familiares, primero por no estar reducida a un rincón, lo que alineaba al cocinero(a), y luego porque el trabajo de cocinar ya no es la tarea exclusiva de solo un(a) integrante de la familia.

Sin embargo, las consecuencias positivas de la tecnología no se aprecian únicamente en la cocina. De hecho, el 87% de las madres encuestadas por Bonnier Corp’s Parenting Gruop, editor de las revistas Parenting, Concieve &Babytalk, afirma que “en general, la tecnología tiene un impacto positivos en sus familias.”

De éstas, la mayoría dijo haber empleado monitores para “conectarse” con sus bebés. (Majority of moms credit technology. PRNewswire)

En resumen, la introducción de nuevos productos electrónicos ha ayudado a facilitar la preparación de los alimentos y gracias a esto, cocinar es ahora una actividad que se puede hacer en familia, lo que ofrece una nueva oportunidad para que los padres compartan con sus hijos, osea lo opuesto a separarse de ellos.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like