COMENTARIO: Con la retirada del acuerdo con Irán, Donald Trump sigue borrando el lamentable legado de Barack Obama

¡Te lo dije! En columna tras columna, tanto antes de las elecciones como después, predije que Donald Trump borraría todo el legado de Barack Obama. Haría desaparecer nuestra larga pesadilla nacional de Obama. Haría desaparecer la miseria de la economía de Obamageddon. Borrará a Obama como si nunca hubiera estado allí.

En un trazo audaz de su bolígrafo el martes, Trump hizo exactamente eso. El presidente Trump desarticuló el acuerdo con Irán, conmocionó al mundo, pero no a mí.

En mi programa de televisión Newsmax el lunes por la noche, no solo predije que eso es exactamente lo que haría Trump. Le di mi consejo al presidente. Yo dije: “Mátelo, mátelo, mátelo; clávele una espada en el corazón del tratado de Irán como a un vampiro; no juegue por los bordes, no lo reforme, no se comprometa, solo mátelo; es el tratado más patético en la historia de Estados Unidos. … Sorprenda al mundo, señor presidente, mátelo, quítenlo todo de ellos. Muéstreles quién es el jefe. Ponga a América primero. Sesenta y tres millones de votantes de Trump le amarán por siempre, sus calificaciones de aprobación irán por las nubes, ese es mi consejo”.

Y mi predicción siguió: “Apuesto a que eso es exactamente lo que hará el presidente Trump, porque juro que somos la misma persona, o al menos compartimos el mismo cerebro. Mataría al tratado de Irán y les diría que golpeen arena. Hay un nuevo sheriff en la ciudad y Estados Unidos no negocia con terroristas, el tratado está muerto”.

Y luego el presidente Trump lo hizo.

El hombre más feliz de América, ¿además de mí? El Fiscal General de Nueva York, Eric Schneiderman. Él era quizás, el mayor enemigo de Trump, además de Robert Mueller. Trató de arruinar a Trump. Demandó a Trump por la Universidad Trump. Estaba investigando a Eric Trump sobre su caridad de St. Jude. Intentó cambiar la ley para evitar que Trump emitiera perdones presidenciales. Solo otro loco desquiciado que odia a Trump. Y, por supuesto, una autoproclamado “feminista” y amante de los “derechos de las mujeres”.

Excepto que ahora es solo otro hipócrita y psicópata desempleado. Schneiderman se une al ex Republicano: Anthony Weiner, el ex fiscal general de Nueva York: Elliot Spitzer y el ex magnate del cine: Harvey Weinstein en el club liberal de mujeres abusivas. Resulta que Schneiderman canalizó su odio obsesivo hacia Trump al golpear, asfixiar y escupir a las mujeres y amenazar con dañarlas si lo dejaban.

Entonces, ¿por qué Schneiderman está feliz con el trato con Irán? Lo sacó de los titulares solo horas después de su renuncia forzada. Su terrible violencia hacia las mujeres quedó inmediatamente atrás de la decisión de Trump de desarticular el acuerdo con Irán. Schneiderman ya es noticia de ayer. Me pregunto si le agradecerá a Trump.

Trump los está derribando a todos. El próximo será John Kerry, quien en el mejor de los casos violó la Ley Logan (que prohíbe la diplomacia privada) y en el peor cometió traición al ir detrás de Trump para tratar de salvar el tratado con Irán.

Luego viene Rosie O’Donnell. Ella rompió las leyes de finanzas electorales para los límites de donación al hacer donaciones múltiples, con cinco nombres diferentes, enumeradas en cinco direcciones diferentes. Dinesh D’Souza fue condenada por mucho menos.

Luego está todo el liderazgo del FBI / DOJ, dirigido por Andrew McCabe, James Comey y Rod Rosenstein.

También predigo que Mueller pagará por perpetrar esta caza de brujas fraudulenta. Mueller enfrentará la misma desgracia que Joe McCarthy.

Luego están Hillary y la Fundación Clinton, la peor farsa, fraude, estafa de extorsión y estafa de caridad falsa en la historia de los Estados Unidos. Agregue los 33 mil correos electrónicos eliminados, las filtraciones de seguridad nacional, el robo de las primarias presidenciales demócratas y el trato con Uranium One. Hillary Clinton finalmente va por el río.

Finalmente, volvemos a Obama. Se propuso “cambiar fundamentalmente a Estados Unidos”. En cambio, Trump cambió fundamentalmente el legado de Obama. Obama ha sido fundamentalmente borrado. Es casi como si Obama nunca hubiera existido.

Podría escribir el libro llamado “El legado de Obama” con 300 páginas en blanco.

Todo lo que queda son ocho años de golf y un falso Premio Nobel de la Paz, otorgado por no lograr nada.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like