80°F
weather icon Clear

Caso Iguala: no es justicia, es política

El fiscal para el caso Iguala informó al país que el hallazgo de los restos del normalista Christian Rodríguez son “producto de investigaciones recientes”. No es así. No hay ningún nuevo hallazgo ni otra explicación de ese crimen horrendo.

Lo que hay es una maquinaria de propaganda, en marcha, para seguir liberando asesinos y encarcelar policías e investigadores que descubrieron el caso. Podrán encarcelar a quien quieran –tienen el poder y el aparato judicial bajo su control–, pero no podrán borrar jamás que los asesinos de los 43 normalistas fueron sus aliados políticos.

Los autores intelectuales de la masacre hicieron campaña por Morena (cuando era un movimiento dentro del PRD), y José Luis Abarca, el alfil político del grupo criminal, llegó a ser alcalde de Iguala con el visto bueno y defensa pública de Andrés Manuel López Obrador.

Esa verdad es imborrable. Como imborrable es que AMLO recibió de manos de dirigentes locales perredistas el expediente criminal de su candidato Abarca. Y lo sostuvo.

Los que mandaron a los estudiantes a Iguala, son aliados de Morena. Quienes ordenaron su secuestro y asesinato, también. Es un crimen de narcopolítica que tiene como responsable al conglomerado partidista que hoy nos gobierna. Por eso persiguen a los que aclararon el caso y no a los asesinos.

¿Cuál fue el motivo por el que mandaron a los normalistas a robar camiones a Iguala?

¿Por qué los engañaron con el cuento de que iban a ‘botear’ a Chilpancingo para financiar su viaje al DF por el aniversario del 2 de octubre?

¿Cuál fue el móvil del crimen?

El error del gobierno de Peña Nieto fue no encarcelar a los que mandaron a los estudiantes (de primer ingreso, la mayoría) al matadero de Iguala.

Fue un error atrapar únicamente a los integrantes del cártel Guerreros Unidos, que recibieron a los normalistas de manos de la policía de Iguala y los mataron.

Debieron haber procedido contra quienes los mandaron, que fue el otro complejo político-criminal, Los Rojos.

Peña se equivocó al no ventilar que lo sucedido en Iguala y Cocula fue el desenlace de un pleito entre grupos criminales del morenismo.

Los jóvenes pagaron con su vida los saldos de esa confrontación entre Guerreros Unidos y Los Rojos, por el control de territorios para sus respectivas mafias.

El acuerdo entre el entonces presidente y los abogados de los padres de los normalistas, hecho público al finalizar la reunión de más de seis horas sostenida en Los Pinos, fue no criminalizar a las víctimas. Bajo ese paraguas se cobijaron quienes los mandaron “al matadero”.

Ahora que gobierna la fuerza política a la que pertenecían las dos partes involucradas en esa masacre, el gran culpable va a ser el que descubrió y probó el homicidio, Tomás Zerón.

Lo persiguen a él y sueltan a los autores materiales e intelectuales del crimen. Más de la mitad de los asesinos y cómplices han sido liberados, incluyendo al coordinador del secuestro, tortura y crimen de los normalistas, El Gil.

La prensa que es más afín al régimen que a la verdad, le dio vuelo a la versión del fiscal que “echa por tierra la verdad histórica de Murillo”.

Solemne, el funcionario Omar Gómez Trejo sostuvo su falsedad ante los medios de comunicación: “Hemos roto el pacto de impunidad y de silencio que rodeaba el caso Ayotzinapa”, dijo al anunciar la identificación de los restos óseos del estudiante Christian Alfonso Rodríguez.

Un periodista acucioso como Julián Andrade, mostró que “el hallazgo, fruto de indagaciones recientes”, no sucedió ahora sino en 2015.

Así está detallado en las páginas 664-666 del Tomo 135 del expediente, como lo expone el periodista en su blog julianandradejardi.com.mx El Bastión de Papel.

Lo que hizo la FGR, con la constatación –vía análisis de laboratorio en la Universidad de Innsbruck–, de que los restos correspondían al estudiante Rodríguez, fue confirmar la tesis de la ‘verdad histórica’.

Tampoco hay una nueva narrativa de quién los mató y por qué.

La forma en que fue presentado el ‘hallazgo’ evidencia el interés del gobierno por castigar a los que aclararon el crimen y encarcelaron a los culpables. Y exculpar a los asesinos.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Ofrecer campamentos diurnos para estudiantes es seguro

Si quiere pruebas de que es seguro que los niños regresen a la escuela, considere los campamentos de día que el Condado Clark ahora ofrece a los padres.

Reapertura de escuelas: cómo, cuándo y dónde

En los distritos escolares del país, los líderes han estado en reuniones por casi un mes tratando de resolver la problemática de reabrir los planteles educativos en el año escolar que se aproxima. En consecuencia, muchos hemos estado esperando con ansias locas a que se anuncien los planes que regirán el proceso. Contando con que –idealmente- la solución debería ofrecer una oportunidad justa, que permita a todos los estudiantes tener acceso al soporte que necesitan.

¿Pandemia de divorcios?

La pandemia ha provocado que los divorcios se disparen, según dicen algunos estudios. Creo importante recordar qué es un divorcio, qué puede ocasionarlo y qué puede evitarlo.

Desigual respuesta federal de Trump

¿Qué sucede cuando la izquierda obtiene el poder político? En ciudades como Portland, Oregon, a pesar del coronavirus, los anarquistas organizan protestas masivas que se tornan violentas.

¿En qué fase estamos?

Según el gobernador en ninguna.

Ayudas federales y estatales para escuelas públicas y privadas

Para millones de estudiantes K-12 en Estados Unidos, la pandemia del Covid-19 ha producido una interrupción sin precedentes, en el tiempo dedicado a la instrucción en los salones de clases, en los programas educativos y en los servicios académicos.

La lección del COVID-19

Este virus invisible nos ha mostrado nuestras grandes deficiencias y nos ha estrujado en la cara nuestra soberbia. También ha demostrado a los médicos que no son Dios, y que muchos siguen como borregos los protocolos que escriben otros. La mayoría no son expertos en virus, ni en los pulmones.

¿Es un ‘progresaurio’ el presidente de México?

Al igual que el presidente Donald Trump, el presidente populista de México, Andrés Manuel López Obrador, suele decir cosas disparatadas, a menudo para desviar la atención pública de problemas más grandes. Pero los comentarios recientes del presidente mexicano sobre los estudios en el extranjero merecen atención, porque son aún más descabellados que de costumbre.

¿Por qué ahora hay que defender a las escuelas charters?

“Lo que está mal cuando hablamos de educación pública, es que la prioridad ha sido mantener la gente empleada a cualquier precio, en lugar de que sea la calidad del trabajo lo que le asegure al maestro su permanencia en la plaza”, dijo el doctor Steve Perry al responder sobre los ataques que los progresistas han lanzado contra las escuelas charter.