40°F
weather icon Possible Drizzle

Corte Suprema decide caso importante

El presidente Obama puso en pie el Affordable Care Act, u “Obamacare” cómo es conocido. Este plan requería que las compañías que ofrecen seguro de salud a sus empleados también ofrezcan contracepción como parte del seguro de salud.

Algunas organizaciones que, por motivos religiosos o morales, no apoyan el uso de contracepción estaban exentas a proveerla. Esta exención aplicaba a organizaciones y universidades religiosas. Pero negocios particulares, cuyos dueños u operadores no están de acuerdo con el uso contracepción, tenían que tomar medidas adicionales para no proveer contracepción a sus empleadas.

El presidente Trump por medio de una orden ejecutiva eliminó los requisitos adicionales para que compañías no provean contracepción. Adicionalmente un grupo de monjas planteó una demanda, la cual llegó hasta la Corte Suprema del país, reclamando que, forzarlas a proveer contracepción a sus empleadas, violaba sus principios morales y su libertad de adoración y religión.

La Corte Suprema posteriormente falló a favor de las monjas. En su decisión la corte dictó que una compañía cuyos dueños u operadores no están de acuerdo con el uso de contracepción por motivos religiosos, morales o de conciencia, no tiene que proveer contracepción a sus empleadas mediante su seguro de salud.

Si este es el caso, las compañías de seguro podrán ofrecer contracepción gratuitamente a tales empleadas. O al no hacerlo, la responsabilidad de pagar caería sobre el Estado donde viven o tendrían que pagar su propia prescripción.

La decisión afectará a entre 70,000 a 125,000 mujeres en el país. Veremos cómo el gobierno y las compañías de seguro de salud reaccionan ante estos cambios.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
El manejo del dinero y la pareja

¿Sabías que el 80% de los divorcios en Estados Unidos se originan por conflictos sin resolver por manejos del dinero?

Di la verdad y avergüenza al demonio

“¿Quién supo cuál Verdad empeoró, en un encuentro libre y abierto?” – John Milton, “Aeropagitica”

Cosas que nunca le dije a Sheldon Adelson

Los críticos filosos salieron en enero de 2017 cuando llegué a Washington como corresponsal en la Casa Blanca del Review-Journal (RJ). Verá usted, trabajo para lo que a los regañones les gustaba llamar “el periódico de Sheldon Adelson”, y eso es un rotundo no-no.

¿Qué nos espera en este 2021?

Para muchos, aunque el 2020 fue un año muy duro, el 2021 será aún más difícil. ¿Por qué? Porque muchos tuvieron ayuda del gobierno en el 2020. Beneficios como el desempleo, días de vacaciones, préstamos para negocios, ayuda de agencias de gobierno o privadas ayudaron a muchos.

¿Los políticos son sexólogos?

Hoy de nuevo vuelvo a enfatizar que los políticos no son sexólogos y que varias instituciones e intereses están empujándonos por el mal camino. La mal llamada “nueva educación sexual” es un desastre que tendrá pésimas consecuencias en la sexualidad humana, las familias y la salud mental del mundo.

Adiós a un reformista intrépido

El ex-senador del estado de Nevada, Joe Neal, siempre se inclinaba hacia los molinos de viento.

Cómo iniciar una guerra civil

Una cosa que la derecha siempre pretendió fue la creencia de que, a diferencia de Black Lives Matter y las protestas por la justicia social, el Tea Party y las posteriores manifestaciones del MAGA eran un discurso político pacífico, aunque a veces profano.

Si lo puedes imaginar, lo puedes lograr

“Algunos investigadores hambrientos de realidad tuvieron la audacia… de contemplar la enfermedad desde otro prisma, buscando lo que la desencadenaba en lo que no es material, en la memoria de la angustia, acercándose tanto a la mente como a la genética. Lo que describieron y las curaciones obtenidas revolucionaron el arte terapéutico y la civilización entera”. Patrick Obissier.

Los republicanos del Congreso se separan del presidente Trump

“Así que pasamos toda una elección de mi lado de la cerca hablando de ‘Tenemos que luchar contra el socialismo’. Y ahora vas a tirar medio billón de dólares” sin “absolutamente ningún objetivo” para los asalariados económicamente perjudicados por el ¿coronavirus?