51°F
weather icon Mostly Cloudy

Aquí entre nos

Las actitudes racistas causan problemas en todas partes del mundo. Actualmente existen incontables tensiones étnicas alrededor del planeta: entre chinos y tibetanos, palestinos e israelíes, españoles y norteafricanos, gringos y latinos, iraquíes y kurdos, negros contra caucásicos y viceversa en Sudáfrica.

Para no irnos muy lejos, en México, por generaciones se ha tratado a la población indígena, cual si perteneciera a un linaje inferior, marginalizada por los blancos quienes se apropiaron -entre otras cosas- de sus tierras. Y en el caso de los Estados Unidos, no por tener un presidente afroamericano, se ha dejado de discriminar contra la gente de color.

De hecho, hace unos meses los líderes comunitarios de New York acapararon la atención de las noticias nacionales en protesta contra la leystop and frisk (parar y cachear, si tradujéramos la expresión literalmente). Bajo el amparo de esta disposición, la policía neoyorquina tiene el derecho de sujetar e interrogar a cualquier individuo que considere sospechoso.

En múltiples coberturas televisadas por CNN, los líderes reclaman que no es pura coincidencia el que los hombres hispanos y negros sean el blanco frecuente de este escrutinio policial, a menudo arbitrario. En fin, hasta en la República Dominicana, una media isla en las Antillas habitada mayoritariamente por personas de piel oscura, se discrimina a los haitianos por ser prietos.

Para buscar soluciones al problema del racismo se han creado un gran número de organizaciones internacionales. Entre ellas, sobresale por su renombre y prestigio global, The United Nations Educational, Scientific &Cultural Organization, conocida comúnmente como la UNESCO.

Según la UNESCO: “Las teorías de diferenciación racial son científicamente falsas, moralmente condenables, socialmente injustas y peligrosas, y no existe justificación alguna, teórica ni práctica, en ningún lugar, para la discriminación racial.” Partiendo de este entendido, la susodicha entidad desarrolló un modelo anti-racismo aplicable a la realidad de las ciudades latinoamericanas en octubre del 2006. Este modelo fue adoptado originalmente por La Habana (Cuba), Morón (Argentina), Panamá (Panamá), Quito (Ecuador), Port au Prince (Haití), Santo André (Brazil), Valparaiso (Chile) y Montevideo (Uruguay). Desde entonces, otras 200 ciudades se han sumado a este esfuerzo, incluyendo la ciudad de Santo Domingo (República Dominicana) donde nací y la cual visité recientemente.

Durante mi visita fui testigo de un caso de stop and frisk a la criolla. Un guardia de seguridad le cortó el paso agresivamente a un muchacho de rasgos negroides, quien caminaba por la acera de enfrente. ¡Por poco lo arrolla con la motocicleta que conducía cuando se le atravesó! El joven iba vestido con pulcritud y no hizo ningún gesto brusco ni cualquiera otra cosa que llamara la atención. Tras algunas preguntas que el interrogado respondió con acento patois (dialecto derivado del francés y mezclado con lenguas africanas), el guarda lo dejó ir.

Al pasarme por el lado, escuché al muchacho decir algo entre dientes. Y eso fue todo, no protestó audiblemente, aunque si hubiera querido rebelarse no le habrían faltado razones, por el contrario, le habrían sobrado motivos. Y explico por qué. Para empezar, en Quisqueya no existe una legislación similar a la estadounidense que justifique detener a cualquiera solo por parecer “sospechoso”.

Luego, en vista de que los vigilantes privados no tienen jurisdicción sobre las vías públicas, el motociclista carecía de asidero legal para cuestionar al haitiano. Y por último, ¡el chico no había hecho absolutamente nada, salvo pasar por la acera de enfrente! Por desgracia, esta clase de incidentes son muy frecuentes en Dominicana.

Documentados o no, a nuestros vecinos haitianos se les dificulta acceder a las playas, a las discotecas, a los autobuses, así como al simple derecho de pasearse con tranquilidad por las calles dominicanas. El conflicto racial entre las dos naciones no ha cedido, a pesar de los diferentes pactos internacionales a los cuales ambas se han suscrito.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
¿Qué nos espera en este 2021?

Para muchos, aunque el 2020 fue un año muy duro, el 2021 será aún más difícil. ¿Por qué? Porque muchos tuvieron ayuda del gobierno en el 2020. Beneficios como el desempleo, días de vacaciones, préstamos para negocios, ayuda de agencias de gobierno o privadas ayudaron a muchos.

¿Los políticos son sexólogos?

Hoy de nuevo vuelvo a enfatizar que los políticos no son sexólogos y que varias instituciones e intereses están empujándonos por el mal camino. La mal llamada “nueva educación sexual” es un desastre que tendrá pésimas consecuencias en la sexualidad humana, las familias y la salud mental del mundo.

Adiós a un reformista intrépido

El ex-senador del estado de Nevada, Joe Neal, siempre se inclinaba hacia los molinos de viento.

Cómo iniciar una guerra civil

Una cosa que la derecha siempre pretendió fue la creencia de que, a diferencia de Black Lives Matter y las protestas por la justicia social, el Tea Party y las posteriores manifestaciones del MAGA eran un discurso político pacífico, aunque a veces profano.

Si lo puedes imaginar, lo puedes lograr

“Algunos investigadores hambrientos de realidad tuvieron la audacia… de contemplar la enfermedad desde otro prisma, buscando lo que la desencadenaba en lo que no es material, en la memoria de la angustia, acercándose tanto a la mente como a la genética. Lo que describieron y las curaciones obtenidas revolucionaron el arte terapéutico y la civilización entera”. Patrick Obissier.

Los republicanos del Congreso se separan del presidente Trump

“Así que pasamos toda una elección de mi lado de la cerca hablando de ‘Tenemos que luchar contra el socialismo’. Y ahora vas a tirar medio billón de dólares” sin “absolutamente ningún objetivo” para los asalariados económicamente perjudicados por el ¿coronavirus?

Cuatro cambios para hacer que el Año Nuevo sea venturoso

Si está leyendo esto, felicidades ha sobrevivido al 2020. Quizá llego al 2021 de “panzazo”, aruñando, o tal vez sin mayor percance. Sea cual sea su situación, todos esperamos un mejor 2021. ¿Qué puede hacer para asegurar que este año sea más seguro para usted y su familia? Hoy hablaremos de cuatro cosas importantes:

Lo que dejó 2020 para la educación en EE.UU.

“Que hablen mal de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen”, afirmaba el famoso escritor Oscar Wilde. Así, fuera a favor o en contra, con la designación de Betsy Devos como secretaria de Educación del gobierno de Donald Trump y con la llegada de la pandemia, el tema de las opciones escolares (school choice) recibió más atención en los últimos cuatro años que en cualquier otro momento de la historia.

La furia contra 2020 no resuelve nada

Sé que la pregunta está en tu mente: ¿qué haremos con la Navidad y el Año Nuevo en medio de una pandemia?