35°F
weather icon Mostly Cloudy

Bill Barr, guerrero de la justicia

WASHINGTON

Los críticos habituales pasaron los últimos dos años condenando al fiscal general William Barr como un lacayo desvergonzado al servicio del presidente Donald Trump, por lo que no debe sorprender que incluso cuando Barr renunció el lunes, la clase parlanchina continuó insultándolo.

La columnista del Washington Post, Ruth Marcus, condenó la “carta de renuncia de Barr como con toques lamebotas” y su colega Robin Givhan lo llamó “un bulto de traje gris” y como “el búnker protector de Trump”.

Afortunadamente para Barr, estas púas no significan nada. No asumió el trabajo de fiscal general por segunda vez (sirvió por primera vez bajo el presidente George H.W. Bush) para hacer amigos. Barr corrigió un error del Departamento de Justicia: una investigación de Trump alimentada por información errónea.

He creído por mucho tiempo que el 6 de enero de 2017, cuando el jefe del FBI, James Comey, reveló una investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016, adelantada por lo que él testificó como “material salaz y no verificado”, Comey manchó la visión de Trump sobre la justicia federal y los funcionarios de seguridad nacional incluso antes de que Trump prestara juramento al cargo.

Barr escribió a tal efecto en su carta de renuncia: “Tu discurso de victoria en 2016 en el que te dirigiste a tus oponentes y pediste trabajar juntos en beneficio del pueblo estadounidense se topó inmediatamente con una embestida partidista contra ti en la que ninguna táctica, por muy abusiva y engañosa que fuera, estaba fuera de lugar. El punto más bajo de esta campaña fue el esfuerzo por paralizar, si no expulsar, a tu administración con frenéticas e infundadas acusaciones de colusión con Rusia”.

Barr no hizo lo mismo al presidente electo Joe Biden lo que Comey y compañía hizo al entonces presidente electo Trump, incluso si Trump quería que lo hiciera. Barr no era un compinche.

Barr mantuvo una investigación de dos años sobre los impuestos de Hunter Biden en secreto durante la campaña del 2020. Trump dejó clara su furia por esa decisión cuando tuiteó el jueves, “¿Por qué Bill Barr no reveló la verdad al público, antes de las elecciones, sobre Hunter Biden?”.

El poco sólido expediente de Christopher Steele, que resultó haber sido financiado con dinero demócrata, se filtró en septiembre de 2016.

En cambio, fue Hunter Biden y el equipo de transición de Biden que reveló la investigación el 9 de diciembre.

Barr nunca exhibió el hambre que muchos partidarios de ambos partidos exhiben para encerrar a los miembros de la otra parte que cruzan la línea.

“Hay una tendencia creciente a utilizar el sistema de justicia penal como una especie de solución predeterminada”, le comentó Barr a The Associated Press (AP), cuando puede que no haya un delito que investigar.

Así, Barr retiró los cargos contra el primer asesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn. Sí, Flynn se había declarado culpable dos veces, antes de retirar sus declaraciones de culpabilidad. Pero el caso contra el teniente general retirado del ejército era, según Barr en ese momento, una “trampa de perjurio”.

Durante esa entrevista de AP del 1º de diciembre, Barr también declaró: “Hasta la fecha, no hemos visto un fraude en una escala que pudiera haber afectado un resultado diferente en la elección”.

Barr seguramente sabía que negar las afirmaciones de Trump que perdió sólo por el fraude masivo de los votantes terminaría con su renuncia. El fiscal general defendió a Trump cuando este fue agraviado, pero se negó a reforzar la falsa afirmación de Trump porque estaba equivocada. Para Trump, eso fue imperdonable.

Sí, la carta de Barr empezó agradeciendo a Trump por permitirle revisar “las acusaciones de fraude de los votantes” con Trump el lunes. Esa apertura no silenció la campana de box del 1º de diciembre. Aseguró al público que el Departamento de Justicia examinó las acusaciones, en lugar de desestimarlas sin inspección. Son los despidos generalizados de fraude (como si nunca ocurriera) los que han alimentado la desconfianza del público.

Al final del día, Barr mostró cómo se hacen las cosas. Y Trump no pudo hacer nada más que desearle lo mejor en lugar de despedirlo por Twitter.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
El manejo del dinero y la pareja

¿Sabías que el 80% de los divorcios en Estados Unidos se originan por conflictos sin resolver por manejos del dinero?

Di la verdad y avergüenza al demonio

“¿Quién supo cuál Verdad empeoró, en un encuentro libre y abierto?” – John Milton, “Aeropagitica”

Cosas que nunca le dije a Sheldon Adelson

Los críticos filosos salieron en enero de 2017 cuando llegué a Washington como corresponsal en la Casa Blanca del Review-Journal (RJ). Verá usted, trabajo para lo que a los regañones les gustaba llamar “el periódico de Sheldon Adelson”, y eso es un rotundo no-no.

¿Qué nos espera en este 2021?

Para muchos, aunque el 2020 fue un año muy duro, el 2021 será aún más difícil. ¿Por qué? Porque muchos tuvieron ayuda del gobierno en el 2020. Beneficios como el desempleo, días de vacaciones, préstamos para negocios, ayuda de agencias de gobierno o privadas ayudaron a muchos.

¿Los políticos son sexólogos?

Hoy de nuevo vuelvo a enfatizar que los políticos no son sexólogos y que varias instituciones e intereses están empujándonos por el mal camino. La mal llamada “nueva educación sexual” es un desastre que tendrá pésimas consecuencias en la sexualidad humana, las familias y la salud mental del mundo.

Adiós a un reformista intrépido

El ex-senador del estado de Nevada, Joe Neal, siempre se inclinaba hacia los molinos de viento.

Cómo iniciar una guerra civil

Una cosa que la derecha siempre pretendió fue la creencia de que, a diferencia de Black Lives Matter y las protestas por la justicia social, el Tea Party y las posteriores manifestaciones del MAGA eran un discurso político pacífico, aunque a veces profano.

Si lo puedes imaginar, lo puedes lograr

“Algunos investigadores hambrientos de realidad tuvieron la audacia… de contemplar la enfermedad desde otro prisma, buscando lo que la desencadenaba en lo que no es material, en la memoria de la angustia, acercándose tanto a la mente como a la genética. Lo que describieron y las curaciones obtenidas revolucionaron el arte terapéutico y la civilización entera”. Patrick Obissier.

Los republicanos del Congreso se separan del presidente Trump

“Así que pasamos toda una elección de mi lado de la cerca hablando de ‘Tenemos que luchar contra el socialismo’. Y ahora vas a tirar medio billón de dólares” sin “absolutamente ningún objetivo” para los asalariados económicamente perjudicados por el ¿coronavirus?