Aumentar el salario submínimo perjudicará a personas con discapacidad

Las personas más apasionadas por no subir el salario mínimo para la gente con discapacidad, son los mismos defensores de ellos.

Recientemente, el asambleísta Richard Carrillo, D-Las Vegas, presentó el Proyecto de Ley de la Asamblea 339. En un principio, habría requerido que los empleadores pagaran más a las personas con discapacidades intelectuales y físicas para 2024. Tanto las leyes de Nevada como las federales permiten que los empleadores paguen a esas personas menos del salario mínimo, llamado el salario submínimo.

“Cuando decimos que alguien no es elegible para recibir un salario mínimo básico, porque nacieron un poco diferente, ¿qué más decimos de ellos?”, cuestionó Erik Jiménez, quien presentó el proyecto de ley y tiene una discapacidad. “Creo que este es un tema de derechos humanos”.

Hay dos errores aquí. Primero, la ley no impide que alguien gane más del salario mínimo, algunos trabajadores con discapacidad ganan más que el salario mínimo. Ese grupo incluye a muchos que comenzaron en un programa de capacitación laboral en el que obtuvieron el salario mínimo, a medida que sus habilidades crecieron, también su salario.

En segundo lugar, lo que alguien gana no es un reflejo de su valor como ser humano, sino de su capacidad para crear valor económico. La vida humana es valiosa porque las personas están hechas a imagen de Dios. Es un grave error combinar el valor intrínseco con el valor económico.

Carrillo y Jiménez tienen buenas intenciones y ese es el problema. La nobleza de sus intenciones los ha cegado a las consecuencias negativas de esta propuesta.

Los grupos que pagan a las personas con discapacidad el salario mínimo no son empresarios malvados que explotan un vacío legal, en su mayoría, son organizaciones caritativas, como Opportunity Village, que tratan de ayudar a esta gente.

Opportunity Village dirige un centro de capacitación laboral que se vería afectado por la eliminación del salario por debajo del mínimo. No gana dinero con ese programa, justo lo contrario.

Tenemos un “déficit de 2.3 millones de dólares solo en nuestros programas basados ​​en el centro”, comentó Tracy Brown-May, directora de promoción, relaciones con la junta y el gobierno de Opportunity Village. “Nos cuesta dinero servir a las personas, una cantidad significativa de dinero”. La razón: los que ganan un salario por debajo del salario mínimo a menudo necesitan ayuda con cosas como ir al baño.

Opportunity Village tendría que cerrar su programa de capacitación laboral si los políticos eliminaran el salario por debajo del salario mínimo, destacó Brown-May. Eso enviaría a las 402 personas en el programa a la guardería para adultos, donde no harían nada económicamente productivo.

Para su crédito, Carrillo y Jiménez presentaron una enmienda que destruyó su factura y la reemplazó con un estudio. El objetivo del estudio es determinar la viabilidad de pagar a todas las personas con discapacidades el salario mínimo completo antes de 2026.

No hay necesidad de un estudio o esta factura, en ninguna forma. La ley de oferta y demanda seguirá existiendo en siete años, lo que significa que el aumento del salario por debajo del salario mínimo aumentará el desempleo entre las personas con discapacidad.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like