89°F
weather icon Partly Cloudy

¿Cómo una huelga podría beneficiar al CCSD?

Los líderes del Distrito Escolar del Condado de Clark (CCSD) deberían estar eufóricos, no preocupados, por la posibilidad de una huelga de maestros. Esto se debe a que una huelga ilegal les da la oportunidad de desacreditar a la Asociación de Educación del Condado de Clark (CCEA), si tan solo la aceptaran.

Por ley, cada sindicato de empleados públicos debe “comprometerse por escrito a no atacar al empleador del gobierno local bajo ninguna circunstancia”, esto refleja el hecho de que los empleados públicos sirven al público, no al revés. Incluso sin la capacidad de hacer una huelga, el proceso de negociación colectivo de Nevada favorece a los sindicatos.

Al establecer una fecha de huelga, el sindicato de docentes rechazó su promesa de no hacer huelga, una vez que una organización laboral hace eso, la ley estatal permite que un empleador del gobierno local retire el reconocimiento del sindicato infractor.

Si el distrito tomara ese paso, la CCEA ya no sería la unidad de negociación para los maestros. De todos modos, solo el 54 por ciento de los maestros son actualmente miembros de ese sindicato. Después de la desacreditación, los funcionarios del sindicato podrían alardear todo lo que quisieran, pero el distrito establecería el calendario salarial sin negociaciones.

El distrito también dejaría de cobrar cuotas para el sindicato. Cada mes, el distrito retiene miles de dólares de los cheques de pago de los maestros y envía ese dinero al sindicato.

Lo ha estado haciendo incluso mientras el sindicato ha pasado los últimos meses amenazando con huelga. Por un tiempo, el sindicato incluso envió actualizaciones del estatus de la huelga a través del sistema de correo electrónico del distrito.

En una reunión con el comité editorial del Review-Journal el jueves, el superintendente Jesús Jara declaró que el distrito le había ordenado al sindicato que se detuviera y tuvo éxito. Ese es un buen comienzo. El distrito no debe proporcionar apoyo financiero o de otro tipo a una organización que intente violar la ley.

Desacreditar el sindicato neutralizaría la huelga, también traería beneficios a largo plazo para el distrito y sus estudiantes.

Jara tiene muchas ideas para mejorar la educación de los estudiantes del distrito, lo que no tiene es la autoridad para implementar esos planes. Esto se debe a que cada vez que el distrito obtiene dinero nuevo sin restricciones, esos dólares quedan disponibles para negociaciones colectivas.

Si el distrito trata de retener esos dólares para pagar los libros de texto o para disminuir el tamaño de las clases, el sindicato puede llevar las negociaciones a un arbitraje vinculante. La ley dicta que lo primero que mira el irresponsable árbitro, fuera del estado, es la capacidad del distrito para pagar los aumentos.

Esta es la razón por la cual aumentar la financiación de la educación básica no mejorará los resultados de los estudiantes. En cambio, cualquier dinero nuevo se destina a pagarle más a los empleados existentes por hacer lo mismo.

Si el sindicato es desacreditado, Jara ya no tendrá que pedirle a la CCEA permiso para implementar sus planes; un nuevo sindicato podría reemplazar a la CCEA, pero solo después de inscribir a la mayoría de los maestros y recibir el reconocimiento de los administradores de la escuela. Jara al menos tendría una ventana para implementar nuevos programas.

Con otros cuatro sindicatos de empleados, desacreditar uno no sería una panacea, pero el Oficial Principal de Finanzas del distrito, Jason Goudie, mencionó el jueves que los otros sindicatos están más dispuestos a vincular el aumento de fondos con la rendición de cuentas.

Jara ha insinuado varias veces que hubiera preferido que los nuevos fondos fueran para reducir el tamaño de las clases y mejorar el desarrollo profesional, pero esa no es una opción cuando el sindicato de maestros dictamina cómo el distrito gasta su nuevo dinero.

No tiene sentido tener un superintendente si no puede implementar su visión. Los demócratas legislativos no están interesados ​​en mejorar las leyes laborales de Nevada, pero la amenaza de huelga de la CCEA ofrece al distrito una solución alternativa poco común.

Jara y los administradores del distrito deben desacreditar al sindicato si los miembros hacen la huelga, lo cual les permitirá implementar mejor sus planes para mejorar la educación.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.