63°F
weather icon Partly Cloudy

Bill Barr, guerrero de la justicia

WASHINGTON

Los críticos habituales pasaron los últimos dos años condenando al fiscal general William Barr como un lacayo desvergonzado al servicio del presidente Donald Trump, por lo que no debe sorprender que incluso cuando Barr renunció el lunes, la clase parlanchina continuó insultándolo.

La columnista del Washington Post, Ruth Marcus, condenó la “carta de renuncia de Barr como con toques lamebotas” y su colega Robin Givhan lo llamó “un bulto de traje gris” y como “el búnker protector de Trump”.

Afortunadamente para Barr, estas púas no significan nada. No asumió el trabajo de fiscal general por segunda vez (sirvió por primera vez bajo el presidente George H.W. Bush) para hacer amigos. Barr corrigió un error del Departamento de Justicia: una investigación de Trump alimentada por información errónea.

He creído por mucho tiempo que el 6 de enero de 2017, cuando el jefe del FBI, James Comey, reveló una investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016, adelantada por lo que él testificó como “material salaz y no verificado”, Comey manchó la visión de Trump sobre la justicia federal y los funcionarios de seguridad nacional incluso antes de que Trump prestara juramento al cargo.

Barr escribió a tal efecto en su carta de renuncia: “Tu discurso de victoria en 2016 en el que te dirigiste a tus oponentes y pediste trabajar juntos en beneficio del pueblo estadounidense se topó inmediatamente con una embestida partidista contra ti en la que ninguna táctica, por muy abusiva y engañosa que fuera, estaba fuera de lugar. El punto más bajo de esta campaña fue el esfuerzo por paralizar, si no expulsar, a tu administración con frenéticas e infundadas acusaciones de colusión con Rusia”.

Barr no hizo lo mismo al presidente electo Joe Biden lo que Comey y compañía hizo al entonces presidente electo Trump, incluso si Trump quería que lo hiciera. Barr no era un compinche.

Barr mantuvo una investigación de dos años sobre los impuestos de Hunter Biden en secreto durante la campaña del 2020. Trump dejó clara su furia por esa decisión cuando tuiteó el jueves, “¿Por qué Bill Barr no reveló la verdad al público, antes de las elecciones, sobre Hunter Biden?”.

El poco sólido expediente de Christopher Steele, que resultó haber sido financiado con dinero demócrata, se filtró en septiembre de 2016.

En cambio, fue Hunter Biden y el equipo de transición de Biden que reveló la investigación el 9 de diciembre.

Barr nunca exhibió el hambre que muchos partidarios de ambos partidos exhiben para encerrar a los miembros de la otra parte que cruzan la línea.

“Hay una tendencia creciente a utilizar el sistema de justicia penal como una especie de solución predeterminada”, le comentó Barr a The Associated Press (AP), cuando puede que no haya un delito que investigar.

Así, Barr retiró los cargos contra el primer asesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn. Sí, Flynn se había declarado culpable dos veces, antes de retirar sus declaraciones de culpabilidad. Pero el caso contra el teniente general retirado del ejército era, según Barr en ese momento, una “trampa de perjurio”.

Durante esa entrevista de AP del 1º de diciembre, Barr también declaró: “Hasta la fecha, no hemos visto un fraude en una escala que pudiera haber afectado un resultado diferente en la elección”.

Barr seguramente sabía que negar las afirmaciones de Trump que perdió sólo por el fraude masivo de los votantes terminaría con su renuncia. El fiscal general defendió a Trump cuando este fue agraviado, pero se negó a reforzar la falsa afirmación de Trump porque estaba equivocada. Para Trump, eso fue imperdonable.

Sí, la carta de Barr empezó agradeciendo a Trump por permitirle revisar “las acusaciones de fraude de los votantes” con Trump el lunes. Esa apertura no silenció la campana de box del 1º de diciembre. Aseguró al público que el Departamento de Justicia examinó las acusaciones, en lugar de desestimarlas sin inspección. Son los despidos generalizados de fraude (como si nunca ocurriera) los que han alimentado la desconfianza del público.

Al final del día, Barr mostró cómo se hacen las cosas. Y Trump no pudo hacer nada más que desearle lo mejor en lugar de despedirlo por Twitter.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Más accidentes de auto

Con la reapertura de hoteles, otros negocios y con las escuelas regresando a la nueva normalidad, hay más tráfico y con ello, también se eleva –en consecuencia- la cantidad de más accidentes.

¿Son los hogares de acogida la mejor opción?

Un hogar de acogida es un sitio donde el Estado lleva a los niños a vivir, cuando han sido sacados de su casa por abuso infantil, sea sexual, físico, psicológico o negligencia. Estos permanecen allí hasta que se decida si pueden devolverse a su familia de origen o ser adoptados.

El gran plan de “Big Dan”: el Congreso o la quiebra

BOSTON.- 4 de enero de 2028: Un candidato sorpresa se unió a la concurrida carrera por el Séptimo Distrito del Congreso, uno cuya colorida historia incluye temporadas en World Wrestling Entertainment y postulaciones anteriores para cargos públicos en otros cinco estados.

Una cuestión de tácticas y estrategias

Amor, tácticas y estrategias. Así se llamaba el entrenamiento que finalmente me ayudó a elegir bien pareja. Además de enamorarte, necesitas desarrollar habilidades y destrezas para que el amor te funcione. Lo mismo sucede con el momento extraordinario que estamos viviendo con la pandemia.

¿Por qué hice el cambio a la energía solar?

¿Por qué nuestra familia decidió hacer el cambio para energizar nuestra casa con paneles solares? Varias razones, pero en el fondo de todas hay un tema común: el futuro. El futuro financiero de nuestra familia, el futuro de esta casa y su valor, además del futuro de nuestra comunidad.

La estrategia importa, incluso en una pelea de existencia

A fines de febrero, Southwest Gas Co. lideró una coalición de grupos en escribir al gobernador Steve Sisolak, para objetar un aspecto de su proyecto Estrategia Climática de Nevada.

Nuevas directrices para grandes eventos en Las Vegas

Hasta hace poco la directriz emitida por las autoridades sanitarias y del gobernador Steve Sisolak sobre eventos grandes era la siguiente: Eventos grandes, en lugares para más de 2,500 personas, serían limitados al 20% de su capacidad normal. Y convenciones serían limitadas a 1,000 personas.

Una película imprescindible para todo el que se llame maestro

Mi hija Estefanía me tenía loca para que viéramos la película “La pequeña princesa”. Es sencillamente una joya. Sobre todo, una gran lección de educación infantil. Aún hoy, mucha gente sigue pensando que educar es amarrar, encadenar y poner límites tan rígidos como los que hay en ese internado adonde llevan a la pequeña princesa. Más que un centro educativo es un cuartel de la guardia, no un lugar para enseñar.

Triángulos amorosos, ¿quién es el responsable?

El engaño es doloroso, pero mal harías en tildar a tu pareja de monstruosa por hacerlo. En un triángulo amoroso, todos son responsables. Admitirlo es el primer paso para superar esta mala experiencia.