43°F
weather icon Clear

Cierre de emergencia riesgoso

En un intento por convencer a los posibles espectadores de que está más interesado en sermonear a las masas que en informarlas, CNN ha producido anuncios sobre máscaras faciales. “Esto es una máscara”, afirma un narrador sabelotodo. “Previene la propagación del coronavirus. Esta no es una declaración política. Es una máscara “.

Siempre que alguien te dice que algo no es político, está mintiendo. Están siendo políticos y están tratando de disuadir a otros de desafiar sus puntos de vista, porque … bueno, tienen tanta razón que no hay otro lado.

Otro anuncio de CNN muestra un montaje de máscaras mientras el narrador declara: “Una máscara puede decir mucho sobre la persona que la usa. Pero aún más sobre la persona que no lo hace “. Nada político allí.

Seamos claros sobre por qué las máscaras son una cuestión política. El presidente Donald Trump rara vez usa uno. Lo mismo ocurre con muchos de sus seguidores. En las redes sociales, es fácil exponer los “no enmascaradores”. De mayor importancia, las máscaras son la rara política de distanciamiento social defendida por Joe Biden y los demócratas estatales azules que no matan empleos.

Sin embargo, concéntrese en la máscara y se perderá el hecho de que las restricciones estatales de COVID-19 sobre empresas, escuelas y servicios religiosos han devastado la economía de los EE. UU., y son realmente peligrosas para la salud pública.

En el mundo real, los profesionales de la salud pública y los epidemiólogos ven el riesgo. Miles de estos expertos firmaron la Declaración de Great Barrington del 4 de octubre, una carta abierta que advierte: “Las políticas actuales de bloqueo están produciendo efectos devastadores en la salud pública a corto y largo plazo”: tasas de vacunación infantil más bajas, menos exámenes de detección de cáncer y deterioro de la salud mental. – que conducirá a “un mayor exceso de mortalidad en los próximos años, con la clase trabajadora y los miembros más jóvenes de la sociedad llevando la carga más pesada”.

Y: “Mantener estas medidas en vigor hasta que haya una vacuna disponible provocará un daño irreparable, y los desfavorecidos se verán perjudicados de forma desproporcionada”.

La respuesta es poner fin a los bloqueos mientras se adoptan medidas para proteger a los vulnerables; yo agregaría que dichas protecciones deben ser una prioridad, no una ocurrencia tardía. Ese es el dulce medio de este debate.

Una cosa más: “Mantener a los estudiantes fuera de la escuela es una grave injusticia”.

Jay Bhattacharya, uno de los tres autores de la declaración, así como profesor, médico y epidemiólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, me dijo que incluso cuando se observan estrictas reglas de bloqueo, el COVID-19 “seguirá propagándose”.

Las reglas de cierre estrictas, agregó, “no son posibles de mantener durante un período de tiempo prolongado”.

Ya no es primavera, cuando los médicos estadounidenses no estaban seguros de cómo tratar a los pacientes con COVID-19 y, presa del pánico, los ventiladores se usaban en exceso, me dijo Bhattacharya. Los tratamientos actuales (dexametasona, remdesivir y terapias con anticuerpos) son mucho más efectivos.

¿Mandatos de máscara? Bhattacharya respondió: “No estoy diciendo que las máscaras no deberían tener algún papel”, especialmente para proteger a las personas vulnerables, porque hay casos en los que son apropiadas. Pero cree que el tema de las máscaras ha “dividido a la gente”.

La evidencia sobre las máscaras de tela, señaló Bhattacharya, es “muy, muy variada” y “no hay ningún estudio aleatorio que diga que los mandatos de las máscaras ayudarán a retrasar la propagación de la enfermedad”.

“Es una evidencia muy variada”, agregó. “No creo que valga la pena la pelea que hemos tenido por eso”.

Lo que molesta especialmente a Bhattacharya es cómo la clase parlanchina culpa a las personas que contrajeron la enfermedad si no usaban máscaras de tela.

(Mi comentario: se supone que las máscaras de tela no protegen al usuario, sino a quienes lo rodean. Así que adelante, sé engreído por culpar a las personas desnudas por enfermarse porque no usaban máscaras de tela, pero esa actitud podría crear falsa sensación de seguridad para el petulante. Usaré uno cuando sea apropiado, pero es más probable que me proteja a seis pies de distancia. Y aún así podría conseguirlo).

Bhattacharya pensó en otras enfermedades infecciosas, como el VIH, y en el trabajo que hicieron los funcionarios de salud pública para desestigmatizar las enfermedades y no culpar a los infectados. No es una forma eficaz de combatir una enfermedad.

“La vergüenza”, advirtió, “no debería estar en nuestro kit de herramientas”.

Vivimos en un momento en el que los estadounidenses pueden evaluar su riesgo y cuánto consideran aceptable. Asumimos la responsabilidad de nosotros mismos, buscamos a los vulnerables y seguimos adelante.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Ahora al hombre “le duele la cabeza”

El deseo sexual ha sido un gran desconocido por años. Hoy, el famoso Dr. Francisco Cabello, psicólogo, médico y sexólogo, además director del Instituto Andaluz de Psicología y Sexología, demostró en mi programa diario en todas las redes —“Dra. Nancy”— que sexualmente hablando es al hombre al que, a la hora del sexo hoy en día, “le duele la cabeza”. Este cambio viene cocinándose desde los años 80.

¿A quién elegirá Biden como titular en Educación?

No hay que tener una bola de cristal para saber el presidente electo Joe Biden buscará un nominado que cuente con el apoyo de la Asociación Nacional de Maestros (NEA) y la Federación Americana de Maestros (AFT, por sus siglas en inglés).

Violencia en Estados Unidos: Detengamos este disparate

Estados Unidos se ha convertido en un país sumamente violento. En este país hay más armas letales que personas viven aquí. Lo peor es que están en manos de jóvenes, y de cualquiera que tenga dinero para comprarlas.

El caso de Epstein todavía se usa para difamar a Acosta

Antes de que lo encontraran muerto en una celda de la cárcel de Nueva York, en lo que un forense describió como un suicidio, Jeffrey Epstein era un abusador sexual en serie -súper rico- con conexiones políticas impecables y una racha despiadada. Un año después de su muerte, Epstein acecha a un sistema de justicia penal que falló a sus muchas víctimas.

La validez pedagógica de la danza

A propósito de que el 16 de noviembre se celebra el Día Internacional del Flamenco, nos interesa explorar la función que la danza juega en el ámbito educativo. En sánscrito, la palabra danza quiere decir «anhelo de vivir». Y de ahí que a esta práctica se le atribuyen beneficios que traspasan los límites de lo corporal y se percibe como un medio capaz de expresar las emociones y los sentimientos.

Dos preocupantes pandemias

Hablar con el gran amigo Tony Jiménez, siempre es una delicia. Tengo que agradecer a mi nuevo programa, “Dra. Nancy”, que me ha permitido volver a entrevistar a seres inteligentes, con los que crezco y aprendo, y que aman, como yo, servir y ayudar.